20 de marzo de 2018
20.03.2018

El glaucoma no produce síntomas y es la principal causa de ceguera irreversible

De no ser controlada con un tratamiento adecuado, el glaucoma es la principal causa de ceguera irreversible, por lo que es fundamental el diagnóstico precoz

23.03.2018 | 09:42
El glaucoma afecta al 2% de la población de forma crónica y universal

+ SALUD

  • ¿Estás interesado en más temas de salud? Consulta nuestro directorio con todas las especialidades en salud

El glaucoma es una enfermedad oftalmológica que no tiene cura pero sí tratamiento. Varios estudios han demostrado que el tratamiento de glaucoma "ya sea de forma médica o quirúrgica detiene su evolución, y por tanto, se logra mantener el campo visual de los pacientes en comparación a los que no están siendo tratados, que irremediablemente en estadíos terminales acabaran en ceguera". Así de contundente se muestra el Dr. José Luis Rodríguez Prats oftalmólogo de la clínica Oftalvist en Alicante de la Unidad de Glaucoma de este grupo oftalmológico nacional.

Un mensaje que el Dr. R. Prats ha querido lanzar la pasada semana con motivo del Día Mundial del Glaucoma, en la que para él todos los días son el Día del Glaucoma ya que por su consulta y la de sus compañeros, siempre se realiza un completo examen oftalmológico para detectar esta enfermedad a todos los pacientes. "El glaucoma es una enfermedad seria que afecta al 2% de la población de forma crónica y universal, pudiendo aparecer a cualquier edad, sin embargo, debería doler mucho para poder notarlo", explica.

"La desgracia de esta enfermedad es que no produce síntomas y pese a que se va produciendo una lesión en el nervio óptico, el paciente no lo advierte hasta estadios muy avanzados. Por ese motivo, el glaucoma es una de las principales causas de ceguera irreversible, de no ser controlada con un tratamiento adecuado, de ahí la importancia del diagnóstico precoz y no sólo tomarse la tensión ocular para saber si el paciente sufre esta patología".

 

 

La importancia del diagnóstico precoz del glaucoma

Es el caso de Joaquín Carratalá paciente de glaucoma y miembro de la Asociación de Glaucoma para Afectados y Familiares (AGAF) quien nos cuenta que perdió la visión del ojo izquierdo hace ya más de 25 años: "Me di cuenta una noche que iba conduciendo mientras fumaba cuando me entró humo en el ojo derecho y al cerrarlo por el izquierdo no veía nada. Acudí al oftalmólogo con urgencia y fue cuando me diagnosticaron glaucoma con el ojo izquierdo prácticamente perdido. Tras 23 cirugías realizadas en ambos ojos, ahora mismo no tengo visión en mi ojo izquierdo y sigo un tratamiento desde entonces en el ojo derecho con el que gracias a los nuevos avances quirúrgicos aún puedo percibir luz y conservar algo de visión. En este sentido para mi ha sido muy importante la ONCE y toda su metodología que me van enseñando a convivir con esta enfermedad, así como a ser muy responsable como paciente con el tratamiento prescrito por el oftalmólog."

Ante la importancia de la detección precoz de esta enfermedad el Dr. R. Prats señala que otra de las cuestiones relacionadas con el glaucoma es que se asocia al aumento de la presión intraocular generalmente, aunque esta puede ser normal o incluso baja. "Esta subida, por lo general, se debe a un aumento de resistencia a la salida del humor acuoso por la vía convencional, es decir, a un no equilibrio entre la producción y salida del humor acuoso, cuya función es dar nutrición y consistencia a estructuras oculares, es como si el grifo y el desague en un entorno cerrado no estuvieran equilibrados. Además, aunque existen otros factores, el nivel de presión intraocular es el único que podemos controlar con fármacos o cirugía. Por tanto, el glaucoma no es la presión alta del ojo, sino un conjunto de signos y síntomas y a cada persona hay que encontrarle la tensión diana en la que se encuentra bien o se encuentra mal, y hacer un seguimiento puesto que este equilibrio es inestable y se altera con el paso del tiempo ", matiza el Dr. Prats.

Dr. José Luis Rodríguez Prats, oftalmólogo de la clínica Oftalvist en Alicante

El especialista precisa que cuando un paciente supera en una prueba de tensión ocular los 20mmHG (milímetros de mercurio)y la visualización del nervio óptico nos parece anómala, estaremos ante un cuadro de sospecha e iniciaremos la bateria de pruebas personalizadas para descartar o no la presencia de la enfermedad. Si esto ocurre el doctor aconseja a los pacientes que mantengan la calma en todo momento, "no es una enfermedad para angustiarse. Se debe afrontar como un juego, donde a veces hay que recargar las pilas asistiendo a las revisiones del oftalmólogo. Si el paciente hace el tratamiento correctamente tendrá una visión perfecta, puesto que el 90% depende sólo de él"

Aún así, el Dr. Prats explica que no solo basta con la medida de la presión intraocular, sino que "es necesario realizar otras pruebas para analizar el campo visual, así como el estudio de la pérdida de fibras nerviosas a nivel de la cabeza del nervio óptico mediante la realización de una tomografía de coherencia óptica (OCT)". Una vez realizadas tales pruebas el oftalmólogo especialista podrá detectar el tipo de glaucoma del paciente de forma personalizada.

Existen múchos tipos de glaucoma, el más común es el glaucoma crónico simple de ángulo abierto. También existe otra variante, aunque no tan común, que se da en niños con nombre de glaucoma congénito y/o infantil.

 

Factores de riesgo del glaucoma

Por su parte, la edad avanzada también es considerada uno de los factores demográficos de riesgo en este tipo de patología crónica. "Se debe a distintos motivos, por un lado con la edad, la profundidad y el volumen de la cámara anterior disminuye predisponiendo al bloqueo pupilar y con ello disminuye el desague del líquido. Por otro lado las células del trabeculum, que es la zona por donde drena el humor acuoso, con la edad van modificándose y dificultando el drenaje de humor acuoso y con ello favoreciendo el aumento de la PIO.

Otro factor de riesgo muy importante es el componente genético, ya que los hijos de padres glaucomatosos pueden heredar esta enfermedad en un elevado porcentaje", subraya el Dr. Prats. Además "la diabetes, la miopía y la hipermetropía, el tratamiento prolongado con corticoides, o la exposición al sol también aumenta la posibilidad de padecerlo, así como determinadas cardiopatias y el tabaco".

La edad avanzada es uno de los factores demográficos de riesgo del glaucoma


Sobre los últimos avances en este campo, el Dr. Prats apunta que "tendemos a un diagnóstico temprano con campañas de despistaje, con pruebas diagnósticas cada vez más fiables y que detectan daño incipiente. Tenemos que destacar que actualmente con todo el portfolio de tratamiento hipotensor del que disponemos, así como con la terapia con determinados láseres, solo un 25% aproximadamente de pacientes requieren de tratamiento quirúrgico por no ser posible controlar con medicamentos tópicos".

Además, explica que en los últimos congresos especializados, uno de los temas más debatidos y presente en las consultas oftalmológicas es el manejo del glaucoma con cirugías cada vez menos invasivas y con menos complicaciones, conocidas como MIGS (Minimally Invasive Glaucoma Surgery), "que en los estudios están demostrando buenos controles tensionales y menos repercusión en la calidad de vida de los pacientese incluso, una mejor respuesta en la evolucion de la enfermedad".

 

Dirección

Calle Ángel Lozano, 11, 03001 Alicante

Tel: 965 14 15 00

Oftalvist






Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine