Proyecto pusol

El primer Patrimonio Educativo de la Humanidad, Proyecto Educativo de Pusol de Elche

El proyecto pedagógico de Pusol de Elche está incluido desde el año 2009 en Registro de Buenas Prácticas de Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO por conservar los tesoros de la historia ilicitana

03-10-2017Meneame
Proyecto Educativo de Pusol de Elche
Proyecto Educativo de Pusol de Elche

VÍCTOR M. ROMERO Elche puede presumir de ser una de las ciudades del mundo que más y mejor defiende la educación y la cultura local. Y el mejor ejemplo de esta defensa es el Proyecto Pusol, un proyecto educativo innovador cuyo origen se remonta a 1969 y que tiene dos objetivos principales. Por un lado, promover la educación a base de la integración en el programa escolar de valores inspirados en el patrimonio local, cultural y natural. Por otro lado, contribuir a la preservación del patrimonio cultural de Elche y a la idiosincrasia del municipio mediante la educación de los más pequeños, fomentando al mismo tiempo el cultivo de la conciencia de la comunidad.
 
Esta defensa por la cultura y la tradición ilicitana durante casi 50 años gracias a la iniciativa del entonces profesor de la Escuela Unitaria de Puçol Fernando García es la que propició que la UNESCO incluyera el Proyecto Educativo de Pusol de Elche en el Registro de Buenas Prácticas de Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial, convirtiéndose en un hito internacional al ser reconocida esta iniciativa ilicitana como el primer Patrimonio de la Humanidad de carácter educativo.

Proyecto Educativo de Pusol en elche
 
Y es que lo que la UNESCO valoró en 2009 no fue la colección de ítems costumbristas de Elche o el museo de Pusol, «sino una iniciativa y una actitud ejemplares que se han estado desarrollando desde hace más de cuatro décadas para sensibilizar a la sociedad y transmitir, especialmente entre los más jóvenes, los valores de respeto por el patrimonio local», según explica Fernando García.
 
Proyecto Educativo de Pusol en elche

Esta forma de enseñar es considerada hoy en día como la joya cultural de la Comunidad Valenciana y pone en el altar del reconocimiento una práctica que «nos ha puesto a la vanguardia en los métodos que se emplean para concienciar a la sociedad en materia patrimonial», prosigue Fernando García.
 
Por ello, el Museo Escolar de Pusol no es un museo al uso y tiene que considerarse, de modo integral, como un proyecto pedagógico cuya herramienta para la integración de la escuela en el medio y la educación en valores es el patrimonio cultural (tangible e intangible) y natural.

Proyecto Educativo de Pusol en elche

Guiados por maestros y colaboradores externos, y en un ambiente lúdico, los escolares investigan el rico patrimonio ilicitano en contacto con los depositarios de las tradiciones, contribuyendo directamente a su preservación. De este modo, los niños realizan trabajo de campo, museografía y didáctica del patrimonio, estudiándolo y difundiéndolo por sí mismos. Además, también aprenden la historia ilicitana de manos de los protagonistas de ella, haciendo entrevistas a las personas mayores, creando documentos sonoros y después creando un fondo documental único en España y que ha permitido mantener viva la memoria de todas las familias de Elche de los siglos XIX y XX.
 
El proyecto ha formado hasta el momento a más de 500 escolares, dando lugar a un museo etnográfico único en el mundo que reúne más de 70.000 ítems inventariados y 770 archivos orales, gracias a los que se ha rescatado del olvido una parte muy importante del patrimonio de la vida cotidiana de Elche e impulsado la cartografía cultural de los recursos patrimoniales locales.

Proyecto Educativo de Pusol en elche
 
El compromiso del pueblo
Este proyecto educativo no hubiera sido posible sin el compromiso de los vecinos del Camp d´Elx, al principio, y del resto de la sociedad ilicitana después, ya que han sido las familias de Elche las que han ayudado a enseñar a estos escolares en las tradiciones del Camp d´Elx y de la ciudad, transmitiéndoles las costumbres para que no se pierdan y donando de forma altruista objetos personales para el museo que se remontan a los siglos XIX y XX. En este sentido, la Asociación de Amigos del Proyecto de Puçol ha sido fundamental desde sus inicios. Según recuerda el actual presidente, Pepe Mora Mora, este colectivo de personas que a lo largo de la historia ha contado con diversos miembros ha ayudado a mantener la escuela unitaria de Puçol cuando el resto de las escuelas del Camp d´Elx desaparecían. «Aquí los niños aprenden mucho de la naturaleza, a diferencia de otros sitios, lo que es algo diferente a lo que existe hoy en día», destaca Pepe Mora, al tiempo que recalca que, a diferencia de lo que pasaba hace décadas, «ahora tenemos muchas solicitudes de padres que quieren venir a esta escuela porque se ofrece una educación diferente y de calidad que está muy valorada».