¿Cómo evitar la pérdida de dientes?

La enfermedad periodontal no provoca dolor pero debes prestar atención a ciertos síntomas que indicarán un posible padecimiento de la enfermedad

22.03.2017 | 09:41
Dr. Claudio Gioia en un gabinete de Clínica Gioia con una paciente

La enfermedad periodontal es la principal causa de pérdida de dientes en la población española, donde más del 85% de la población padece alguna afección periodontal. El 20 de marzo se celebra el Día Mundial de la Salud Bucodental y con motivo de ello, la Clínica Gioia presta suma importancia a los factores de alerta a los que debemos prestar atención para evitar una posible pérdida de dientes. El doctor Claudio Gioia, Doctor en Odontología por la Universidad de Murcia, nos explica brevemente en qué consiste la enfermedad periodontal y cuáles son sus síntomas y signos.
 

La periodoncia es la especialidad de la odontología que estudia la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y el mantenimiento de las afecciones de los tejidos que soportan (como la encía y el hueso) el diente o el implante. La periodoncia constituye la base de cualquier tratamiento odontológico, ya que no existe un tratamiento exitoso sin una encía sana. Para ello, es importante que contrastemos y tengamos conocimiento de diferentes casos clínicos y comprobar el éxito de estos tratamientos.
 

¿Qué es la enfermedad periodontal?
La enfermedad periodontal es la afectación de los tejidos de soporte del diente (encía, hueso, cemento y ligamento periodontal).
 

Inicialmente, surge como una gingivitis, caracterizada por la inflamación de la encía y una mayor tendencia al sangrado. Sin embargo, no todas las gingivitis sangran, ya que en pacientes fumadores, por ejemplo, el tabaco disminuye la capacidad de sangrado, lo que enmascara el problema.
 

La gingivitis es una enfermedad reversible si se trata adecuadamente. No obstante, en caso contrario puede derivar en periodontitis. Ésta se caracteriza por la destrucción de los tejidos de inserción del diente (se produce la pérdida progresiva del hueso que rodea al diente y, por tanto, de su soporte). Se trata de un proceso irreversible, que, sin tratamiento, va evolucionando hasta ocasionar la movilidad dental e, incluso, la pérdida del diente. Es una enfermedad crónica que, con el tratamiento adecuado, se puede frenar y recuperar la salud de las encías.
 

A diferencia de otras enfermedades, en la mayoría de las ocasiones, la enfermedad periodontal no provoca dolor y sólo se puede detectar y diagnosticar por un profesional. Por ello debemos prestar atención a los siguientes signos y síntomas que nos ayudarán a detectarlo:

- Mal aliento de forma continuada, incluso tras el cepillado.
- Encías inflamadas o hinchadas y de color rojizo.
- Sangrado de encías durante el cepillado o de manera espontánea. Una encía sana no sangra.
- Movilidad dental debido a la pérdida del soporte óseo del diente. En casos muy avanzados, puede conllevar la pérdida del diente.
- Hipersensibilidad dental: sensibilidad al frío o calor.
- Encías retraídas/recesiones gingivales: debido a la pérdida de hueso, la encía se retrae y las raíces quedan expuestas, dejando huecos o espacios entre los dientes. Esto puede afectar a la estética dental y envejecer la sonrisa.
- Dolor al masticar o espontáneo.
- Flemones o abscesos: pus entre la encía y el diente.
- Desajustes de puentes, coronas o prótesis removibles.


La enfermedad periodontal tiene un origen bacteriano y multifactorial. Existe una serie de factores de riesgo relacionados con la posibilidad de padecer enfermedad periodontal, como es el tabaco, la predisposición genética, la diabetes no controlada, la acumulación de placa bacteriana, el estrés, dientes mal posicionados o apiñados, dientes en trauma oclusal o sequedad bucal. Además, los puentes, coronas o restauraciones dentales mal adaptadas, así como una técnica de cepillado inadecuada provoca el acúmulo de placa bacteriana, incluso fuerza excesiva de cepillado que traumatiza la encía. También otros factores de riesgo puede ser la ingesta de ciertos medicamentos, cambios hormonales (durante el embarazo o por el uso de anticonceptivos orales), estado general de salud o estados de inmunodepresión y el Bruxismo o apretamiento, lo que puede agravar la enfermedad periodontal. Cabe destacar que la enfermedad periodontal puede ocurrir a cualquier edad.
 

La estética rosa de la sonrisa
La periodoncia se encarga, además, del tratamiento o la mejoría de las afecciones estéticas de la encía, como el recubrimiento de recesiones gingivales, el embellecimiento de la sonrisa con sobrecrecimientos, la sonrisa gingival, las asimetrías de la encía o las pigmentaciones melánicas (encías de color oscuro).

Recuerda, una sonrisa bonita requiere de una encía sana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine