14 de septiembre de 2017
14.09.2017

Los Zipi y Zape del Elche

Nino (37 años) y Collantes (34) están siendo dos de los jugadores más destacados en el inicio de Liga

25.09.2017 | 00:14
Nino y Collantes, ayer, en el estadio Martínez Valero.

Ambos están viviendo una segunda juventud y están ilusionados con conseguir el ascenso.

Zipi y Zape son dos personajes muy populares de comic que se caracterizan por sus endiabladas travesuras, lo que no quita para que tengan un buen corazón.

En el Elche hay dos futbolistas, Nino y Collantes, que están haciendo de las suyas, pero donde tienen que hablar: en el terreno de juego. Fuera destacan por ser magníficas personas y grandes profesionales.

En este caso no son hermanos, pero presentan muchas similitudes. Ambos son pequeños de estatura -no superan el 1,70 de altura- pero son grandes futbolistas que están demostrando en este inicio de temporada su compromiso con el club ilicitano. El delantero lleva tres goles, en los tres partidos de Liga que ha disputado, y el extremo cuatro asistencias.

Nino es leyenda y el ídolo de la afición. A sus 37 años, acumula más de 600 partidos y más de 200 goles entre Primera y Segunda División. Ha logrado dos ascensos a Primera, uno con el Tenerife y otro con Osasuna. Es el máximo goleador de la historia de la categoría plata del fútbol español y no le han dolido prendas en quedarse en su Elche para ayudar en un momento complicado para la entidad franjiverde.

Collantes, con 34 años, suma más de 450 encuentros en Segunda División. Tiene en su haber dos ascensos a la categoría de plata, uno con el Rayo Vallecano y otro con Granada , y uno a Primera con el conjunto granadino en aquella eliminatoria de infausto recuerdo para la afición del Elche.

Son dos de los futbolistas más veteranos de la actual plantilla franjiverde, pero están como un niño con zapatos nuevos. Se mustran ilusionados con conseguir el ascenso y devolver al club ilicitano a una categoría que nunca debió perder.

Zipi y Zape se caracterizan en los comics por ser traviesos e inquietos. Nino y Collantes son su fiel reflejo cuando salen a un terreno de juego. No paran de correr y son un auténtico peligro para las defensas contrarias.

El almeriense siempre tiene el gatillo preparado para mandar los balones al fondo de las porterías, que es lo que mejor ha sabido hacer a lo largo de su amplia y exitosa trayectoria profesional.

El gaditano no tiene ese matrimonio con el gol, pero destaca en otras facetas como el desborde, velocidad en la banda y sus centros y asistencias, como demostró el pasado domingo frente al Peralada Girona B.

Muchos podían pensar que habían optado por el Elche como ocaso de sus carreras deportivas y con el simple propósito de cumplir el expediente. Pero nada más lejos de la realidad.

Nino contaba con varias ofertas de equipos de Segunda División, pero el corazón le pudo más que los euros y decidió que debía quedarse en el club de sus amores.

Collantes también tuvo varias propuestas de conjuntos de la categoría de plata, pero quería retos que le estimulasen y no luchar por la permanencia. Además, como reconoció el día de su presentación, estuvo a punto de venir al club ilicitano en varias ocasiones, pero no se consumó. Jorge Cordero lo ha conseguido este año.

Los Zipi y Zape del Elche están demostrando su grandeza y quiere poner el colofón a sus dilatadas carreras con un nuevo ascenso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine