09 de abril de 2017
09.04.2017

Escapada cultural y rural a Crevillent ¡No te lo puedes perder!

Aprovecha las vacaciones de Semana Santa para conocer la historia, la cultura, las tradiciones y joyas naturales de Crevillent

11.04.2017 | 02:05
El Centro de Interpretación de El Hondo, en San Felipe Neri

Crevillent tienen en su término municipal varios tesoros naturales e históricos dignos de visitar y recorrer a pie, sobre todo en una época primaveral en la que aflora la mejor cara del entorno crevillentino. Las aves migratorias reposan y nidifican en los humedales y el Parque Natural de El Hondo es uno de sus hogares más grandes y diversos en el sur de Alicante. El bosque mediterráneo florece y los colores explosionan en la Sierra de Crevillent. Además, el buen tiempo a descubrir la vida de los antiguos pobladores de la región en el yacimiento de Penya Negra y curiosear entre los habitáculos que salen a la luz y a imaginar cómo sería la vida de los «precrevillentinos». Fauna, flora, cultura, pasado y presente se entremezclan en el enclave natural de Crevillent.
 
El Hondo ostenta reconocimiento internacional al ser declarado zona de especial protección para las aves, (ZEPA), Lugar de Interés Común (LIC) y estar además incluido en la lista Ramsar. El centro de interpretación, situado en la pedanía de San Felipe Neri, da acceso a tres rutas. Una de ellas para visitar la laguna de El Saladar y un merendero, otra con observatorios, torres y zonas de descanso para observar las aves, y otra, visitable también con bici, que se adentra en los azarbes de El Convenio y Dalt. El centro de interpretación cuenta con una exposición donde se tratan los temas más importantes del parque. El enclave es de gran interés y sus rutas de senderismo tienen mucha demanda.

 
Además, Crevillent es punto de llegada o de salida de dos etapas de la Gran Ruta de Interior Costa Blanca, elaborada por la Diputación de Alicante, y atraviesa el núcleo urbano, desde El Hondo, San Felipe y el Realengo y por la Sierra llega hasta Hondón de los Frailes.
 
Por otro lado, la sierra de Crevillent se sitúa al norte de la localidad y mira al municipio desde su punto culminante, el pico de La Vella, a 835 kilómetros de altitud. Sus rutas nos permiten descubrir enclaves como Els Pontets, que, a lo largo de los siglos, ha sido el hilo conductor de la riqueza hídrica desde la sierra a la población y las cosechas de Crevillent. Debido a la necesidad y el ingenio por las pocas precipitaciones en la zona, el municipio adoptó el sistema de los qanats para acumular el suministro, que culminó con este acueducto. Sus vestigios en forma de aljibes y canales pueden visitarse en las múltiples rutas de pequeño recorrido accesibles desde la Biblioteca Municipal, desde el propio paraje de Els Pontets o desde Els Anouers, en el parque de montaña San Cayetano.
 
El yacimiento de Penya Negra, donde se ubica la antigua ciudad de Herna, nos recuerdan que el municipio alfombrero tenía otras industrias florecientes antes de convertirse en Crevillent. Los trabajos arqueológicos en el yacimiento llega con novedades que emergen de sus entrañas. El equipo de excavadores e investigadores sitúa el complejo en la Edad de Bronce tardía, en una sociedad que ya importaba productos y trabajaba el vidrio y la cerámica. Hoy, la zona está en proceso de adecuación y se realizan visitas guiadas de ese entorno cultural, haciendo especial referencia a los sectores musealizados recientemente: la Casa Megaron y la Vivienda Hórreo.
Además el entorno cuenta con otro yacimiento importante, el de Canyada Joana.
 
Escudriñando las entrañas de la localidad alfombrera
El casco urbano de Crevillent, es de origen islámico y, a tenor de los resultados de las excavaciones urbanas, se sitúa entre los siglos XII y XIII. La conquista cristiana no supuso cambios sustanciales en él y los crevillentinos continuaron dedicándose a la agricultura y manteniendo las redes de azarbes y vestigios de la época musulmana. El Raval atestigua un cementerio mudéjar del siglo XV que fue descubierto excavado hace unos años en el núcleo urbano.
 

Pasión con relevancia universal

La Semana Santa de Crevillent es Fiesta de Interés Turístico Internacional desde 2011 y se vive de forma muy intensa en sus calles
 
El Domingo de Ramos, se celebra la Bendición de Ramos y la procesión de Jesús Triunfante a las 10.30 horas desde la parroquia de San Cayetano a la de Ntra. Sra. de Belén. El paso protagonista es la Entrada de Jesús en Jesrusalén.
 
En la noche de Martes Santo, sale la procesión de Penitencia, a las 22.30 horas desde la parroquia de Ntra. Sra. de Belén hasta la plaza Constitución. El paso de esta jornada es el Stmo Cristo de Difuntos y Ánimas.
 
