13 de noviembre de 2017
13.11.2017

La afición estalla

Los seguidores entonan los cánticos de «Vicente vete ya» y «directiva dimisión» La grada pita al equipo en el primer tiempo, al descanso y al final del partido

14.11.2017 | 01:43
Los aficionados del Elche criticando a Golobart y protestando el mal juego del Elche.

La afición del Elche estalló ayer. En anteriores encuentros había habido algún ademán de gritos desde la grada, pero con pocos decibelios. Pero ayer el sonido subió de forma considerable.

Los seguidores se mostraron muy enfadados con el resultado, pero, sobre todo, con el juego del equipo que no invita al optimismo.

Las cosas se comenzaron a ver mal desde el principio y el run run de la grada fue madrugador. Los minutos iban pasando, el Elche no marcaba gol y lo que era peor, tampoco se creaban ocasiones. Por ello, la primera pitada llegó a los 38 minutos. Aunque de forma tímida, los aficionados criticaron que el Formentera, un recién ascendido, tuviera el balón y diera numerosos pases seguidos ante la inoperancia de los futbolistas franjiverdes.

Cuando el colegiado decretó el final del primer tiempo, la pitada fue mayúscula.

En el inicio de la segunda parte, la grada se animó un poco y se escucharon algún cántico intentado apoyar a los jugadores, pero de forma aislada y en contadas ocasiones.

Llegó la recta final del partido y Golobart falló en la entrega y a punto estuvo de costar un gol. Los seguidores comenzaron a silbar al catalán. Luego llegó la jugada del penalti y la expulsión del central y el abucheo fue generalizado.

Pero la indignación mayúscula se produjo tras el gol del Formentera. Entonces aparecieron los cánticos de «Vicente vete ya», pidiendo la marcha del entrenador. Y a continuación se oyó un ya clásico: «Directiva, dimisión».

Cuando finalizó el partido hubo una sonora pitada, pero, curiosamente, más liviana de las que se habían producido a lo largo del encuentro. La mayoría de la afición había abandonado ya el estadio Martínez Valero y el resto tenían una sensación de hartazgo que provocaba hasta cierta indiferencia. Las cosas pintan mal, aunque hay tiempo para reaccionar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine