09 de octubre de 2017
09.10.2017

Siviero, al borde del despido en el Hércules

Portillo y Ramírez se reúnen hoy para analizar la crisis de juego y resultados de un Hércules que sufre su tercera derrota tras comportarse en Villarreal como un equipo pequeño y sin intensidad defensiva

10.10.2017 | 01:40
Siviero, al borde del despido en el Hércules
Villarreal B21Hércules

El «pájaro» Siviero puede alzar hoy el vuelo definitivamente como entrenador del Hércules, pero para no volver. La tercera derrota de la temporada sufrida ayer en Villarreal, justa pero dolorosa al encajar el gol en el 93', puede acabar con la trayectoria del preparador argentino en el banquillo del Rico Pérez. No es el único culpable, pero sí el cambio que se puede hacer de inmediato para buscar un giro de 180 grados que cambie la dinámica del cuadro alicantino, que ayer se comportó como un equipo pequeño y cayó con todo merecimiento en la Ciudad Deportiva de Villarreal. Ya es una triste costumbre que el Hércules reciba un baño cada vez que se mide a un filial potente, pero el traspié de ayer es especialmente grave porque los rivales no esperan a nadie y el líder Mallorca está ya a 13 puntos cuando sólo han transcurrido 8 jornadas. Ver para creer.

El director deportivo Javier Portillo y el presidente Juan Carlos Ramírez tienen previsto reunirse esta mañana para valorar la situación y lo más probable es que Siviero pague los platos rotos. El propio técnico reconoció ayer que entendería la medida y se mostró impotente ante las faltas de concentración de algunos de sus jugadores, como los centrales Samuel y Santamaría, aunque no los mencionó. Dirigentes y técnicos han mantenido muchas reuniones semanas atrás para intentar corregir estos errores, pero todo ha sido en vano porque este Hércules tropieza una y otra vez con la misma piedra con una obstinación enfermiza. Ayer mereció perder mucho antes del minuto 93, pero es intolerable que a un equipo veterano y candidato al ascenso le rematen por dos veces en el descuento en una falta lateral. Ramírez se marchó del palco antes de que acabara el encuentro y Portillo abandonó la Ciudad Deportiva con un enfado considerable y sin querer realizar valoraciones en caliente.

Siviero cumplió con lo dicho durante la semana y puso en liza un equipo de marcado carácter ofensivo, con dos puntas y Miñano y Pepelu como mediocentros. Quería discutirle la posesión al filial, presionarle arriba y atacarle, pero lo logró durante muy pocos minutos. El Hércules se adelantó en el minuto 12 gracias a un buen disparo desde la frontal del área tras un error grosero del central Pau en la salida de balón, pero el devenir del choque pudo ser otro porque Chuca envió el balón al palo sólo dos minutos antes a pase de Dalmau.

Con el 0-1 a favor se vio al mejor Hércules, valiente, agresivo y dejando manejar el balón al Villarreal B en zonas sin peligro. Pero el error esta vez fue no marcar el segundo cuando las dudas afloraban en el filial. En el 19', un derechazo de Gaspar superó al portero pero sacó el balón de la línea un defensa y ya en el 37' Óscar Díaz lo intento con un disparo seco desde la frontal del área que el meta atrapó con apuros en dos tiempos.

Pero la acción que cambió todo el encuentro fue el 1-1 en la última jugada del primer acto. Chuca envió el balón a la escuadra desde la línea del área grande sin oposición y mandó al Hércules a los vestuarios con las dudas de nuevo rondando por la cabeza de los futbolistas. Sólo así se entiende la puesta en escena del cuadro de Siviero tras el descanso. Regaló el balón al filial y se dedicó a achicar agua descaradamente. Pepelu y Miñano eran un coladero por delante de la defensa y Connor sufría lo indecible con Leo Suárez. El Hércules no tenía ni tres segundos el balón y ya no amenazaba ni con contragolpes, por lo que el 2-1 era cuestión de tiempo.

Siviero buscó la reacción con la entrada de Navarrete en el doble pivote pero el chileno pasó desapercibido una vez más. Ni aportó energía, ni mordió, ni paró el partido. La dinámica era la misma y el Villarreal B, que había jugado el miércoles un amistoso en Inglaterra, se comía literalmente al Hércules.

Falcón evitó el gol con tres intervenciones de gran mérito, una de ellas a disparo a quemarropa del punta Darío, pero el destino le guardaba a Siviero un último puñal en forma de gol a balón parado en el minuto 93. Una falta lateral innecesaria de un fundido Pepelu se envenenó de tal manera que dos jugadores amarillos remataron hasta introducir el balón en la portería para desesperación de Falcón.

Huele a fin de ciclo y todo parece indicar que el Hércules hará hoy oficial la despedida de un Siviero impotente ante el carrusel de errores de sus jugadores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Hércules CF

La lesión de Moha le corta las alas al Hércules

La lesión de Moha le corta las alas al Hércules

El delantero estará un mínimo de dos meses de baja por una rotura de menisco y se une a las...

Los últimos 15 minutos y el balón parado desbaratan «el plan Siviero»

Los últimos 15 minutos y el balón parado desbaratan «el plan Siviero»

Seis de los diez goles recibidos por el Hércules en lo que va de temporada han sido a partir del...

Intensidad, alto ritmo y exigencia

Intensidad, alto ritmo y exigencia

Claudio redobla el trabajo físico y evidencia su fuerte carácter en su estreno como técnico del...

Claudio refuerza la carga física y la intensidad

Claudio refuerza la carga física y la intensidad

El nuevo técnico del Hércules se estrena con una sesión de una hora y media con fuerte ritmo de...

Claudio, décimo entrenador que ocupa los banquillos de Hércules y Elche

Claudio, décimo entrenador que ocupa los banquillos de Hércules y Elche

Símbolos de ambos clubes, como César Rodríguez, el entrenador con el que el Elche logró su primer...

Un sargento para enderezar el rumbo de una nave a la deriva

Apuesta por el carácter y la mano dura para ascender a Segunda División

participación
Elige tu once histórico del Hércules CF
Enlaces recomendados: Premios Cine