El Miércoles Santo, se concentran los pasos en el templo de Ntra. Sra. de Belén a partir de las 19 horas y después sale la procesión de la Pasión de Cristo, a las 22.15 horas desde Ntra. Sra. De Belén hasta la plaza Constitución. Los pasos son: La Convocatoria; La Samaritana; El Lavatorio; Santa Cena; Oración en el Huerto; El Prendimiento; La Negación de San Pedro; San Pedro Arrepentido; La Flagelación; Ecce Homo; Jesús Rescatado; Ntro. Padre Jesús Nazareno; Stmo. Cristo de la Caída; Santa Mujer Verónica; San Juan; Virgen de los Dolores.
 
Ál término de esta procesión, se inicia la del Traslado, desde la plaza Constitución hasta la plaza Maciá Abela. Los pasos protagonistas son: Stmo. Cristo de la Vitoria con María Magdalena; Tres Marías y San Juan.
 
El Jueves Santo comienza el Vía Crucis a las 21 horas desde la ermita La Purísima hasta el paseo Calvario. El día lo protagoniza son el Santísimo Cristo del Perdón y la Buena Muerte.
 
El Viernes Santo comienza la Subida al Calvario a las 6 horas. Desde la plaza Constitución hasta el paseo Calvario. En este tramo participan La Convocatoria; La Samaritana; El Lavatorio; Santa Cena; Oración en el Huerto; El Prendimiento; La Negación de San Pedro; San Pedro Arrepentido; La Flagelación; Ecce Homo; Jesús Rescatado; Cristo de la Caída; Ntro. Padre Jesús Nazareno. También desde la plaza Constitución a La Morquera salen Santa Mujer Verónica, San Juan, Virgen de los Dolores. En la Morquera tiene lugar el Abrazo.
 
A partir de las 11 horas comienza la Bajada del Calvario desde el paseo Calvario a la plaza Constitución donde todos los pasos hacen la bajada.
 
La procesión de la Muerte de Cristo comienza a las 20.30 horas desde la plaza Maciá Abela hasta la plaza Constitución. Participan los pasos Stmo. Cristo de la Victoria con María Magdalena; Las Tres Marías y San Juan; Stmo. Cristo del Descendimiento; Ntra. Sra. De la Piedad; Traslado al Santo Sepulcro; Stmo. Cristo Yacente; San Juan de la Tercera palabra en la Cruz; Regina Martyrum.
El Sábado Santo es el turno de la procesión del Santo Entierro de Cristo. Sale a las 20.30 horas desde la plaza Maciá Abela hasta la plaza Constitución. Los pasos participantes son La Convocatoria; Stmo. Cristo del Perdón y la Buena Muerte; Virgen de las Angustias; Santo Sepulcro; San Juan; Virgen de la Soledad.
 
El Domingo Santo, es el turno de la procesión del Encuentro. Comienza al término de la misa, aproximadamente a las 11.30 horas. Su recorrido sale desde la parroquia Ntra. Sra. De Belén hasta la plaza Constitución. Los pasos protagonistas son San Juan de la Palma y Regina Pacis.
 

Cultura museística dentro y fuera de las paredes

En Crevillent puede encontrar multitud de museos además de espacios donde puede disfrutar de exposiciones temporales.
 
En el Museo de la Semana Santa se exponen los pasos procesionales de la Semana Mayor crevillentina. La peculiaridad de este museo es que la distribución de los grupos escultóricos en las cuatro plantas que posee junto a los espacios abiertos y abalconados, ofrece al visitante la posibilidad de contemplar varias obras desde diferentes perspectivas. Cabe destacar que casi la totalidad de estas imágenes son obras de prestigiosos artistas de la Comunidad Valenciana entre los que destacan: Antonio Riudavets, Mariano Benlliure, Carmelo Vicent o García Talens.

El Museo Mariano Benlliure está dedicado a la obra del famoso escultor valenciano. La relación entre Benlliure y Crevillent data de la última época del artista en la que se dedicó a reponer imágenes y grupos procesionales desaparecidos durante la Guerra Civil. El lugar cuenta con un total de 332 obras, de las cuales 220 son bocetos y modelos, y las 112 restantes obras acabadas en la materia definitiva.
 

El Museo Arqueológico de Crevillent permite rastrear la evolución de las culturas desde el Paleolítico Superior, hace unos 30000 años, hasta el Islam.Está en la casa museo del Parc Nou. En esta ubicación de estilo casticista, construida en 1927, se encuentra la Pinacoteca Municipal, el despacho y laboratorio del doctor Mas Magro, médico crevillentino propuesto para el Premio Nobel de Medicina. Otros museos de Crevillent que merece la pena visitar son el Julio Quesada, el Museo de la Festa y una multitud más de espacios urbanos.
 
