Información » Última hora
Presupuestos

La CEOE considera que la apuesta del Gobierno es "coherente"

La patronal remarca que el ajuste se basa "excesivamente" en la presión fiscal de las empresas

EP / Madrid  CEOE y Cepyme han calificado de "austeros" y creíbles los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2012 aprobados este viernes en el Consejo de Ministros, a la vez que han advertido de que el ajuste se concentra más en los ingresos que en los gastos, pauta que no favorecerá a largo plazo la sostenibilidad de las cuentas públicas.

En un comunicado, las patronales han afirmado ser conscientes de la magnitud de la reducción del déficit, aunque han destacado que el cuadro macroeconómico en el que se basan los presupuestos es "coherente" y se sitúa en línea con sus previsiones.

Así, ambas organizaciones han reconocido que el mayor esfuerzo en la contención del gasto público se concentra en el Estado, y han remarcado que el ajuste se basa "excesivamente" en la elevación de la presión fiscal para las empresas.

Por ello, han considerado que el descenso de un 6,7% del gasto financiero podría haber tenido un mayor alcance para limitar la subida de la presión fiscal, y han recalcado que recae "excesivamente" en el gasto en capital, con una rebaja del 19% en las inversiones reales y un retroceso de las transferencias de capital.

Además, para las dos patronales hay que tener en cuenta dentro del gasto corriente que los intereses de la deuda suponen casi un tercio total del gasto, por lo que si se tiene en cuenta el crecimiento moderado del coste del personal, el mayor recorte viene por transferencias corrientes.

En cuanto al ajuste del 16,9% del gasto de los ministerios, ambas organizaciones muestran preocupación ante la pérdida de fondos de aquellos departamentos más ligados al impulso de la actividad económica.

Respecto a la subida del Impuesto sobre Sociedades anunciada por el Ejecutivo, las patronales han apuntado que hubiera sido preferible un esfuerzo adicional por la vía del gasto no productivo por los efectos que este tipo de medidas pueden tener sobre las compañías españolas y su liquidez.

"Es necesario que el marco fiscal sea estable y previsible, de modo que garantice la necesaria seguridad jurídica de las actividades empresariales y no se vea sometido a frecuentes cambios. De otro modo, se podría poner en peligro la inversión nacional y la atracción de la inversión empresarial extranjera", han explicado.

Para CEOE y Cepyme, estas líneas de actuación deben entenderse "exclusivamente" en el contexto extraordinario de la economía española, pero han de tener un carácter "temporal", con el fin de volver "lo antes posible" a una política presupuestaria "más favorable" para el crecimiento de la productividad.