22 de junio de 2016
22.06.2016

Entre el voto útil y el voto del miedo

Los partidos afrontan los tres últimos días de campaña con sus estrategias bien definidas

22.06.2016 | 02:06
Entre el voto útil y el voto del miedo

El PP se postula como la «única fuerza seria», A la Valenciana garantiza «el cambio y un giro social», el PSOE se sitúa «lejos de los extremismos» y C's ensalza su «capacidad de diálogo».

Empieza la cuenta atrás. Los partidos políticos afrontan desde hoy los tres últimos días de la campaña electoral con objetivos bien diversos, aunque con un fin común: dejar cortos los vaticinios de las encuestas. Los sondeos auguran un notable ascenso de Unidos Podemos tras la integración de IU; sitúan todavía al PP como primera fuerza a nivel nacional –otro cantar es en la Comunidad Valenciana-; corroboran el pinchazo del PSOE, que pasaría a ser el tercer partido en apoyos y escaños; y lastran a Ciudadanos (C's). Ahora bien, ¿qué estrategia van a seguir en la provincia las cuatro principales fuerzas políticas? ¿Qué mensaje quieren trasladar a la ciudadanía para convencer al 30% de indecisos y superar así los vaticinios demoscópicos? Todos lo tienen muy claro. Y así lo están evidenciando en los actos a pie de calle que celebran de norte a sur de Alicante.

Fuerza hegemónica en tierras valencianas desde 1993, los populares afrontan la cita con las urnas del domingo con la imperiosa necesidad de consolidar su primer puesto a nivel nacional. Todo lo que no sea eso supondría un duro varapalo para la formación que lidera Mariano Rajoy. Consciente de que muchos de sus votantes huyeron despavoridos el 20D a brazos de Ciudadanos (C's) tras cuatro años de recortes, pérdida de derechos y corrupción, el PP apelará ahora al voto útil para recuperar parte de esos apoyos. Ese será el primer gran mensaje que trasladarán, tal y como admiten desde la dirección provincial del partido en Alicante. «Somos el único partido que representa la moderación y la seriedad, frente al extremismo de Podemos», recalcan. Resumen: apela al voto útil y también al del miedo.

La segunda idea que trasladarán estos días los candidatos populares será la de la recuperación económica. Tras años y años con todos los indicadores en rojo, la crisis económica encara ya su recta final. Por lo menos, eso proclaman los populares.

Por último, el PP tenderá la mano al PSOE y avisará del «peligro» de Podemos. Insistirá en una gran coalición tras el 26J dado que las mayorías absolutas pasaron ya a la historia. «Queremos un gran pacto con el PSOE, y con C's si se suma», añaden desde el entorno de José Císcar. Toda una declaración de intenciones.

Son los que llegan a los comicios con la moral más alta. Ya no sólo por los magníficos resultados que le auguran las encuestas en la Comunidad Valenciana, con la posibilidad clara de rebasar al PP y convertirse en primera fuerza, sino por su ascenso a nivel nacional. Por eso, su estrategia en estos tres últimos días de campaña pasará por postularse como alternativa de cambio frente a las políticas de austeridad y tijeretazos de Mariano Rajoy. Los aspirantes de «A la Valenciana» –Compromís, Podemos y EU–trasladarán un mensaje nítido a la ciudadanía en actos de calle: «frente al Gobierno inmovilista y corrupto del PP, nosotros representamos el cambio que priorizará a las personas», admiten desde la coalición.

Pese a su ascenso demoscópico, la formación que encabeza Pablo Iglesias a nivel nacional necesitará sí o sí al PSOE para poder formar un hipotético Gobierno en Madrid. De ahí que otro de los mensajes que se podrá escuchar en boca de sus candidatos es que tienen «la mano tendida» a los socialistas. Pedro Sánchez, sin embargo, ya ha anunciado que no avalará un Ejecutivo con Iglesias al frente. Problema a la vista para la izquierda.

Con todo, A la Valenciana también cargará contra los socialistas. Lo hará postulándose como única alternativa de la izquierda y apelando, al igual que el PP, al voto útil. Pero en su caso, para intentar ganar apoyos socialistas.

Junto a C's, los socialistas son los más castigados por las encuestas. Los sondeos les sitúan como tercera fuerza tras el auge de Unidos Podemos y la consolidación del PP. Sabedores del buen momento de la coalición electoral capitaneada por Podemos, su estrategia está clara: convencer a los indecisos. No les queda otra. Alrededor del 30% de los electores no tiene decidido todavía en quien confiar el 26J y, lo más importante para los socialistas, la gran mayoría de ellos dudan entre el PSOE y otro partido, según destacan desde la candidatura del puño y la rosa.

La formación capitaneada por Pedro Sánchez intentará conseguirlo situándose en el centro del espectro político. «Nos postulamos entre la falsa moderación del PP y el extremismo que representa Podemos», deslizan desde la lista, a la vez que ponen en valor su experiencia en la administración.

Y luego está Ciudadanos. El partido de Albert Rivera rema contra corriente ante el 26J y los sondeos le vaticinan un retroceso respecto al 20D. Y en Alicante, para colmo, les acaba de estallar el escándalo de Fernando Sepulcre, ya edil y diputado provincial no adscrito. Pero C's aún confía en la remontada. ¿Y cómo lograrla? Por una parte, desmontando «la falacia» del voto útil que propugna el PP. La formación naranja confía en pescar en todos los caladeros de votos gracias a una propuesta de cambio «realista, sensata y de diálogo», según recalcan. C's también tenderá la mano al PSOE. Pero no al de Ximo Puig, aliado de Podemos en la Comunidad, sino al de la dirección federal. «Si los socialistas se postulan como una alternativa socialdemócrata razonable, claro que negociaremos», apostillan desde C's.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine