Una mascletà con galones

La presencia de Julio Rodríguez, exjefe del Estado Mayor de la Defensa y candidato de Podemos, marca el segundo disparo pirotécnico oficial de Hogueras

20.06.2016 | 04:29
Rita Bosaho, Antonio Estañ y Julio Rodríguez, instantes antes de la mascletà en Luceros.

Las Hogueras de Alicante vivieron ayer su mascletà más política. Al menos por ahora. Todos los partidos estuvieron ampliamente representados en Luceros, aunque todos los focos los copó Julio Rodríguez. Así, de primeras, a poca gente le sonará el nombre. Pero cuando los alicantinos le vieron, sí le reconocieron. Aunque, eso sí, solo algunos. «A ese hombre lo he visto en la tele», le comentó una mujer a su acompañante. No se equivocaba. Rodríguez copó páginas de periódico y minutos de radio y televisión después de que Pablo Iglesias le fichara para encabezar la lista al Congreso por Almería. ¿La novedad? Que fue jefe del Estado Mayor de la Defensa. Es decir, un militar de alto rango y con galones. Con muchos galones.

Junto a él estuvo en todo momento la cabeza de cartel de «A la Valenciana» por Alicante, Rita Bosaho. Fue su estreno fogueril. A la que no se vio fue a Llum Quiñonero. Ni vestida de zaragüell, ni con traje oficial de mujer. Tras la polvareda que levantó el sábado por su indumentaria, ayer causó baja.

Hubo muchos más estrenos. Entre ellos, el de la nueva lideresa del Bloc, la formación mayoritaria de la coalición Compromís. Sonriendo en todo momento y con Natxo Bellido como perfecto anfitrión, Àgueda Micó disfrutó del disparo pirotécnico desde la barrera.

Y luego estuvieron los clásicos. Esos que no se pierden una mascletà ni por asomo: la candidata del PP al Senado Asunción Sánchez Zaplana (PP); el portavoz popular en el Ayuntamiento de Alicante Luis Barcala; el edil socialista Carlos Giménez (PSOE); el concejal de C's Juan Francisco Escudero y otros tantos que no han fallado ni un día.

Para sorpresa de muchos de los allí presentes, también se dejó ver por Luceros el diputado provincial de Ciudadanos, Fernando Sepulcre. En el ojo del huracán en los últimos días por los gastos que intentó pasar a las arcas de la Diputación, a Sepulcre no se le vio especialmente tenso. Es más, incluso charló amigablemente, como si no hubiese ocurrido nada, con el «jefe» del partido en la Comunidad Valenciana y la Región de Murcia, Emilio Argüeso. Paradojas de la vida.

El que no pudo estar ayer en la zona acotada fue el alcalde, Gabriel Echávarri. A la vez que la pirotecnia Turís hacía vibrar Luceros, él estaba de camino al Carranza. Todo sea por el Hércules.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine