Informe pericial

El militar que disparó a Couso pudo distinguirle con ´claridad´

El cámara fue alcanzado por los disparos de un tanque de las fuerzas de Estados Unidos en el Hotel Palestina

 17:30  

EFE / Madrid El personal que manejaba el tanque desde el que se disparó al cámara de televisión José Couso, acabando con su vida, el 8 de abril de 2003, "pudo apreciar con total claridad a los individuos que estaban en el Hotel Palestina y los objetos que portaban", según los peritos designados por el juez Santiago Pedraz.

Esta es la principal conclusión obtenida por un equipo de la asociación de peritos colaboradores con la Administración de Justicia de la Comunidad de Madrid tras analizar los datos obtenidos y la información aportada por el juez de la Audiencia Nacional, que el pasado enero viajó a Bagdad (Irak) para investigar in situ las circunstancias que rodearon la muerte de Couso.

Según este estudio, cuyas conclusiones coinciden con el encargado por la familia Couso, las imágenes obtenidas el pasado 28 de enero por la comisión judicial que se desplazó a Irak "son bastante inferiores y con mucha diferencia a las obtenidas con los elementos de visión del carro de combate ABRAMS M1 A1", desde el que se efectuaron los disparos que mataron a Couso.

Los aparatos de los que dispuso la comisión judicial para obtener imágenes desde el puente en el que se situó el tanque para disparar al Hotel Palestina "son de muy distinta calidad y visión".

Creen los peritos que "la imagen vista por el personal que tripulaba el carro de combate" debía tener "entre 600 y 400 centímetros", lo que les lleva a concluir que eran capaces de distinguir "con total claridad" a las personas que se encontraban asomadas a las ventanas o balcones del Hotel Palestina.

Couso murió cuando tomaba imágenes desde el hotel Palestina, donde se alojaba, al igual que una gran parte de los periodistas que cubrieron la guerra de Irak.

El cámara fue alcanzado por los disparos de un tanque de las fuerzas de Estados Unidos, que causaron también la muerte del reportero de la agencia Reuters Taras Protsyuk.

Pedraz asumió la investigación de la muerte de Couso en 2005 y desde entonces ha ordenado en tres ocasiones la búsqueda y captura de los tres militares estadounidenses -Philip de Camp, Philip Wolford y Thomas Gibson-, a los que imputa un delito contra la comunidad internacional en concurso con uno de homicidio.

La Audiencia Nacional revocó el procesamiento de los soldados en dos ocasiones, en mayo 2008 y en julio de 2009.

En julio de 2010 los documentos filtrados de Wikileaks revelaron que la embajada estadounidense había ejercido presiones sobre el gobierno español para archivar el caso.

En ese mismo mes, el Tribunal Supremo reabrió el caso a petición de la familia de la víctima y, pocos días después, Pedraz ordenó de nuevo la captura de los militares, aunque la Interpol todavía no ha hecho efectiva esta orden.

Los familiares de Couso, que trabajaba como cámara para la cadena Telecinco, han lamentado en numerosas ocasiones que la Interpol todavía no haya hecho efectiva la orden de búsqueda y captura de los tres soldados estadounidenses.

Enlaces recomendados: Premios Cine