22 de marzo de 2017
22.03.2017

Optimización y reutilización de aguas residuales, la premisa de Aguas de Alicante

El 70% de las zonas verdes de Alicante son regadas con aguas regeneradas y los espacios naturales se han triplicado, siendo 10 m2 por habitante

22.03.2017 | 04:15
Orla de vegetación acuática en el estanque del parque La Marjal.

Este año, el lema del Día Mundial del Agua marcado por la ONU es «Aguas residuales», un concepto que busca hacer más eficiente el uso del agua una vez utilizada. 
 
Una vez que el agua llega a todos los hogares, comercios, industrias y edificios públicos de la ciudad y es utilizada por los usuarios, Aguas de Alicante da una segunda oportunidad a las aguas residuales depurándolas para que puedan ser reutilizadas o devueltas al medio, completando de nuevo, el ciclo natural del agua.
 
Así, por ejemplo, desde el año 2002, el uso de agua regenerada ha permitido multiplicar por tres las zonas verdes en la ciudad de Alicante. Además, la compañía cuenta con grandes proyectos para contribuir, en los próximos años, al crecimiento de los pulmones verdes de la ciudad. En su apuesta por la sostenibilidad, Aguas de Alicante ha marcado tres líneas estratégicas para este año en desarrollo sostenible: inversión responsable en infraestructuras, contribución al verde urbano con el uso de agua regenerada y compromiso social.
 
Inversión en infraestructuras
Aguas de Alicante tiene previsto llevar a cabo en el año 2017 obras relacionadas con el ciclo integral del agua por valor de 8,4 millones de euros que comprenden, en mayor medida, actuaciones de renovación y mejora de las infraestructuras hidráulicas existentes.
 
Asimismo está previsto reforzar las redes de agua regenerada de los barrancos de Orgegia y Juncaret, lo que permitirá aumentar los caudales de agua regenerada hacia la zona de la playa de San Juan de Alicante y el casco urbano de la ciudad. Esta actuación atenderá las demandas de agua regenerada para el riego de zonas verdes públicas y el uso de particulares.
 
Dentro de las obras de saneamiento, destacan además las actuaciones del colector principal para evacuación de aguas residuales en partidas rurales del municipio, como en el tramo de las ramblas del Rambuchar y del Pepior.
 
Contribución al verde urbano 
El 70% de las zonas verdes del municipio son regadas con agua regenerada. En este sentido, es importante resaltar que el empleo de agua regenerada ha permitido triplicar en los últimos años la superficie dedicada a parques y áreas medioambientales en la ciudad de Alicante. En 2002 se puso en marcha el Plan Director de Reutilización con un presupuesto de 8,7 millones de euros. Esto ha supuesto que de los 3,5 metros cuadrados de zonas verdes por habitante que había en 2002, se haya pasado actualmente a los 10 metros cuadrados, valor recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).
 
La contribución al verde urbano con el uso de agua regenerada, mejora el entorno de nuestra ciudad y por tanto, fomenta el desarrollo del turismo alicantino, así como el bienestar y la calidad de vida de las personas.
 
Además, a través de la reutilización, se consigue minimizar la captación de agua potable, con el consiguiente ahorro económico, energético y ambiental. Así, el agua potabilizada se puede reservar para usos que requieran una mayor calidad, principalmente vinculados al consumo humano. Y, por otro lado, el agua regenerada se puede emplear para usos diferentes a los relacionados con el agua de boca, como el riego, la limpieza urbana, usos industriales y ambientales.
 
Durante 2016 se reutilizaron 500.000 metros cúbicos más que el año anterior en las dos depuradoras con la que cuenta la ciudad de Alicante, Monte Orgegia y Rincón de León


 
En concreto, para el uso urbano de agua regenerada, en 2016, se destinó más de un hectómetro cúbico, el equivalente a 400 piscinas olímpicas. Para su distribución, se disponen de 43 km de redes específicas para este tipo de consumo.
 
Destaca entre las infraestructuras que promueven el uso de agua regenerada, el Parque Urbano Inundable La Marjal, que además de solucionar un problema de inundaciones en la zona de la playa de San Juan, recrea un espacio natural húmedo, una marjal, y que tanto el agua de riego como la de los estanques es agua regenerada. Estos estanques sirven de hábitat para numerosas especies animales, siendo, además de una zona que promueve la biodiversidad, un espacio que permite el disfrute de toda la ciudadanía.
 
Compromiso social
La última de las líneas para el desarrollo sostenible marcada por Aguas de Alicante es el compromiso social, que se pone de manifiesto a través de numerosas iniciativas. Destaca entre ellas, el fondo social, dotado con 510.000 euros para el año 2017 y cuyo fin es atender a las familias más desfavorecidas en el pago del recibo del agua. En 2016 se beneficiaron más de 1.350 familias del fondo social. Ademas, también existen las tarifas sociales para familias numerosas, que en 2016 se aplicaron en los recibos de 1.262 familias. 
 
En relación con la promoción de actividades culturales y educativas en el municipio, el Museo de Aguas de Alicante, es un espacio gratuito y abierto a la ciudadanía, con agenda cultural el primer domingo de cada mes. Desde su apertura, se han recibido a más de 100.000 visitantes. Aguas de Alicante también participa en los centros escolares con el programa educativo Aqualogia, que han disfrutado más de 35.000 niños y niñas de educación primaria.
 
Por último, el diálogo con los grupos de relación es una de las apuestas en continuo para la mejora del servicio y la contribución al desarrollo sostenible en los municipios en los que Aguas de Alicante está presente.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine