El título universitario en Ciencias del Deporte, ¡sin profesión!

16.02.2014 | 20:02

as universidades, con muy buen criterio, organizan cada año, unas jornadas de empleo en las diferentes titulaciones. Se trata de orientar a las y los estudiantes sobre las salidas profesionales vinculadas al titulo, véase, la salida profesional para la que te acredita tu título universitario. Esto es un tema que le gusta mucho al ministro Wert, la profesionalización de los títulos. Esta semana, el Observatorio Ocupacional de la Universidad Miguel Hernández de Elche ha celebrado las Jornadas de Empleo de la Licenciatura y el Grado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y, ¡Oh sorpresa! este título universitario no tiene ninguna reserva de espacio profesional, es decir, no te da acceso prioritario a ninguna profesión. Les cuento. El pasado mes de diciembre el Gobierno presentó un Anteproyecto de Ley de Colegios y Servicios profesionales. Se trata de un Anteproyecto que, entre otros campos, establece que, en materia deportiva, cualquier persona podrá prestar servicios deportivos a la ciudadanía sin necesidad de exigencia de titulación ni de cualificación. Cualquiera podrá dirigir, educar, entrenar o atender a la ciudadanía en su práctica deportiva.

Los argumentos que subyacen son el deseo de liberalizar el sector de los servicios profesionales y reducir el desempleo facilitando el libre acceso y ejercicio profesional. Por ejemplo, si tengo un gimnasio y he de contratar a un profesional del deporte, pues no tendrá que tener título específico o ser licenciado.

Como recordarán, la incorporación de los estudios de la Actividad Física y del Deporte en la Universidad española fue tardía, si la comparamos con Europa. Ello obedecía a directrices europeas, a la necesidad de incorporar el Deporte en las diferentes etapas educativas, incluirla y normalizarla como práctica de vida saludable, prevenir la obesidad y la vida sedentaria? Y así, las universidades incorporaron a sus titulaciones la Licenciatura de Educación Física, ahora Grado Universitario en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. En nuestro entorno más cercano, tanto la UA como la UMH han visto cómo se consolidaban estudios novedosos, con salidas profesionales varias, atractivas, de ahí que desde hace años la nota de corte haya subido como la espuma y estos estudios se encuentren entre los de mayor demanda. No hay que despreciar la gran inversión que han realizado tanto las Comunidades Autónomas como las propias universidades en instalaciones deportivas –muy costosas–, personal docente, infraestructuras, etc? Imaginen cómo y dónde queda toda esta trayectoria académica y todo este esfuerzo en materia de inversiones a la vista de un anteproyecto que:

1. Liberaliza el ejercicio profesional; cualquiera puede ser un profesional del Deporte.
2. Determina que, sólo se podrá exigir requisitos para ejercer profesionalmente cuando existan razones de interés general.
3. Afirma que la Educación Física y el Deporte no se consideran de interés general.
4. Establece que el título universitario de Grado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte no dispone de ninguna reserva de espacio.
Dicho de otro modo, sólo te sirve el título universitario para ser profesor de enseñanzas del sistema educativo oficial. Para el resto de casos, las y los titulados universitarios realizarán actividades profesionales propias de profesionales no universitarios. Y hago la siguiente reflexión, ¿así disminuye el desempleo, tirando por la borda la inversión de universidades, CCAA, familias y el esfuerzo y el sacrificio de las y los estudiantes? ¿Dónde queda la cualificación profesional?

Este Anteproyecto necesita una respuesta contundente y firme de los profesionales del deporte que dignifique y valore la profesión, pero también de las universidades que apostaron por un ámbito de estudio emergente y atractivo. Se trata de carreras con gran demanda, con matrículas caras, que han iniciado líneas de investigación y tienen presencia en casi todos los campus de la provincia. Conviene decir al respecto que esta semana, el rector de la UV, Esteban Morcillo, firmó con el Ayuntamiento de Ontinyent la implantación de los Estudios de la Ciencia y la Actividad Física y el Deporte para el curso 2014/2015. Hemos de advertir de la burbuja universitaria y la burbuja de estudios y, a la vista del futuro cercano, tal vez sea necesaria una racionalización de la oferta universitaria. El Anteproyecto, si sale tal cual, plantea varias preguntas: si no hay reserva de espacio profesional, ¿Qué hace la juventud con su título universitario? ¿Cuál será la respuesta de las universidades?

Al margen de las enseñanzas regladas, la práctica deportiva en sus diferentes vertientes tiene gran presencia en el deporte federado, en las escuelas deportivas municipales? por tanto, la no-exigencia de cualificación alguna para desempeñar el puesto, no sólo merma la calidad deportiva sino que abre la puerta al amiguismo, al enchufismo, a los intereses particulares. ¿Cómo serán contratados, en función del CV más pobre, con el fin de tener a trabajadores de menor categoría profesional y así pagarles menos? Claro, ese es el camino de la recuperación económica, liberalizar el mercado, desprestigiar el título universitario, reírte de unos estudiantes y de sus familias, quienes tras cuatro o cinco años de estudio –y algún que otro máster– y sufragar una carrera, pueden hacerse un mantel o una camiseta con el título. Con todo lo invertido en deporte en este país y los grandes profesionales que hay, el que triunfa es el método Osmin.

Enlaces recomendados: Premios Cine