07 de octubre de 2017
07.10.2017

Cinco animales que mataron a personas por amor

13.10.2017 | 13:08
Cinco animales que mataron a personas por amor
Miles de animales salvajes, «amaestrados o domesticados», cada año acaban con la vida de personas en todo el mundo pero, en realidad, aunque es muy desconocido,  todo se debe al «amor». ¿Quieren conocer a algunos de ellos?
 
1994. Agosto. Ciudad de Honolulú, Hawái. 18:00h. Un circo repleto de público inicia la función. La elefanta Tyke, capturada siendo un cría en Mozambique, sale a la pista del circo. Está muy nerviosa, algo la ha asustado. Por el camino ataca a varias personas. Su domador intenta calmarle. Ésta, de un solo golpe, le rompe el cuello. Muere en el acto. Tyke escapa por el centro de la ciudad. 30 minutos más tarde es abatida por la Policía. 87 balas le quitaron la vida. Su caso sigue siendo recordado en todo el mundo. A raíz de su muerte se produjeron protestas generalizadas por la vida que llevaban estos animales en los circos.
 
2010. Febrero. SeaWorld, Orlando. Florida. Varias orcas se preparan para el espectáculo más importante del centro. Están muy alteradas. Se trata de un macho y dos hembras que, además, están preñadas. El macho, Tilikum, está especialmente nervioso. Se acerca el momento del nacimiento de las crías. Necesita protegerlas. Una de sus cuidadoras se introduce en el agua con él. Los dos desaparecen de la vista del público. Segundos más tarde una mancha de sangre tiñe el agua. El cuerpo de la cuidadora flota sin vida sobre la piscina. Fue la primera pero no la última. Tilikum,  durante sus 30 años de cautiverio, atacó a más de un centenar de cuidadores y acabó con la vida de dos personas más. Entonces salieron a luz investigaciones. Se supo que para estos animales vivir en un espacio tan reducido los vuelve locos. Gracias a su caso comenzó un movimiento animalista en Estados Unidos para acabar con este tipo de espectáculos. 
 
2006. India. «El rey de las serpientes» de Malasia, Ali Khan, muere al ser atacado por una cobra real en mitad del espectáculo.
 
2012. Suecia. Ocho lobos cautivos en un zoo matan a su cuidadora durante una exhibición.
 
2016. Florida. Un tigre de Malasia mata a la conocida como «encantadora de tigres» en mitad de un show... Y así hasta mil, o más.
 
Pero ¿Por qué todos esos ataques? Muy sencillo, porque no los respetamos, porque los secuestramos de su mundo y los encerramos en el nuestro y, sobre todo, porque, en el fondo, nosotros todo eso lo hacemos por amor, sí, pero por ese infinito e incondicional amor que sentimos hacia nosotros mismos.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine