17 de mayo de 2018
17.05.2018
Extra Infraestructuras
Infraestructuras

Big Data, el nuevo ´combustible´ del transporte

La inteligencia de datos permite optimizar el traslado de cargas y personas a través de rutas inteligentes

18.05.2018 | 01:17

Los sectores del transporte y la logística, al igual que la práctica totalidad de las áreas de actividad económica, no son ajenos a una disrupción digital que está transformando sus productos, procesos y servicios. Los expertos aseguran que el uso del Big Data puede mejorar la eficiencia operativa de los métodos y estrategias vinculadas al transporte en cerca de un 15%, optimizando el uso de los recursos e impactando directamente en la reducción de los costes de mantenimiento, en el consumo de combustible o en el número de incidencias.

Además, la gestión de datos hace posible ofrecer un servicio más personalizado y facilita el manejo de flujos de pasajeros, al tiempo que contribuye a agilizar los tiempos de entrega de mercancías y a evitar las conexiones fallidas entre los diferentes medios de transporte.

Las tecnologías relacionadas con el análisis de datos a alta velocidad y la administración de flotas por GPS abren la puerta al acceso a información sobre el estado en tiempo real de la red viaria. Esta realidad facilita a las empresas de transporte la toma de las decisiones más adecuadas con el fin de mejorar no sólo sus cuentas de resultados, sino que también pueden avanzar en aspectos como conseguir una conducción más eficiente y una mejor gestión de rutas y vehículos, lo que a su vez redundará en una reducción de la huella ambiental.

Analizar los hábitos de los conductores mediante información en tiempo real facilitará la adopción de medidas para ahorrar en consumo de combustible, en mantenimiento y para evitar potenciales incidentes que conlleven gastos adicionales.

Un diseño más rápido


En la misma línea, el Big Data permite a los urbanistas desarrollar nuevas perspectivas del funcionamiento de las ciudades y diseñarlas más rápidamente. Ahora los medios de transporte subterráneos son capaces de rastrear el flujo de pasajeros al segundo a través de los sistemas de venta y validación de billetes. Esto permite a los operadores de transporte utilizar esta información para determinar las horas punta y ajustar el número de vagones disponibles en las vías en ciertas áreas y en horas concretas, así como para comunicar retrasos o accidentes en tiempo real a los pasajeros.

En el terreno de la logística, el uso del Big Data impacta en la vigilancia de vehículos y almacenes. En las operaciones de distribución, el control en tiempo real se traduce en un servicio más eficaz y con costes más ajustados, optimizando los activos de la empresa y reduciendo el inventario. Los datos permiten sacar conclusiones para ajustar la oferta de un producto concreto a cada cliente en cada momento y por el canal idóneo.

En definitiva, toda la información recopilada hará posible conocer mejor al cliente e identificar sus necesidades, algo con lo que se consigue ofrecer un mejor servicio, ajustando costes y siendo más rentables.

Mucho por hacer


Pero todavía queda mucho por hacer. Sólo el 19% de las empresas europeas de logística y transporte utilizan Big Data, y el objetivo es doblar este porcentaje en los próximos años.

Para la Comisión Europea, esta es una de las palancas clave para conseguir una mejora del 10% en la eficacia de la movilidad y ahorrar hasta 100.000 millones de euros. En este escenario se ha lanzado el programa Transforming Transport, que con un presupuesto de 18,7 millones de euros y la participación de 47 empresas de todo el continente, aplicará Transformación Digital y Big Data a sectores relacionados con la movilidad, como puertos, ferrocarriles, autopistas o flotas de vehículos, control de tráfico en ciudades y logística.

En el caso concreto de la red ferroviaria, se ha elegido a España para utilizar todos los datos de los que disponen las compañías del sector con el objetivo de prever fallos en la infraestructura y reducir costes. En el ámbito de los vehículos sostenibles se van a llevar a cabo dos proyectos piloto para el control de flotas de automóviles y camiones, que recopilarán datos a través de dispositivos GPS, imágenes por satélite y un sensor. El objetivo es optimizar las rutas, reducir los costes y las emisiones de CO2.


Cambios en el transporte gracias al Big Data
  • 1. Mejora el servicio al cliente y los niveles de cumplimiento de la demanda
  • 2. Permite generar tiempos de reacción más rápidos y eficientes ante cualquier problema en la cadena logística
  • 3. Aumenta la eficiencia de la cadena logística
  • 4. Mejora la organización de todo el sistema logístico
  • 5. Logra una mejor optimización del inventario y una mejor productividad con el uso de activos
Fuente: Accenture
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine