Especial Volvo Ocean Race
Jordi Neves, Jefe de Marketing, Comunicación y Tecnología de la Volvo Ocean Race

«La Volvo Ocean Race no es sólo el tiempo en el agua, es lo que se vive antes, durante y después»

11-10-2017Meneame
Jordi Neves vivirá la Volvo Ocean Race desde ambos frentes, en el Race Control y en los puertos de salida de la regata.
Jordi Neves vivirá la Volvo Ocean Race desde ambos frentes, en el Race Control y en los puertos de salida de la regata.. Rafa Arjones.

TANIA JIMÉNEZ

En 12 días arrancará la Volvo Ocean Race, una gran historia que combina vela, aventura y superación, y que necesita de un buen equipo de personas y equipo técnico para hacerse conocer en el mundo entero. Jordi Neves vivirá su tercera Vuelta al Mundo, en esta ocasión, al frente de tres departamentos que están en continúa evolución para conseguir contar siempre la mejor historia a los espectadores. El trabajo que él realiza lleva ya tiempo en marcha con una buena base donde las crisis no tienen cabida, porque ante una aventura como ésta, la calma es un componente importante y quedan ocho meses por delante.
 

- ¿Qué trabajo realiza actualmente en la Volvo Ocean Race?

Soy el jefe de Marketing, Comunicación y Tecnología de la Volvo Ocean Race. Tres departamentos que están internamente relacionados, desde la tecnología que aplicamos para las apps que creamos para la regata, la tecnología que llevan los propios barcos, la que usamos para retransmitir la información y la manera que tenemos para contar dichas historias. Contamos con ingenieros, reporteros y muchas personas en la regata y en tierra que consiguen que toda la información llegue a nuestras manos para contar la auténtica historia de la regata a la gente.
 

- ¿Qué es lo más importante para contar dicha historia?

Lo primero es disponer de todos los medios posibles, desde todas las cámaras que ponemos a bordo, micrófonos, drones, hasta el propio reportero de a bordo de cada equipo que tiene justo ese papel, estar ahí las 24 horas para capturar la historia e ir más allá mediante entrevistas, vídeos, fotografías, audios, y textos con los que intentar captar la reflexión de los regatistas en su día a día.

Están en una situación muy extrema, viven focalizados en ganar, duermen muy pocas horas y lo que menos les apetece es hacer una entrevista, por lo que el reportero de a bordo hace de psicólogo y tiene la empatía y cabeza para hablar con ellos y mostrar la esencia de lo que viven. No se trata de un Gran Hermano, porque no llevamos ningún tipo de guión y lo que hacemos con nuestras cámaras y micrófonos es velar por su propia seguridad, pero intentamos que también ellos puedan expresarse y contar lo que sienten con la aventura que realizan.
 

- La tecnología es fundamental en toda la regata.

Hemos llegado a un punto en el que utilizamos siempre lo más novedoso y la última tecnología en todo el trabajo que realizamos para la regata, pero nosotros pretendemos que con esa tecnología que los protagonistas se muestren tal cual son. Utilizamos la tecnología a bordo para crear un vínculo entre el espectador y los regatistas, ellos pueden hacerlo como más cómodos se sientan para mostrar su punto de vista.

En el mundo en el que nos movemos, con las redes sociales, vivimos de eso, de la inmediatez y nosotros tenemos que elaborar la mejor historia y además adaptarla a los diferentes perfiles de usuario.
 

- ¿Porqué se ha dado un paso tan grande al permitir que los regatistas puedan compartir información en las redes, después de que la incomunicación haya sido una herramienta clave?

No están comunicados, esa es una de las reglas iniciales de la regata. Lo que hemos hecho desde el departamento de Tecnología es crear una aplicación (Crew Communicator) con la que, los regatistas que quieran llevarla a bordo, podrán subir fotos, vídeos, textos y audios a las redes sociales desde el barco, pero no tendrán interacción con el público. Les pasaremos un informe para que vean día a día la repercusión de sus palabras, vídeos y fotos, que sepan cuantos «me gusta» han tenido y cuánta gente los ha visto, pero sin interferir en la regata, sólo para tener una idea de la repercusión que tiene su aventura.
 

- La gran diversidad en los barcos, con diferentes generaciones de regatistas y la novedad de que haya mujeres a bordo, ¿afecta a la hora de informar?

Estamos encantados con las tripulaciones que tenemos este año, la mezcla de hombres y mujeres, juventud, regatistas olímpicos€ ha conseguido que se cambie la dinámica por completo en toda la carrera, desde la que realizan en el barco, donde se han organizado mejor con los horarios por ejemplo, hasta la percepción de la audiencia sobre la regata. Y obviamente ha cambiado la historia, ahora hay muchas más mujeres y familias que siguen la regata€ la complejidad con la que una mujer da el punto de vista de la aventura cambia completamente la percepción de la vela que muchos tenían hasta ahora.
 

- ¿Se nota un aumento de los seguidores en la Volvo Ocean Race a raíz de la última edición?

Se nota y sobre todo en Alicante. Alicante es el puerto principal, es donde tenemos el mayor pico de audiencia y donde acaparamos el mayor número de seguidores de vela y de la aventura. Poco a poco la sociedad ha ido empapándose de todo lo relacionado con la Volvo Ocean Race y eso es muy positivo. Desde que entré a formar parte de la regata en 2010, la audiencia española ha crecido de una manera increíble la verdad. Esta edición, prácticamente España está dentro de los tres países con mayor audiencia, pero no sólo a nivel de vela, sino también de audiencia que ha nacido por esas ganas de saber más sobre la aventura, esa vuelta al mundo durante 8 meses, ha llegado a muchas personas y a muchos medios de comunicación.
 

- ¿Cómo gestionáis toda la información que os piden todos los medios nacionales, internacionales y mundiales?

Tenemos un montón de procesos para organizar toda la información con la que trabajamos. Contamos con varios National Media Managers en cada uno de los países principales de esta Volvo, además de agencias de comunicación con las que canalizamos toda la información que tenemos. Y ante una crisis pues aprendes, por ejemplo con el Vestas, cuando encalló en la edición pasada, aprendimos que no hay que buscar la mejor noticia, sino darla lo más rápido posible y ya ir puliéndola después.


- Esta edición hemos echado de menos el Boatyard en Alicante. ¿Porqué se tomó la decisión de llevarlo a Lisboa?

Principalmente por la espectacularidad de que vengan todos los barcos juntos al completo cuando ya esté abierto el Race Village. De este modo llega toda la flota ya preparada para la regata. En pasadas ediciones, no estaban todas las tripulaciones completas a la vez días antes de la regata e iban llegando poco a poco. El ver entrar a los 7 barcos estando ya abierto el Race Village tiene que ser un momento alucinante.