Dos muertos en colegios electorales de Madrid y Girona

Un hombre de 92 años fallece de un infarto tras depositar el voto, y otro de 79 nada más entrar en el centro

27.06.2016 | 03:41

Dos hombres fallecidos, uno en Madrid nada más votar y otro en Girona que no llegó a depositar la papeleta en la urna fueron algunas de las incidencias más destacadas de la jornada electoral.

Un infarto tras depositar el voto fue la causa de la muerte de un hombre de 92 años. Ocurrió en el colegio electoral Ortega y Gasset del madrileño distrito de Tetuán y, pese a que el fallecido fue atendido por el Samur, no pudo ser reanimado.

No pudo ejercer su derecho democrático un vecino de la localidad gerundense de Santa Coloma de Farners, de 79 años, que falleció cuando entraba al colegio electoral a causa de un problema coronario. El hombre se mareó cuando se disponía a votar, y los servicios sanitarios tampoco pudieron hacer nada para salvar su vida.

Chacón y Garicano, vocales

Curioso fue también el hecho de que Carme Chacón, actual secretaria de Relaciones Internacionales del PSOE, se estrenará como miembro de una mesa electoral en los primeros comicios en los que no se presentó como candidata. La exministra, que había sido convocada como suplente en el colegio de Esplugues de Llobregat (Barcelona) donde vota habitualmente, se vio obligada a ser vocal al no presentarse el titular, el cofundador de Mango, Nahman Andic.

También otra persona del ámbito político, el economista de cabecera de Ciudadanos, Luis Garicano, ejerció de vocal en un colegio de Pozuelo de Alarcón (Madrid).

Un problema con la indumentaria obligó a un vocal de un colegio de Plasencia (Cáceres) a cambiarse de ropa. Había acudido al colegio vestido con una camiseta de la selección española de fútbol en versión republicana.

Saltándose la normativa, un colegio de la calle Ferraz de Madrid sacó las urnas a la calle hasta en tres ocasiones en una hora, para que pudieran votar personas mayores con problemas de movilidad, pese a que el acceso disponía de una rampa mecánica con silla, un hecho que fue denunciado por interventores del PSOE y Unidos Podemos.

Para eliminar barreras arquitectónicas, el ayuntamiento de Zaragoza se estrenó como colegio electoral en sustitución de tres centros escolares con limitaciones de accesibilidad.

Villaroya, el primero en cerrar

Como ya es habitual, uno de los primeros colegios en cerrar fue el del municipio riojano de Villaroya, dos minutos después de su apertura y de que los seis vecinos depositasen su voto. No obstante, un incidente con el teléfono fue el culpable de que la urna estuviera abierta un minuto más que en las pasadas elecciones.

En Zaragoza, la coalición PP-PAR denunció la existencia de carteles y pancartas contra las políticas educativas del gobierno de Mariano Rajoy en varios colegios electorales.

Cerraduras taponadas, miembros de mesas que acudieron sin el DNI o simplemente que no se presentaron fueron otras de las anécdotas del día que son habituales en todas las jornadas electorales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine