Guillermo de Inglaterra cree que debió elegir a Pippa

 10:36  
Guillermo de Inglaterra cree que debió elegir a Pippa
Guillermo de Inglaterra cree que debió elegir a Pippa 

El planeta entero vibra con Pippa Middleton, la dama de honor que ha suplan­tado a su hermana en el corazón y otros órga­nos menos nobles de los británicos

Matías Vallés Gran Bretaña se felicita por la boda entre Guillermo de Inglaterra y Kate de Middleton —Cati de Mediotono, en castellano—. En realidad, todas las bodas salen bien, pero esa impecabilidad no neutraliza el fracaso cada vez más frecuente del matrimonio ulterior. Si la razón imperara sobre las emociones, se separaría a los novios inmediatamente después de la ceremonia, manteniendo así intacto el vigor de una pasión lastrada por la convivencia.

En el caso de la boda entre Inglaterra y Middleton, el problema se agrava por la convicción creciente de que el heredero al trono por línea indirecta —saltándose a su padre— se equivocó de hermana. El malestar de los reyes se debe a que, al disponer de todas las opciones abiertas, nunca saben si han elegido bien. La plebe, unidimensional o binaria a lo sumo, carece de elección y de problema. Pues bien, el planeta entero vibra con Pippa Middleton, la dama de honor que ha suplan­tado a su hermana en el corazón y otros órga­nos menos nobles de los británicos. Ni Mankiewicz hubiera soñado con una versión tan refinada y fraternal de Eva al desnudo.

Pippa está viva. Ni siquiera parece inglesa, sin duda uno de los mayores piropos que se pueden dispensar a una dama. Irradia esa energía que introduce la disciplina en una pareja sin privarla de erotismo. Millones de internautas han coincidido en que «si yo pudiera elegir...» La única persona que podía elegir se llama Guillermo. Cabe imaginar su zozobra ante la situación irreversible a que lo ha conducido su atolondramiento. En la versión para el cine, cuando al príncipe se le demanda el «sí, quiero», agarra a la dama de honor, despacha a Kate de un puntapié y altera el curso de la historia, provocando una conmoción sin parangón desde 'El discurso del rey'.

Después de la boda, Kate de Middleton se fue al supermercado para demostrar que arrastrando un carrito compite en donosura con su hermana al levantar el velo. Ni por ésas. Pippa está a un paso de la diosa Natascha McElhone. A cambio, admitamos que Kate promete el repertorio exigible a una princesa, a resumir en aburrimiento. Puede departir con Letizia de Ortiz, que en la boda parecía haber anidado bajo su sombrero, embargada por la curiosa obsesión de proclamarse la princesa más delgada de Europa.

  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  INFORMACION |  LOCALIZACIÓN |  CLUB INFORMACION |  PROMOCIONES     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR PRENSA | CONTRATAR WEB  
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de INFORMACION.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona | Diario de Ibiza | Diario de Mallorca | Empordà | Faro de Vigo | La Opinión A Coruña | La Opinión de Granada | La Opinión de Málaga | La Opinión de Murcia | La Opinión de Tenerife | La Opinión de Zamora | La Provincia | La Nueva España | Levante-EMV | Mallorca Zeitung | Regió 7 | Superdeporte | The Adelaide Review | 97.7 La Radio | Blog Mis-Recetas | Euroresidentes | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya