Tribuna

Siria: no podemos mirar hacia otro lado

17.03.2016 | 01:26
Siria: no podemos mirar hacia otro lado

Estos últimos días ocupa un lugar preferente en los medios de comunicación un hecho que ha sacudido nuestras conciencias con mucha fuerza, que ha apelado directamente a nuestras emociones y a nuestros principios: la imagen de muchísimos refugiados, familias enteras, que llegan a los países europeos huyendo de la guerra, del hambre, de la falta absoluta de futuro en sus países de origen y que únicamente encuentran en Europa barreras, campamentos en condiciones deplorables y carencias de todo tipo.

El problema no es de hoy ni de hace unos días. Ya a finales de agosto de 2015 todos conocíamos esta "crisis de los refugiados" provocada por los conflictos y las guerras, especialmente la de Siria, que se ha ensañado con ese país expulsando con violencia a las personas que hasta entonces allí vivían.

La Unión Europea, potencial receptora de todas estas personas que no pueden continuar viviendo en sus países de origen, planteó diversas iniciativas encaminadas a prevenir una previsible caótica situación: solucionar los conflictos en origen, buscar acuerdos entre los países para distribuir proporcionalmente a los refugiados en la Unión Europea, avanzar para consensuar una legislación de asilo europea adecuada a la situación€. Medidas que se han puesto en marcha de una manera únicamente parcial, incompleta y que, en la práctica, no han logrado solucionar la situación.

Con este panorama, el pasado 7 de marzo se ha celebrado una cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea en la que se ha acordado la devolución a Turquía de todos los inmigrantes y refugiados que lleguen a las costas griegas, a cambio de determinadas contraprestaciones para este país y de una promesa de reasentamiento posterior de los refugiados en los distintos estados miembros de la Unión Europea.

Este acuerdo es, de entrada, un cambio radical de la posición de los países europeos en relación con la crisis de refugiados, que pone en duda tanto el derecho de asilo como los múltiples convenios internacionales existentes sobre derechos humanos. Un cambio que únicamente puede explicarse desde el punto de vista de quien antepone la comodidad y el distanciamiento de los problemas a la fidelidad a los principios y valores que inspiran la construcción de la Unión Europea. Pero sabemos muy bien que los problemas no desaparecen sólo con traspasarlos a un tercero, muy al contrario, ésta es una cuestión que afecta hoy a las personas que sufren las consecuencias de la guerra en sus países pero que, no tengo ninguna duda de ello, va a afectarnos de lleno en los próximos meses, en los próximos años, a todos nosotros, a todos los europeos, y por ello es imprescindible que no nos pongamos ninguna venda en los ojos, que no deleguemos en ningún otro país una responsabilidad que es sólo nuestra y que articulemos ya un marco legal válido, y desde luego también ético, que de verdad siente las bases para regular la acogida de inmigrantes y refugiados políticos a Europa.

Mientras ese marco legal se hace realidad, nos oponemos con firmeza al preacuerdo ente la Unión Europea y Turquía que permite la devolución masiva de inmigrantes y demandantes de asilo, y exigimos que Europa se enfrente con urgencia a la crisis de las personas refugiadas bajo los principios de solidaridad y respeto a los derechos humanos, posibilitándoles el asilo entre los miembros de la Unión Europea.

Ayer mismo los ilicitanos nos concentrábamos en la Plaça de Baix para protestar por ese acuerdo Unión Europea-Turquía que nos avergüenza como representantes que somos de los estados más avanzados del mundo en cuanto a la defensa de los derechos humanos y las libertades individuales, y que nos avergüenza también como personas. La solidaridad es un principio básico que no se puede arrendar, al que no podemos renunciar de ninguna manera.

Si nos permitimos esta "huida" de la realidad, marcada por la hipocresía y por la indiferencia ante uno de los principales retos con el que se enfrenta la Unión Europea en este siglo, estaremos perdiendo credibilidad, una gran oportunidad y muchísimos años en la construcción de un espacio común europeo sólido, que sea el referente mundial de los derechos humanos y un ejemplo para todos de la consideración de las personas como elemento básico en la construcción de una sociedad mejor y más cohesionada, capaz de dar cabida a las aspiraciones individuales y colectivas de quienes llegan a nuestro país, a nuestros países, buscando un futuro mejor que se les niega en su lugar de origen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendario laboral y escolar 2017/2018

Calendario laboral 2018 en la Comunidad Valenciana

Calendario Laboral 2018 de Alicante

Aquí tienes a tu disposición todos los días festivos en Alicante, así como el calendario escolar 2017/2018.

Descuentos para el cine

Cuponísimo Diario INFORMACIÓN

Compra tus entradas con los mejores descuentos

- ABC Elx 3D
- Cinesmax 3D Petrer
- Cines Axion Playa de San Juan

 

Enlaces recomendados: Premios Cine