La ermita de la Purísima es otra referencia. Se le atribuye ser uno de los templos más antiguos de la población. En su interior alberga una interesante talla de la titular, que puede ser atribuida al pintor murciano Francisco Salzillo.
 
Ya fuera de los edificios, uno de los encantos de la localidad es perderse en los barrios más antiguos de la población. Un posible itinerario es recorrer el núcleo más antiguo partiendo de la Plaza del Doctor Mas Candela para adentrarse en la calle San Francisco que desemboca en la laza de la Iglesia Vieja, en la que se conserva la torre campanario de la antigua iglesia del siglo XVII.
 

Los hornos como escaparates de la tradición

Hay olores que recuerdan a infancia y que transportan a momentos de tradición. El aroma a dulces, pan y a cocas variadas es uno de esos impulsos que llaman, inevitablemente al apetito y a querer adentrarse en el origen de lo que fabrica esos bienes gastronómicos, los hornos. Crevillent puede presumir de ellos, pues ya sean comerciales o particulares, las cocinas del municipio elaboran recetas, muchas veces secretas, que tientan a todo aquel que pasa cerca de la ventana indicada. En Crevillent siempre ha habido tradición y venta de productos de panadería, bollería, confitería, pastelería y repostería. Estos hornos, además, han jugado un importante papel en la economía del municipio. Los productos elaborados a base de harina constituyen una parte muy importante de la dieta de los crevillentinos por sus propiedades nutritivas. Gracias a la calidad y elaboración artesanal. Muchos de los establecimientos de la localidad que elaboran toñas, pasteles, «congrets», coquitas, rollitos, o pan congregan a filas de personas que esperan sus productos, no solo llegados de Crevillent, sino de las localidades cercanas. Muchos de ellos son especialistas en algún producto muy concreto, y esto los hacen muestra de la excelencia que cada cocinero pone a cada obra de arte basada en harina. 
 
Tipo de cocas:
 
Coca de boquerón: Se elabora con dos capas de masa de 250 gramos, 400 gramos de boquerones fritos y cebolla sofrita.
 
Coca de longaniza: Se realiza con un capa de masa de 600 gramos y longaniza roja horneadas.
 
Coca de verdura: Se elabora con un capa de masa de 600 gramos y tomate, berenjena, pimiento y cebolla troceados y horneados.
 
Coca de atún y huevo: Se cocina con dos capas de masa de 250 gramos, huevos cocidos, tomate frito, y atún en aceite de oliva o natural.
 
Coquitas de aceite: Las coquitas saladas son excelentes para picar entre horas. Se elaboran todos lo días en los hornos de la localidad y son las favoritas de los niños.
 
 

Crevillent trabaja por labrarse un nuevo perfil industrial

El municipio de Crevillent se encuentra actualmente en un momento clave, que puede ser determinante en el futuro desarrollo de sus condiciones sociales y económicas. El plan estratégico industrial se ha elaborado con el objetivo de servir de hoja de ruta para un viaje industrial que permita reorientar progresivamente su modelo de crecimiento hacia una mejora social, económica, medioambiental y sostenible.
 
La superficie calificada de industrial en el área es de más de cuatro millones de metros cuadrados. Las actuaciones propuestas se agrupan en cuatro ejes de desarrollo. El primero es la capacitación y el empleo como respuesta a la alta cifra de paro registrada en el municipio , que va en paralelo al declive industrial. En segundo lugar, quieren revitalizar los sectores industriales actuales, para evitar la pérdida de los elementos que ya identifican culturalmente a Crevillent, como es el sector de la alfombra, pero también aquellas actividades que, como el calzado, están haciéndose un hueco en los últimos años.
 
El tercer eje agrupa a todas las iniciativas para impulsar nuevos sectores industriales, como son las tecnologías de la información y la comunicación, los servicios terciarios avanzados, el sector agro-alimentario y la logística.
 
Por último, el eje de gestión e infraestructuras, contempla actuaciones para la creación de una figura que centralice las responsabilidades y la comunicación desde el Ayuntamiento frente al sector industrial.
 
Además, aportan que, tras haber estudiado varias experiencias en diferentes ciudades, se ha detectado que los casos de éxito se han producido en aquellos lugares donde los emprendedores se situaban en el núcleo urbano del municipio, cerca de organismos oficiales, pero también próximos a zonas de ocio y esparcimiento.
Con estas propuestas, el plan estratégico quiere que el Ayuntamiento aumente el rendimiento de su gestión municipal estableciendo nuevos modelos de negocio más integradores y acordes con los movimientos más vanguardistas, tal y como, según los expertos, ocurre en municipios cercanos y que dejan en clara desventaja a Crevillent frente a sus competidores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine