Proyecto pusol
Fernando García, Director del Museo Escolar de Pusol

«La memoria de todas las familias de Elche está en este proyecto»

Fernando García es el artífice del Proyecto Pedagógico Museo Escolar de Pusol, una iniciativa que impulsó en 1969 y de la que nunca pensó que llegaría a convertirse en Patrimonio de la Humanidad

03-10-2017Meneame
Fernando García, Director del Museo Escolar de Pusol
Fernando García, Director del Museo Escolar de Pusol

VÍCTOR M. ROMERO Corría el año 1969 y el entonces profesor de la Escuela Unitaria de Puçol, Fernando García Fontanet, veía que muchos de sus alumnos desconocían las herramientas y los trabajos que hacían sus padres y antepasados, la mayoría de ellos relacionados con la agricultura. Era la época en la que la mecanización empezaba a asentarse en la sociedad y, como afirma el ahora director del Museo Escolar de Pusol, «cambió la vida de la gente». Ante esta situación y el miedo a que se perdiera el conocimiento de estas tradiciones y oficios, Fernando García decidió poner en marcha el Proyecto Pedagógico «La Escuela y su Medio».
 
- ¿En qué consistió esta iniciativa de la escuela?
El objetivo era integrar el aprendizaje de los oficios, tradiciones y del medio natural del Campo de Elche llevado a cabo en el mismo entorno rural donde se ubicaba la escuela en el currículum educativo formal. De este modo, queríamos conservar una cultura que estaba desapareciendo rápidamente a causa de la mecanización del campo y de la sustitución de los oficios y cultivos más tradicionales por otros más extensivos y productivos.
 
- ¿Cómo fue recibido por la sociedad este proyecto educativo?
Desde el principio fue maravilloso. Todos los vecinos de la partida colaboraron desde el principio y los niños también se entusiasmaron. Además de aprender las tradiciones y los oficios con explicaciones, les encargábamos hacer entrevistas a los propios agricultores y después tenían que escribir redacciones sobre ellas. Rápidamente empezamos a recopilar objetos del campo y la agricultura que fuimos ubicando en las antiguas viviendas de los maestros de la escuela y fue el origen de lo que hoy es el museo. La aceptación fue fantástica y las familias nos llamaban para colaborar en todo lo que podían. Incluso los inspectores de Educación quedaban maravillados con lo que estábamos empezando a hacer y siempre contamos con su apoyo.
 
- ¿Pero no sólo estabais enfocados en la agricultura y sus oficios?
No. También hicimos hincapié en enseñar y educar a los niños sobre la flora y fauna de nuestro entorno gracias a la ubicación que tiene la escuela. Con el tiempo el proyecto se fue haciendo más popular y llegó a otras partidas rurales y a la misma ciudad. En ese momento ya no recibíamos solo objetos y maquinaria de la agricultura sino de todo lo relacionado con la vida ilicitana. Máquinas, ajuares, ropa, clínicas, escuelas, cine,.. Tenemos de todo y gracias a la sociedad ilicitana. La memoria de todas las familias de Elche está en este proyecto, algo que se hubiera perdido de otro modo.
 
- ¿Se esperaba esta evolución cuando impulsó el proyecto educativo?
Ni mucho menos. La evolución ha sido espectacular y todo gracias a la sociedad ilicitana. Nacimos prácticamente de la nada y nos hemos convertido en un referente internacional. Es maravilloso lo conseguido por Elche. Tenemos más de 70.000 ítems inventariados de todos los aspectos etnológicos de Elche, como son la agricultura, comercio, industria, folklore o tradiciones, entre otros.
 
- Y los escolares, ¿qué es lo que más valoran del proyecto?
Es una educación diferente y esto se puede hacer en Pusol porque reunimos una serie de características propias como son las instalaciones, un grupo escolar reducido y un profesorado comprometido. Los niños aprenden de una forma más rica, ya que cuentan con más elementos para aprender y enriquecerse con su entorno. Están viendo y practicando lo que se estudia y después lo enseñan y explican a los demás. Es una educación muy parecida a la de los países nórdicos pero que nosotros la practicábamos hace casi 50 años. Los niños se hacen cargo de todo y aprenden pasándoselo bien con el medio ambiente y su entorno.