Saúl se refugia en el silencio

El centrocampista rojiblanco pasa por alto las preguntas relacionadas con su ausencia en el Europeo y la derrota en la final de Milán

08.06.2016 | 01:08
Saúl, junto a sus hermanos Aarón y Jony y un niño vestido con la camiseta del Atlético, en la presentación del Campus Ñíguez.

Saúl no quiso salirse de su guión, en la presentación que tuvo lugar ayer, en el Centro de Congresos de Elche, del denominado Campus Ñiguez Sport, que se desarrollará en la Ciudad Deportiva ilicitana, del 27 de junio al 1 de julio y del 4 al 8 de julio, y que será impartido por él y sus dos hermanos, Aarón y Jony. El centrocampista del Atlético de Madrid sólo respondió a las preguntas relacionadas con la citada reunión didáctica de niños de 6 a 12 años y alegó que «ahora estoy muy ilusionado con este campus. Es el momento de los niños y estoy centrado solo en eso».

El futbolista prefirió refugiarse en su silenció, alegar que es feliz en Elche con los suyos, y no entrar en ningún tipo de debate. Ha apostado por no mostrar sus sentimientos públicamente, consciente de que una palabra suya puede provocar reacciones a nivel nacional que no desea. Siempre ha sido dueño de sus palabras, pese a su juventud, y, en esta ocasión, a pesar de que el golpe ha sido duro, lo reconocen sus más allegados, aplica la misma medicina. En vez de venirse abajo hace suyo el lema de la afición rojiblanca y nunca deja de creer.

Cuando a Saúl se le preguntó sobre su estado de ánimo, tras sufrir en una semana la derrota ante el Real Madrid en la final de la Liga de Campeones y el hecho de caerse de la preselección que hizo Vicente del Bosque para el Europeo de Francia, insistió en que «no había venido para hablar de otra cosa que no sea el campus y los niños».

Una actitud muy diferente a la del jugador del Sevilla, Vitolo, que también se ha quedado fuera de la cita europea. El canario confesó ayer en Las Palmas que «me duele no ir a la Eurocopa, porque trabajé muy duro para lograrlo. Van grandísimos jugadores, pero también se han quedado fuera otros como Saúl e Isco».

Saúl Ñíguez tampoco quiso hablar de la continuidad de Diego Pablo Simeone en el banquillo rojiblanco. Mientras que su compañero Fernando Torres no dudó en afirmar en un acto publicitario que «todos queremos que nuestro técnico se quede». Saúl volvió a insistir en que «aquí los protagonistas son los niños».

Entre reflexivo y melancólico, sólo quiere pensar en la próxima campaña, prefiere guardar silencio, y hace caso a la recomendación de Torres que el jueves reconoció que «hablé con él (Saúl). Le dije que descansara, que el Atleti le necesita bien para la temporada que viene y que tiene las condiciones y el talento para jugar muchísimos partidos con la selección y para hacer grandes cosas». Saúl se refugia en su silencio, en Elche y al lado de sus más allegados. Una buena terapia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine