Primer tropiezo par el Hércules en el Rico Pérez

Una mala cesión del portero Chema con 1-1 condena al Hércules ante un buen Barça B que le arrebata el liderato

02.09.2016 | 15:36
Primer tropiezo par el Hércules en el Rico Pérez
Primer tropiezo par el Hércules en el Rico Pérez
Hércules13Barcelona B

Los regalos en defensa sepultan las buenas intenciones del cuadro de Tevenet. El filial golpeó primero a los 30 segundos.

Empieza la temporada el Hércules como acabó la anterior hace dos meses: repartiendo regalos. Si ante el Cádiz fue letal el resbalón de Álex Muñoz, ayer no lo fue menos la mala cesión con el pie de Chema Giménez cuando el marcado reflejaba un 1-1 y los blanquiazules eran superiores al Barça B. Por suerte, no había un ascenso en juego y queda toda la Liga por delante para corregir unos errores que a los aficionados le son familiares. De hecho, a nadie le extrañó que el filial superara en juego y pegada al Hércules porque ya lo hizo el año pasado.

Este Barça B talentoso, que por cierto reemplaza al Hércules como líder, jugó casi a placer en un estadio amplio y con mucho cemento en las gradas como el Rico Pérez y el primer zarpazo llegó a los 30 segundos. Las dudas de Peña y Rojas fueron aprovechadas por Cardona (cuatro goles en dos partidos) para marcar el 0-1 y dejar boquiabiertos a los seguidores.

Por suerte para el Hércules, seis minutos después, el central visitante Tarín agarró a Fernando Román en el área cuando se disponía a rematar en un saque de esquina y el balear Sureda Cuenca castigó la acción con un penalti que transformó Miñano, engañando al meta Suárez (1-1). Pero las emociones fuertes no se acabaron ahí porque el tramo inicial del partido fue una locura, con dos equipos demasiados abiertos y llegadas continuas a ambas áreas, una dinámica que perjudicaba claramente al Hércules.

El árbitro añadió más picante al partido al castigar esta vez al Hércules con un penalti cuanto menos dudoso en el minuto 12. El centro del lateral Nili desde la derecha se marchó desviado pero Sureda Cuenca vio un agarrón de Román sobre Cardona y decretó pena máxima. Perea la ejecutó con un disparo ajustado a la derecha de Chema al que respondió el oriolano con una extraordinaria intervención. Nada hacía presagiar entonces que los gritos de ánimo se convertirían después en abucheos. En la primera parte apenas hubo más acciones reseñables y el dominio del balón casi siempre fue azulgrana, pero con poca profundidad. Un par de incursiones peligrosas de Peña y Javi Flores inquietaron a Suárez, pero el 1-1 no se movió del marcador hasta el descanso.

En el arranque del segundo acto llegaron los mejores minutos del Hércules. Envalentonado y dispuesto a meter el miedo en el cuerpo al filial, los blanquiazules adelantaron líneas y vivieron en campo rival. En el 53 llegó la mejor ocasión para adelantarse de nuevo con un gran pase de Miñano a la espalda del central Tarín que Berrocal definió con un disparo cruzado con la izquierda que no encontró portería.

El nuevo «9» blanquiazul se faja, trabaja mucho, juega bien de espaldas y gana muchos duelos por arriba, pero el gol parece que no es su mejor virtud. Dos minutos después de esta ocasión desperdiciada por el cordobés llegó la acción que decantó el choque del lado azulgrana. Fernando Román cedió el balón a Chema y el veterano meta realizó una fatal entrega a Perea con el pie que le costó el 1-2 y el consiguiente enfado de la grada.

El inesperado zarpazo azulgrana noqueó al Hércules y una pérdida de Omgba sólo dos minutos después pudo costar el 3-1, pero Perea esta vez no definió de manera certera.

El equipo de Tevenet pedía cambios a gritos y el técnico apostó por alinear a dos delanteros como Berrocal y Mainz al tiempo que tomó la controvertida decisión de sentar en el banquillo a Javi Flores, uno de los pocos jugadores que pueden cambiar el sino de los partidos con una genialidad. El Hércules jugó a impulsos partir de este doble cambio y lo cierto es que mereció mejor suerte porque hubo dos acciones que pudieron darle la vuelta a la tortilla. La primera, unas manos de Tarín a centro de Dalmau que los blanquiazul reclamaron como penalti con insistencia. De hecho, Mainz vio la amarilla por su vehemencia.

Sólo un minuto después, Peña disparó a bocajarro dentro del área y cuando ya se cantaba el 2-2 en la grada apareció el pie milagroso del portero Suárez para rechazar el disparo. Ahí murieron las posibilidades de un Hércules al que no se le puede negar el ímpetu. El debutante José Gaspar lo intentó después con un buen zurdazo desde la frontal que no encontró portería. Y el 3-1 llegó con el Hércules ya volcado en una contra de libro culminada por Mújica.

Primera derrota merecida del Hércules, que cayó víctima de sus errores y dejó pasar la oportunidad de dar un golpe de autoridad ante un rival directo y de seguir al frente de la tabla en el inicio de una temporada en la que, de nuevo, sólo vale salir de este pozo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
participación
Elige tu once histórico del Hércules CF
Enlaces recomendados: Premios Cine