Pueblos en fiestas en la provincia de Alicante - informacion.es
fiestas de xixona

Una traición con 100 años de historia y simbolismo en Xixona

El Juicio Sumarísimo del Moro Traidor se celebra el tercer día de la trilogía festera siendo una representación única llena de solemnidad

19-08-2016Meneame
Momento de la celebración del Juicio Sumarísismo del Moro Traidor
Momento de la celebración del Juicio Sumarísismo del Moro Traidor. información.

T. JIMÉNEZ El tercer día de fiestas de Xixona alberga un de los actos más característicos de la localidad, el Juicio Sumarísimo del Moro Traidor. Esta representación es una seña de identidad de estas celebraciones, que este año cumple 100 años, convirtiéndose en una tradición única, símbolo de unas celebraciones con dos siglos de historia declaradas Fiestas de Interés Turístico Provincial.
Se trata de una representación que arranca a las 09:30 de la mañana en la puerta del Ayuntamiento, que simboliza la prisión, cuando trasladan al Moro Traidor al Castillo festero donde será juzgado, para finalmente proceder a su entierro.

Beny Beny Chimeti fue condenado por haberse enamorado de una xixonenca coqueta. Esa pasión hizo que se convirtiera al cristianismo y revelara un paso escondido que da entrada a la villa, por lo que traicionó no sólo su fe, sino también una serie de secretos militares que por la tarde permitirían a los cristianos reconquistar la fortaleza en un atronador Alardo y una vibrante Embajada. Capturado por sus antiguos correligionarios, fue juzgado de forma implacable condenándole de todos los males vividos en la villa hasta el momento y condenado a morir, siendo el momento más emotivo el entierro que recorrió La Plaça. Este acto se basa en un hecho real, en 1918 o 1919 el festero Joaquín Cremades Picó tuvo la «osadía» de salir en las fiestas de aquel año con los Contrabandistas, cuando él siempre había sido de los Moros Grocs, filà a la que «traicionó». Con el paso del tiempo se ha convertido en icono de estos festejos.

Los precursores de este acto fueron los Moros Grocs, pero participan en la actualidad todas las filáes. El entierro constituye un acto elegante, solemne y respetado en Xixona, donde, al ritmo de la marcha mora, Beny Beny Chimeti es conducido a hombros hasta el Ayuntamiento.
En el centenario de este característico acto xixonenc los protagonistas son: Pascual Soler, encargado de la bajada; Juan Antonio Mira, el defensor del Moro Traidor y Joaquín Olmos, fiscal del juicio. Y Wilder Andrés López, como Moro Traidor.