Saúl levanta pasiones en su ciudad

El jugador ilicitano del Atlético de Madrid estuvo animando al Elche en un Martínez Valero que se entregó a su equipo

16.05.2016 | 03:14

El rumor corrió como la pólvora y rápidamente se hicieron hasta colas para pedir autógrafos y hacerse fotografías. Muchos aficionados no entendían el revuelo, pero tardó poco tiempo en desvelarse. El jugador ilicitano del Atlético de Madrid, Saúl Ñíguez, estaba en uno de los palcos privados del estadio Martínez Valero.

El hijo menor de Boria, que es uno de los futbolistas de moda del fútbol español, aprovechó que jugó el sábado para acudir a animar al equipo de su ciudad acompañado de varios amigos. Sufrió como un aficionado más, celebró por todo lo alto el gol del empate del Elche y con el pitido final lamentó no haber podido conseguir el empate. Saúl jugará dentro de dos semanas la final de la Champions en Milán, pero no olvida sus raíces y el equipo en el que ha jugado su padre y su hermano Aarón.

El coliseo franjiverde registró la tercera mejor entrada de la temporada, con 11.384 espectadores, de los que cerca de un centenar era de Girona.

En esta ocasión, la afición del Elche sí que estuvo a la altura. Animó a su equipo desde el primer minuto. Intentó levantar a los futbolistas tras el gol de los catalanes y estuvo empujando hasta el último instante.

Los aficionados del Elche pitaron costantemente al exjugador franjiverde Cristian Herrera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine