El «Nautilus» del futuro asombra en Dénia

El superyate de 250 millones del «milmillonario» ruso Andrey Melnichenko fondea frente a las playas dianenses

29.07.2016 | 01:04
El «Nautilus» del futuro asombra en Dénia

Al diseñador francés Philippe Starck, creador de iconos como el exprimidor de limones que asemeja una nave extraterrestre, le bastaron cuatro horas para dibujar uno de los yates más extraños (y lujosos) del mundo. Starck debió de leer de pequeño «Veinte mil leguas de viaje submarino», de Julio Verne. El Nautilus del capitán Nemo salía a flote. El submarino con «forma de inmenso pez de acero» se transformaba en un superyate de aluminio de 119 metros de eslora, en una fortaleza flotante de 250 millones de euros.

Ese Nautilus del futuro fondeó ayer en la costa de Dénia. Más de un bañista se frotó los ojos y pensó que un submarino militar había emergido. Dénia se quedó con la boca abierta.

El cascarón pertenece al «milmillonario» ruso de 44 años Andrey Melnichenko. En junio de 2015, estuvo atracado en la Marina Real de Valencia. En las Baleares, ya nadie se asombra cuando el superyate aparece en el horizonte. Pero los turistas y vecinos de la Marina Alta no están tan acostumbrados a estas ostentaciones náuticas.

El superyate lleva por nombre «A». Simple. Es lo único sencillo en un barco equipado con todos los lujos, repleto de detalles extravagantes y cuya estética recuerda la de un acorazado. En realidad, lo del rollo militar va en serio. El «A» es a prueba de bombas. Sus cristales están blindados. Tiene instaladas 44 cámaras de vigilancia y un sistema de seguridad por huellas digitales. Además, esconde una cápsula de escape. Melnichenko navega en un castillo flotante.Pero la A también es un guiño romántico. Es la inicial de Aleksandra, la Miss Yugoslavia que está casada con el magnate ruso.

Desde tierra, los vecinos y turistas de Dénia que, al confundirlo con un submarino, ya le adivinaron al yate un ramalazo militar, no iban, por tanto, tan desencaminados. Starck, al diseñarlo, pensó en el Nautilus. Y Melnichenko, al menos en lo excéntrico, tiene algo de capitán Nemo. Nunca ha trascendido, eso sí, que el «A» aloje una riquísima biblioteca repleta de clásicos como la del submarino imaginado por Verne.

El superyate sí cuenta con un helipuerto y tres piscinas. Una de ellas tiene un fondo de cristal que es el techo de una discoteca. En el camarote principal, un dormitorio de 230 metros cuadrados, la cama de matrimonio gira 360 grados. Así, Melnichenko y su esposa pueden, sin levantarse, tener la sensación que el mundo gira alrededor de su cama.

El megayate dispone de una tripulación fija de 37 personas. Su mantenimiento le cuesta al magnate ruso, que ocupa el puesto 136 en la lista Forbes de las grandes fortunas, 20 millones de euros al año.

Todo este lujo se vio de lejos en Dénia. Pasó de largo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine