Gala de entrega de los Pemios Importantes en diario INFORMACIÓN
Nuria Oliver, Importante enero

«No hay nada más apasionante que contribuir a resolver los problemas tecnológicos»

Con un currículum impresionante, la ingeniera de Telecomunicaciones alicantina Nuria Oliver centra sus esfuerzos investigadores en conseguir que los móviles «nos entiendan para poder ayudarnos» y en una vertiente más comprometida y social en «utilizar el Big Data para mejorar la vida de las personas en todo el mundo».

19-02-2017Meneame
Nuria Oliver junto a Jesús Prado, consejero de Editorial Prensa Alicantina, tras recibir de él el Importante de enero en el escenario del ADDA.
Nuria Oliver junto a Jesús Prado, consejero de Editorial Prensa Alicantina, tras recibir de él el Importante de enero en el escenario del ADDA.. Información.

SOL GIMÉNEZ
Trabajando en la sede central de Microsoft, en Redmond, Nuria Oliver tuvo su «momento epifanía» como ella misma lo describe. «Fue en 2004 y me di cuenta de que mi sueño era conseguir que los ordenadores entendiesen a los humanos para poder ayudarnos en más ámbitos y de forma más eficaz. El ordenador más personal que hay es el móvil y empecé a trabajar en ello, en proyectos de informática persuasiva». Así, comenzó a diseñar sistemas inteligentes «que nos ayudaran a cambiar comportamientos que queremos cambiar pero que nos cuestan como caminar más, adelgazar o dejar de fumar», enumera.  Oliver había llegado a Microsoft tras estudiar su doctorado en el Massachusetts Institut of Technology (MIT) gracias a una beca de La Caixa. Estas becas estaban supeditadas a que el beneficiario consiguiera ser admitido en una universidad norteamericana. Oliver fue admitida en las siete mejores del ranking, circunstancia que seguramente todavía comenten en la entidad bancaria, y eligió el MIT en la que califica como «una de las mejores decisiones de mi vida».


«Aprendí muchísimo porque los equipos eran multidisciplinares y lo disfruté», recuerda. Tras siete años en Microsoft fue requerida por Telefónica en Barcelona donde continuó investigando en su pasión, el comportamiento humano computacional. Y desde hace unos meses es directora de Investigación en Ciencias de Datos en Vodafone y ha vuelto a establecerse en Alicante. Su compromiso con la sociedad le ha llevado a ejercer en dos vertientes, sus investigaciones, algunas también relacionadas con las «smart cities», y el «Big Data for social good», cuyo objetivo es «aprovechar la disponibilidad de datos que tenemos hoy en día y que no tiene precedentes en la historia para tomar las mejores decisiones en salud pública, desastres naturales, desarrollo económico y seguridad». Para Oliver, «no hay nada más apasionante que contribuir a resolver problemas tecnológicos que tengan un impacto positivo en el individuo y en la sociedad». Y para ello pone a su servicio su talento, su impresionante curriculum y su meteórica carrera.



Un reto a la vista Despertar vocaciones científicas en las niñas
Desde que era pequeña Nuria Oliver admiraba a los científicos y descubridores. Leonardo Da Vinci, Marie Curie o Albert Einstein despertaban su curiosidad. Ahora quiere que las niñas y jóvenes, «en franca minoría en carreras técnicas», se atrevan a dar el paso. «Es fundamental educar y divulgar más la ciencia y la tecnología y hay que normalizar la presencia de mujeres», afirma. Y para «derribar estereotipos» impartirá charlas en colegios e institutos alicantinos.