Reacciones
A pie de calle

Desconcierto, temor y cabreo

El resultado de las elecciones deja un escenario tan abierto como variadas son las opiniones en la calle

22.12.2015 | 03:46

A pie de calle. El miedo a la inestabilidad se mezclaba ayer en la calle con la alegría de quienes proclamaban el fin del bipartidismo. En las principales localidades de la provincia era tan difícil encontrar ayer dos opiniones iguales como alguien que en su cabeza tuviera claro la hoja de ruta que seguirán ahora los grandes partidos. Sólo pocas cosas claras, el rechazo a una segunda vuelta o a que entren en el gobierno los nacionalistas.

Del mismo modo que de las elecciones del domingo ha salido un Congreso fragmentado, en la calle impera la diversidad de opiniones a la hora de interpretar los resultados de los comicios: desde el desconocimiento total de lo que ocurrirá a partir de este momento, y poco acostumbrados a que haya más de dos fuerzas políticas determinantes en escena, a quienes celebran el fin del bipartidismo. Ayer, en la calle era imposible encontrar dos opiniones iguales, dos ciudadanos que coincidan en determinar qué va a pasar a partir de este momento.

Muchos no ocultaban su decepción porque de entrada no pueda gobernar el PP. «No es justo que hayan tenido más votos y al final tal vez gobierne la unión de más de dos partidos de izquierda», cree Abraham Bay, pescadero en el Mercado Central de Alicante. Enrique Serra, funcionario alcoyano, también cree que debería gobernar «quien más votos tenga» y respecto a un pacto de los partidos de izquierda, «sería muy complicado».

Pero en la calle también ayer era palpable la decepción porque las elecciones no hayan servido para dar un giro radical al panorama político español. Desempleadas como Consuelo para quien todo se resume «en que han ganado los mismos de siempre. No me parece justo ni correcto, habiendo tanta gente en paro y desahuciada». Esta vecina de Alicante, que también ha perdido su vivienda, tenía la esperanza de que ganara el PSOE o Podemos. «Al final, seguirán llenándose los bolsillos los mismos chorizos de siempre». María Galiana, un ama de casa alcoyana, por su parte, esperaba que de las urnas hubiera salido un gobierno encabezado por Ciudadanos, por lo que ayer se sentía «decepcionada».

Del descontento porque no ha habido un gran cambio, al temor ante la inestabilidad. Es el caso de Marco Antonio Gómez, comerciante de Alicante. Aunque no se considera conservador, cree que «Rajoy a nivel macroeconómico no ha hecho las cosas mal, por lo que habría que haberle dado un voto de confianza para que continuara unos años más». Rosa, de Benidorm, también sostiene que con este panorama político «se van a retrotraer las inversiones», por lo que a su juicio Mariano Rajoy debería haber gobernado un par de años más, para luego apostar por un cambio radical. Precisamente un pacto PP-Ciudadanos hubiera sido, a juicio de muchos vecinos de Benidorm consultados ayer, la fórmula perfecta para dar estabilidad a la economía. Aunque en la capital de la Costa Blanca también se oían voces pidiendo un gran pacto de izquierdas que dé un giro al panorama. En esta misma línea, Cari Abad, auxiliar de clínica alcoyana, sostiene que de alcanzarse un pacto de izquierdas, «tendría que gobernar el PSOE como partido más votado, aunque tampoco es la formación que más me agrada».

Y en medio de todo este debate político, hay a quien no le asusta un Congreso multicolor. Es el caso de Paul, quien regenta un pub inglés y sostiene que en su país «los partidos estén llegando continuamente a pactos para gobernar».

Ya sea de izquierdas o de derechas, para muchos ciudadanos el camino hacia la formación del nuevo gobierno es largo y tortuoso. En corrillos como los formados ayer en Elche para analizar el resultado de las elecciones, la gente comparaba la situación con lo vivido meses atrás en Andalucía, donde fueron necesarias varias sesiones de investidura y semanas de gobierno provisional hasta que Susana Díaz fue proclamada presidenta de la Junta. Eso sí, a pocos les apetece volver a pasar por las urnas en pocas semanas porque no se llegue a acuerdos. Así lo cree Vicente Meseguer, un joven alicantino para quien una segunda vuelta de las elecciones «demostraría que somos muy inmaduros democrática e institucionalmente». La opción, a su juicio, «pasa por pactos a tres, con dos partidos como Ciudadanos y Podemos que acercarán al centro». Respecto a una posible entrada de partidos nacionalistas, «no quiero ni oír hablar de esta opción».

Algo que muy pocos contemplan también es un pacto entre PP y PSOE o una abstención de Pedro Sánchez para que Rajoy salga investido presidente. «Los votantes del PSOE no se lo perdonarían», cree Abraham Bay. Para Vicente Meseguer esta opción «acabaría desembocando en políticas que sólo benefician a los dos grandes».

Tanta incertidumbre ha provocado que en localidades como Elda la gente ayer hablara más de la goleada al Madrid del fin de semana que de los resultados de las urnas. Aunque en la ciudad zapatera si algo tienen claro es que no desean volver a pasar pronto por las urnas porque supone mucho gasto, como coincidían en señalar ayer algunos vecinos. Tampoco aquí querían oír hablar de que partidos «rupturistas y extremistas entren en el Gobierno» y se decantan «por un bipartidismo moderado». Y también hay quien pese al gran abanico de partidos políticos que han dejado estas elecciones, se muestra desencantado con la política en general. «Voto porque creo que la democracia es la mejor opción, pero no porque crea que en España funciona bien», afirma Miguel Conejero. Para este empresario alicantino, mientras la clase política «no se sacrifique, los ciudadanos no se beneficiarán de sus medidas». En localidades como Torrevieja también era palpable este malestar, con numerosos vecinos que aseguraban sentirse cabreados y engañados y señalaban que no habían acudido a las urnas.

Han colaborado en la elaboración de este reportaje: S. Illescas, Pérez Gil, D. Pamies, M. Vilaplana, J. A. Mas e I. Iniesta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine