EN DIRECTO
CON OTRA CARA

¡Socorro!

 02:19  

Isabel Vicente La gente ya no me cae bien. Toda la vida criticando a los intolerantes y ahora de golpe, zas, soy una de ellos. A ver si no cómo se explican las ganas de liquidar la otra noche primero a una familia entera, después a una pareja de venerables ancianitos y por último a tres adolescentes jaraneros antes de darme por vencida y volver a casa deprimida tras constatar que el mundo empieza a caerme gordo. En mi descarga he de decir que, por circunstancias de la vida, últimamente salgo poco y que cuando ocurre, es un acontecimiento. Así que allá vamos mi pareja y yo dispuestos a disfrutar de una cena romántica. Algo debimos olernos cuando para acceder a nuestra mesa tuvimos que sortear un cochecito de niño pero no caímos, almas de cántaro, en pedir que nos dieran otra en la otra punta del restaurante. Pero, a ver. ¿qué hacen dos críos, uno de ellos de dos años como mucho berreando en un restaurante a las diez de la noche? Pues eso pasó. Nosotros delante de una copa de lambrusco y detrás el nene sin parar de gritar y llorar junto a mi oreja: !papaaa, papaaaaa! y el papá pasando pese a las miradas de psicópata que le enviaba yo volviéndome sin disimulo. Ni se inmutaron. Mosqueada después de pagar la cuenta sin dejar, por cierto, ni un céntimo de propina en venganza por la encerrona, nos fuimos a ver los fuegos artificiales a la playa de la Albufereta. Nos hacemos un hueco en el muro y, justo cuando empiezan los cohetes, una pareja mayor que teníamos al lado se lanza a hablar de los hijos. Al principio no les hacemos caso, pero ella se va alterando y critica a la nuera que la otra noche le dejó a los dos críos para irse al cine. No paran de hablar y mi instinto asesino va de nuevo aflorando hasta que mi pareja, antes de que les soltara un improperio, me arrastró hacia otro hueco que había en el muro junto a, oh desgracia, tres chavales de menos de 20 años que, de espaldas a los fuegos artificiales, no hacían más que reírse y jalearse entre ellos vaya usted a saber por qué, lo que acabó por ponerme cardiaca del todo y por quitarme las ganas de ir a tomar una copa ante el peligro de que nos tocara al lado de... cualquiera. Y es que, hay que ser realistas. Si, dos niños, unos ancianos y tres jóvenes son capaces de amargarme la noche, es que ya no estoy a salvo de nada. ¿Me estoy convirtiendo en una de esas personas estiradas a las que todo les molesta? ¡Socorro!

  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  INFORMACION |  LOCALIZACIÓN |  CLUB INFORMACION |  PROMOCIONES     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR PRENSA | CONTRATAR WEB  
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de INFORMACION.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona | Diario de Ibiza | Diario de Mallorca | Empordà | Faro de Vigo | La Opinión A Coruña | La Opinión de Granada | La Opinión de Málaga | La Opinión de Murcia | La Opinión de Tenerife | La Opinión de Zamora | La Provincia | La Nueva España | Levante-EMV | Mallorca Zeitung | Regió 7 | Superdeporte | The Adelaide Review | 97.7 La Radio | Blog Mis-Recetas | Euroresidentes | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya