04 de marzo de 2018
04.03.2018

Antonio Compañ Rosique. Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Miguel Hernández de Elche

"La apertura de nuevas facultades de Medicina no es un problema local, sino estatal"

Este año se han presentado 14.450 candidatos para 6.500 plazas del MIR, lo que significa que hay 8.000 personas que se encuentran buscando empleo

04.03.2018 | 04:15
Antonio Compañ Rosique, Decano de la Facultad de Medicina de la UMH

La apertura indiscriminada de nuevas facultades de Medicina en España nos conducirá a un paro generalizado en la profesión médica. Este es el argumento que denuncian a la sociedad desde hace 8 años los decanos de Medicina de las universidades españolas. Antonio Compañ Rosique, Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Miguel Hernández de Elche, nos indica cuales son las causas y las consecuencias de esta realidad.


 

P: ¿Cuál es el problema real acerca de la apertura de nuevas facultades de Medicina?

R: Existen dos tipos de problemas fundamentales. Uno de ellos es la falta de dotación de plazas de formación especializada. Para poder ejercer la Medicina en España es necesario realizar el periodo de especialización médica, el conocido sistema MIR. Actualmente, salen aproximadamente unos 7.000 estudiantes de Medicina egresados en nuestro país, sin embargo, existen alrededor de 6.400-6.500 plazas de formación especializada, por lo que, actualmente, salen más estudiantes de Medicina que terminan su carrera que plazas posibles para especializarse.

Los políticos, tanto autonómicos como estatales, afirman en determinadas situaciones que hacen falta médicos pero eso no debe ser el argumento para la creación de nuevas facultades. En España seguimos sin saber el número de médicos que tenemos en activo, por lo tanto, cómo vamos a planificar correctamente el número de estudiantes que necesitamos si ni siquiera sabemos cuántos médicos se encuentran ahora mismo trabajando, cuántos se van a jubilar dentro de poco o cuántos faltan en una comunidad autónoma, pero sobran en otra. Esto no se sabe, por lo que no podemos afirmar que el argumento para crear nuevas facultades de Medicina sea que hacen falta médicos en España. Si este hecho fuese cierto lo que habría que aumentar es el número de plazas MIR, imprescindible para poder ejercer. Eso habrá que demostrarlo, no se pueden basar en opiniones.

 

No todos los médicos que formamos en la actualidad pueden entrar en el sistema MIR con lo que no tienen capacidad para poder trabajar en España y se tienen que buscar otras opciones en el extranjero. Desde hace aproximadamente 10 años, muchos estudiantes españoles emigran a trabajar a otros países y llama la atención que aquí se estén creando nuevas facultades de Medicina continuamente, con el coste desorbitado que esto supone.

El otro gran problema es la realización de prácticas hospitalarias de calidad.


 

P: ¿Qué medidas plantean para evitar la fuga de cerebros al extranjero?

R: Por un lado, en cuanto al déficit de médicos que existe en determinadas zonas geográficas, hay que comprender que la carrera de Medicina son 6 años de estudios, aproximadamente un año más en preparación del examen MIR y, posteriormente, los 4 o 5 años que supone una especialidad. Por lo tanto, son 10 u 11 años de formación para poder llegar a cubrir la necesidad que existe en este momento. Lógicamente, a un estudiante de estas características le cuesta mucho irse a hospitales de ´menor categoría´ o a zonas rurales más desiertas.

La solución eficiente no es tener a 8.000 médicos en paro para que no les quede más remedio que ir a estos lugares. La respuesta al problema es, quizás, primar económicamente o con otras medidas a los médicos que vayan a trabajar en estas zonas. Habría que plantearse que resulta mucho más barato aumentar el sueldo en determinadas zonas de ´especial penosidad´ o ´especial dedicación´ que aumentar el número de parados en general.

En Suecia, por poner un ejemplo, un médico de atención primaria cobra 6.500 euros netos, trabaja 3 semanas al mes y en la consulta diaria recibe a un máximo de 10 pacientes. Cuando un estudiante español formado en nuestras universidades ve estas condiciones y, además, habla inglés o alemán, lógicamente se va a Suecia. Un estudiante de Medicina viene a costar aproximadamente a las arcas de nuestro país unos 200.000 euros, por lo que España está invirtiendo esa cantidad por cada estudiante para que se beneficien países como Suecia porque no todos pueden quedarse en nuestro sistema.

 

 

P: ¿De qué manera se están movilizando ante esta problemática las facultades de Medicina ya creadas?

R: La Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina Españolas lleva denunciando este problema a los medios de comunicación, a los políticos, a los ministerios, etc. desde hace muchos años. Esto no es un problema local; no es un problema de Alicante, es un problema del estado español que afecta a todas las comunidades autónomas. En los últimos 10 años, hemos pasado de 28 facultades de Medicina a las 42 que existen en la actualidad y 6 más en proyectos avanzados.

A parte de nosotros, todas las asociaciones, entidades, sindicatos y organizaciones relacionadas con esta profesión, lo que conocemos como el Foro de la Profesión Médica, apoyan nuestra reivindicación de no crear más facultades de medicina. Si uno repasa los artículos publicados por los decanos que trabajamos en este tema podrá comprobar que hay muchísima información al respecto. Otra cuestión es que, por diferentes motivos, pueda interesar o no hacer caso a lo que estamos diciendo. Nuestros argumentos son muy sólidos.


 

P: ¿Cómo les afecta esta situación a los estudiantes de Medicina?

R: Por un lado, va a haber más competencia entre los estudiantes de Medicina a la hora de poder acceder al examen MIR. Este año se han presentado 14.450 candidatos para 6.500 plazas, lo que significa que hay 8.000 personas que se encuentran buscando empleo.

Por otro lado, la creación de una nueva facultad de Medicina en ciudades donde ya existan otras implica que los hospitales universitarios donde los estudiantes realizan sus prácticas ya están ocupados. Por lo tanto, ¿dónde van a hacer las prácticas los estudiantes de una nueva facultad? No todos los hospitales están acreditados como hospitales universitarios para poder impartir docencia. De hecho, un mismo hospital universitario no se puede utilizar para dos facultades de Medicina diferentes. No queremos una sobrecarga de estudiantes de Medicina en los hospitales universitarios, ya que esto afectaría a su formación profesional y a la calidad de la asistencia sanitaria que es el fin último y primordial.

 

 

P: ¿Cuál es la postura de los estudiantes?

R: Los estudiantes y profesores vamos en el mismo bando. Queremos conseguir que la sociedad en general entienda cuál es la realidad. No se trata de la situación de una universidad en concreto, sino que es un problema estatal cuando en una crisis económica de larga duración y con una infrafinanciación de las universidades se está invirtiendo mucho dinero público en medidas innecesarias. Cuesta mucho cursar Medicina para que al finalizar los estudios el estado no te dé la oportunidad de formarte en este país y tengas que emigrar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine