El PP confía en aprovechar su resultado de las generales para empezar a remontar

Los populares inciden en su primera posición y en la ventaja respecto a otros partidos

21.12.2015 | 11:56
El PP confía en aprovechar su resultado de las generales para empezar a remontar
Play
El PP confía en aprovechar su resultado de las generales para empezar a remontar
El PP confía en aprovechar su resultado de las generales para empezar a remontar

García-Margallo recalca que este apoyo es el comienzo de una recuperación «que no tendrá fin» tras la pérdida de poder en las autonómicas y municipales de mayo.

El PP fue con diferencia el partido más votado en la provincia en las elecciones generales, pero con un retroceso de casi 200.000 apoyos en relación a los comicios de 2011 y la pérdida de la mitad de los diputados logrados entonces. Los populares obtuvieron 296.709 votos en el conjunto de la circunscripción, frente a los 489.946 logrados hace cuatro años. Los ocho parlamentarios de entonces se reducen ahora a cuatro. Eso sí, la formación mantiene casi diez puntos de ventaja en relación a la segunda fuerza en la demarcación alicantina, Compromís-Podemos, con prácticamente un tercio del total del voto válido.

Los populares obviaron la pérdida de confianza sufrida en relación a las elecciones de hace cuatro años y destacaron el hecho de ser con diferencia la fuerza más votada, tanto en el conjunto de España como en la Comunidad Valenciana y en la provincia y la ciudad de Alicante. Además, hicieron hincapié en el hecho de haber obtenido un resultado más favorable que en los comicios municipales y autonómicos del pasado mes de mayo. Ése fue el aspecto en el que incidieron tanto el cabeza de lista del PP al Congreso por la circunscripción alicantina y ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, como la candidata al Senado, Asunción Sánchez Zaplana, y el presidente de los populares en la provincia, José Císcar.

Los tres acudieron ya justo a la medianoche, una vez estaba ya completo el escrutinio para el Congreso y muy avanzado en el caso del Senado, al restaurante donde el PP celebraba la velada electoral. El número de militantes y simpatizantes desplazados al lugar no fue muy elevado, aunque cabe decir que reinaba un aire de optimismo contenido, con una cierta satisfacción por mantenerse como principal partido en todos los ámbitos, así como por la distancia respecto al PSOE y el resultado de Ciudadanos, algo lejano de los datos que manejaban la mayoría de los sondeos para esta formación. Ese moderado contento se hizo más notable cuando, justo mientras los asistentes seguían la comparecencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el balcón de la sede nacional del PP en Madrid, se logró el diputado número 123 en detrimento del PSOE. Eso sí, antes de la llegada de García-Margallo, Sánchez Zaplana y Císcar, y a lo largo de casi tres horas, la sala había estado prácticamente vacía.

José Manuel García-Margallo, Loreto Cascales, Joaquín Albadalejo y Gerardo Camps son los diputados electos del PP por la provincia para la próxima legislatura. El cabeza de lista popular inició su comparecencia ante la militancia y los medios de comunicación apelando a su condición de democristiano y haciendo un ejercicio de modestia, manifestando que sentía «enormemente» no haber conseguido cinco diputados por la provincia, «que era mi propósito». No obstante, a continuación añadió su «propósito de enmienda» de trabajar por la demarcación como militante de base en Xàbia, municipio con el que tiene vínculos personales. García-Margallo también se refirió a los resultados en esta localidad, donde el PP sólo logró dos concejales en mayo y ahora ha sido también el partido más votado.

El ministro de Asuntos Exteriores agradeció las «muestras de afecto y cariño» recibidas en toda la provincia durante la campaña, así como el «sacrificio» desempeñado por la militancia en estas semanas. También aseveró, a la vista de la mejora de los resultados en relación a las municipales y autonómicas de mayo, que éste es para el PP el inicio de «una remontada que no tendrá fin». García-Margallo mostró su compromiso de que «no permitiré que no haya ningún alicantino que se dirija a sus diputados y senadores y que no sea escuchado». También recalcó el «interés de servir a los ciudadanos que nos han votado y a los que no lo han hecho».

El candidato mostró también su voluntad de defender los intereses de la provincia sobre el terreno, al bromear acerca de que «ya conozco a todos los pasajeros del AVE» y así seguirá siendo. También afirmó que «ha sido un honor formar parte del Gobierno», y que en todo momento ha actuado con «honradez y un único interés». Éste dijo, ha sido «el de España y los españoles, a quienes nos debemos y nos seguiremos debiendo».

Por «un Gobierno estable»
Preguntado por posibles pactos para la formación del Gobierno a la vista de los resultados de estas elecciones, García-Margallo aludió a las declaraciones que Mariano Rajoy había realizado minutos antes en Madrid acerca de su disposición a «formar un Gobierno estable». A su juicio, esto es necesario «mientras siga habiendo problemas por resolver», aludiendo al paro, las pensiones y la economía, entre otros aspectos. No obstante, si no se alcanzara un acuerdo y hubiera que repetir las elecciones, dijo, «nos volveremos a ver aquí en mayo, con una mayoría suficiente» para que el PP pueda gobernar en solitario.

Por su parte, José Císcar felicitó a García-Margallo por su «excepcional campaña en toda la provincia». El presidente de los populares alicantinos señaló que el candidato «ha transmitido los mensajes del PP como no lo ha hecho ningún otro». Destacó que el partido ha obtenido en la Comunidad 71.000 votos más que en las autonómicas de mayo, y que eso «nos permite decir que entonces tocamos suelo y ahora empezamos a remontar». En el caso de la ciudad de Alicante, añadió, «la remontada ha sido todavía superior», al obtener un 7,5% más de votos que en las municipales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine