20 de junio de 2017
20.06.2017
Xàbia

«Muevo el culo porque quiero»

El Ayuntamiento pide perdón por un espectáculo «sexista» en las fiestas de Fogueres en el que chicas se subieron al escenario a mover sensualmente sus pelvis

22.06.2017 | 01:27
«Muevo el culo porque quiero»

Las bailarinas rechazan que el «twerking» sea machista.

«Twerking» es la palabra de moda en Xàbia. Esa modalidad de baile similar al perreo del reguetón y que consiste en mover sensualmente la pelvis ha desatado la polémica en las fiestas de Fogueres. El sábado pasado, en el día de les Quintades, las bailarinas de «twerking» subieron al escenario de una plaza de la Constitución abarrotada de público de todas las edades. La actuación tuvo lugar sobre las ocho de la tarde, a plena luz del día.

En la misma plaza, ya hubo comentarios de que ese baile de contoneos era inapropiado. Luego, el colectivo Xàbia Sense Murs calificó el espectáculo de «sexista» y denunció que «cosifica» a la mujer. Instó a la comisión de Fogueres, que fue la que organizó la discomóvil y el baile, a aceptar que había cometido un error. Puntualizó, eso sí, su respeto a las bailarinas y dejó claro que la crítica respondía a que ni el lugar ni la hora eran las adecuadas para este tipo de baile.

Mientras, las bailarinas se mostraron ayer dolidas por las críticas. Lanzaron el hastag «muevo el culo porque quiero» y rechazaron que esa modalidad de baile, que se ha puesto de moda en los gimnasios, sea machista.

El debate, en cualquier caso, no era que los contoneos pudieran ser o no sugerentes, sino la oportunidad de realizar esa exhibición de «twerking» en el escenario de la plaza de la Constitución y ante la presencia incluso de menores. Quienes apoyaron a las bailarinas coincidieron en que salir al escenario en un día de despiporre como el de les Quintades de Xàbia no ayudaba nada a que se valorara la actuación ni los ensayos que hay detrás.

El espectáculo lo contrató la comisión de Fogueres, una entidad de la que forma parte la concejalía de Fiestas, que reconoció ayer a este diario que programarlo fue una equivocación.

Mientras, el Ayuntamiento de Xàbia, gobernado por el PSPV, pidió disculpas. Admitió que la actuación fue «inadecuada». «Consideramos que es inaceptable el uso sexista de las mujeres en cualquiera de sus formas», indicó el consistorio en un comunicado.

Y también avanzó que «activará todos los mecanismos» para que no se vuelva a repetir un hecho como el del sábado por la tarde. Además, señaló que iba a pedir explicaciones por «la campaña de acoso» que una de las trabajadoras de la empresa del «twerking» estaba realizando contra una vecina que denunció a través de las redes sociales que ese baile de chicas que sacudían la pelvis era «sexista».

El consistorio recordó que la concejalía de Fiestas prohibió los disfraces sexistas en los últimos carnavales y dio apoyo a los «puntos morados» de denuncia de agresiones machistas en las celebraciones de Pascua. También incidió en que la concejalía de Igualdad ha llevado a cabo campañas de concienciación dirigidas a los estudiantes para erradicar los micromachismos.

Las fiestas, aparte de la polémica por el «twerking», han comenzado moviditas. La policía local ha disuelto dos peleas con heridos leves. No ha habido detenciones ya que los implicados están localizados. También hubo un atropello. El conductor no dio positivo en el control de alcoholemia. La joven sufrió fractura de clavícula.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine