ÚLTIMA HORA
Famosos

Glamour y moda en Nueva York

Modelos, cantantes y actrices asisten a la apertura de una exposición sobre el fallecido Alexander McQueen

 02:05  
Gisele Bundchen y su marido, el jugador de fútbol americano Tom Brady.
Gisele Bundchen y su marido, el jugador de fútbol americano Tom Brady. REUTERS

EP Las míticas escaleras del Museo Metropolitan de Nueva York se llenaron de glamour en una noche en la que las celebrities rindieron su particular homenaje a McQueen recurriendo a outfits muy arriesgados con los que muchas salieron victoriosas.

La alfombra roja del Museo Metropolitan fue el escenario en el que modelitos con cola fueron de los protagonistas entre las invitadas, que pasearon sus elegantes caídas ante los flashes. Se trata de un corte muy femenino y favorecedor pero que hay que saber llevar con muchísimo estilo.

Gisele Bundchen deslumbró con un auténtico Alexander McQueen de palabra de honor en rojo pasión. Nadie mejor que ella para marcar silueta con el ajustadísimo cuerpo que a la altura de la cadera se disparaba dibujando una genial caída formada por infinitud de pliegues que dan volumen a la cola. Sin duda una de las mejor vestidas de la noche.

Taylor Swift también optó por un modelo con cola firmado por J. Mendel asimétrico que combinaba el tono champán con el negro intercalando materiales. Y como toda una princesa se dejó ver Ashely Greene con un romántico vestido de Donna Karan en color crudo con divertido motivos en pailletes plateados que simulaban una curiosa estructura ósea.

Otras caídas más sutiles pero también largas, se deslizaron por la alfombra roja neoyoquina. Una cola que más bien parecía una capa de mago en seda azul añil plagada de estrellas fue la divertida elección que Madonna, que confió el diseño de su outfit a Stella McCartney.
También con cola pero con menos gracia fue, por ejemplo, otro diseño de Stella McCartney que no terminó de favorecer a Rihanna.

El vestido era un bonito modelo asimétrico de manga larga en encaje con una abertura lateral que dejaba sus piernas al descubierto y una sutil cola ladeada. Tal vez fue un error al elegir unos Louboutin que poco tenían que ver con el traje o un clutch horroroso que tampoco venía a cuento, pero Rihanna podía haberse sacado mucho más partido.

Enlaces recomendados: Premios Cine