11 de julio de 2016
11.07.2016

El incendio de la Vall d'Ebo y Pego, un laboratorio contra el fuego

La estrategia de implicación comunitaria y propiciar un bosque más maduro se llevará a más localidades

14.07.2016 | 01:03
El incendio de la Vall d'Ebo y Pego, un laboratorio contra el fuego

Tras el fuego, llegaban los fuegos artificiales. Se pedían declaraciones de catástrofe natural imposibles y se empezaba a reforestar casi al día siguiente y con especies como el pino, que crece casi tan aprisa como arde. Esa urgencia de verde para hoy y fuego para mañana ha cambiado ahora diametralmente. En la montaña, vale el viejo refrán de vísteme despacio que tengo prisa. «El nuevo protocolo lo iniciamos tras el incendio de la Vall d'Ebo y Pego», que arrasó 1.715 hectáreas y también afectó a l'Atzúbia y la Vall de Gallinera, explicó ayer la directora general de Prevención de Incendios Forestales, Delia Álvarez.

«Lo primero fue pedir un informe al Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo (CEAM) para valorar las necesidades de regeneración. Luego, y ahí fuimos pioneros, constituimos una mesa de concertación donde participan todo el tejido asociativo local y los ayuntamientos», añadió Álvarez.

Los incendios de tanta magnitud como éste o ahora los de Carcaixent y Bolbaite obligan a replantearse el bosque del futuro. Las pinadas jóvenes arden como la pólvora. Pero los campos cultivados y las especies como el acebuche («ullastre»), la carrasca, el lentisco o el aladierno contienen las llamas. «El nuevo bosque debe ser más maduro y resistente al fuego», subraya Álvarez

En la Vall d'Ebo y Pego, la repoblación ya comenzará este otoño. En la mesa de concertación, se han creado grupos de trabajo y uno, en el que participa el CEAM, está dedicado al plan de reforestación.

Otro grupo, en el que están el ayuntamiento y sus técnicos, definirá los planes locales de prevención. En un tercero, se establecerán acciones para poner en valor la zona salvada del incendio. La opinión de las asociaciones será clave. Una iniciativa para poner en valor la montaña es crear rutas senderistas.

La Conselleria de Medio Ambiente también aplicará en Carcaixent y Bolbaite esta estrategia postincendio de implicar a todos en el resurgir del nuevo bosque. Es fundamental que los vecinos vuelvan a sentir la montaña como suya y participen en la gestión forestal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine