Manuel Peláez
Presidente de ECISA y miembro de la primera promoción del CADE 

«El empresario que quiera perdurar debe tener poso, serenidad y convencimiento de qué quiere hacer»

Presidente de ECISA y miembro de la primera promoción del CADE, Manuel Peláez afirma que «Fundesem es imparable»

29.09.2011 | 03:41
Manuel Peláez es un gran impulsor de Fundesem
Manuel Peláez es un gran impulsor de Fundesem

¿Qué recuerdos guarda de su paso por el CADE de Fundesem?  
Mi recuerdo es imborrable. Asistí a la primera edición del CADE en 1971, con 33 años. No soy universitario y para mí fue todo un reto realizar un curso de ese alcance.

¿Qué ha significado el CADE a nivel profesional y personal?
Un cambio fundamental y básico de actuación. Vi con claridad que el empresario ya no podía actuar por intuición, sino que había que poner en valor herramientas para dirigir. Era fundamental tener una empresa modernizada. Y también es tarea del empresario formar a los directivos de la compañía e incluso a mandos intermedios y personal de mano de obra. Y en el terreno personal, para mí el CADE fue un antes y un después porque crecí de manera extraordinaria.

¿Han cambiado los conocimientos necesarios para dirigir una empresa?
Sí. En estos 40 años se han generado muchas nuevas ideas e instrumentos para mejorar y acertar en los avatares directivos de una empresa y la puesta en escena de la fabricación, los productos o su calidad. La empresa de los años 50 ó 60 iba de forma natural acorde con los mercados; en cambio, hoy hay que estar bien preparado para poder sortear las dificultades.

¿Hacia dónde ha evolucionado el mercado en estos años?
Hacia la excelencia. Hacia la puesta en valor y en manos de los ciudadanos de productos que cada día tienen mayor garantía y calidad. Hacia un mercado más variado y mayor. Ha sido fundamental la apertura internacional. En estos últimos años de crisis acentuada es imprescindible dar un paso al exterior para aquellas empresas que quieren pervivir.

Usted es alumno de la primera promoción del CADE y uno de los promotores de Fundesem. ¿Qué contribución ha hecho la escuela de negocios al tejido empresarial alicantino?
Ha sido decisiva. Alicante cuenta con un colectivo empresarial enorme, muy bien entrenado y preparado. La mejora que ha habido en los cuadros directivos de nuestras empresas es impresionante. Estoy convencido de que si Fundesem no hubiera estado, los resultados que estamos consiguiendo con nuestras empresas no serían tan brillantes.

¿Considera la formación un pilar fundamental en la empresa?
Lo es. Hoy la mayoría de los directivos en las empresas son universitarios y podría parecer que con esa educación ya tienen todo resuelto, pero no es así. La formación complementaria y continua es una necesidad inapelable. Las empresas que no tienen planes de formación actualizados se quedan obsoletas.

¿Qué aconseja a los empresarios que empiezan ahora?
Son momentos cargados de dificultades, pero crear una empresa siempre ha sido una aventura. Le daría a los jóvenes emprendedores varios consejos. El primero es la seriedad como norma en la actividad cotidiana; el respeto al mercado y a los ciudadanos como opción básica. También les recomendaría acatar la legalidad. Y por último perseverancia. Que no esperen resultados a corto plazo. El empresario que quiera perdurar tiene que hacer planes a largo plazo y tener poso, serenidad y convencimiento de qué es lo que quiere hacer.

¿Cómo ve el futuro de Fundesem?
Fundesem es un instrumento extraordinario al servicio de los empresarios de la provincia. Tenemos que estar apoyando, reordenando y modernizando continuamente. Mis hijos y yo estaremos siempre vinculados a esta organización que ha sido, es y será vital para el desarrollo en las próximas décadas de nuestras actividades de negocio. Estoy convencido de que Fundesem es imparable.

Diario Información