21 de diciembre de 2015
21.12.2015

El PP y el PSOE se desangran en las grandes provincias

La ley electoral permite a los dos grandes partidos salvar los muebles en las circunscripciones pequeñas

21.12.2015 | 02:26

La convulsión de las elecciones generales de ayer rompiendo el bipartidismo ha sido más palpable en las grandes provincias, donde el PP y el PSOE han tenido una verdadera sangría de escaños, mientras que han salvado los muebles en las circunscripciones más pequeñas. El PP ha ganado en 39 provincias, en tanto que el PSOE se ha alzado con el triunfo en seis hace cuatro años sólo ganó en Sevilla y Barcelona, Podemos arrasa en Álava y Guipúzcoa y su marca catalana, En Comú Podem, se hace con la victoria en Barcelona y Tarragona. Democràcia i Llibertat (las siglas en las que en esta ocasión se arropa CiU) es la vencedora en Girona y Lleida, y el PNV se mantiene como el más votado y con más escaños en Vizcaya.

El bipartidismo del PP y del PSOE pierde fuerza en las grandes provincias, en favor de Podemos y Ciudadanos. Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Alicante, Málaga y Murcia, que son sólo el 13 % de las circunscripciones, ponían en juego 126 diputados, y es en estas provincias precisamente donde el PP y el PSOE registran la mayor parte de sus pérdidas. El PP, en concreto, se deja 25 de los 63 escaños que pierde respecto a 2011, mientras que de los 20 diputados menos con los que contará el grupo socialista, once se han quedado en el camino de estas siete grandes circunscripciones.

Por el contrario, hay 28 provincias en las que, por población, se eligen cinco o menos diputados, y es en esas plazas donde el bipartidismo consigue mantenerse a flote, e incluso en algunas de ellas, como Segovia, Jaén, Cuenca o Ciudad Real sólo PP y PSOE obtienen representación. Son en realidad el 52 % de las circunscripciones, pero sólo escogen a un centenar de diputados. La ley D'Hondt por la que se rige el sistema electoral español beneficia a los grandes partidos en estas provincias, donde conseguir un escaño cuesta hasta casi un 20 % de los sufragios. Un sistema que en estas circunscripciones no ha beneficiado a los partidos emergentes, que, sin embargo, se han hecho un hueco en las provincias medianas y, en muchos casos, a costa del PP.

El PP gana en 39

Con todo, el PP se mantiene como primera fuerza política en 39 provincias: Albacete, Alicante, Almería, Asturias, Ávila, Baleares, Burgos, Cáceres, Cantabria, Castellón, Ceuta, Ciudad Real, A Coruña, Cuenca, Granada, Guadalajara, Huesca, León, Lugo, Madrid, Melilla, Murcia, Navarra, Ourense, Palencia, Las Palmas, Pontevedra, La Rioja, Salamanca, Santa Cruz de Tenerife, Segovia, Soria, Teruel, Toledo, Valencia, Valladolid, Zamora y Zaragoza. En algunos casos, como en Cáceres, el PP empata a diputados con el PSOE, pero obtiene más sufragios.

Los socialistas, por su parte, ganan en Badajoz, Cádiz, Córdoba, Huelva, Jaén y Sevilla, pero han perdido Barcelona, donde la lista de Carme Chacón no ha tenido la suerte de 2011. De hecho, en Barcelona es donde más escaños se dejan los socialistas, que pasan de 10 a 5 diputados por esa provincia, por delante de los cuatro que han perdido en Madrid (de diez a seis).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine