10 de febrero de 2018
10.02.2018

La reforma de los planes de pensiones beneficiará a más de 300.000 alicantinos

El Gobierno da luz verde a la posibilidad de rescatar las cantidades invertidas transcurridos diez años

10.02.2018 | 12:56

La nueva normativa que ha aprobado el Gobierno para facilitar el rescate y rebajar las comisiones de los planes de pensiones beneficiará a más de 300.000 alicantinos, que son los que tienen contratados este tipo de productos en la provincia, según los últimos datos de Inverco, la patronal que agrupa a las principales gestoras de fondos. El sector estaba esperando como agua de mayo esta medida ya que la falta de liquidez de los planes de pensiones es el principal inconveniente que echa para atrás a la mayoría de los inversores que se plantean destinar dinero a estos vehículos de ahorro.

Tanto es así que, en los últimos años, incluso había descendido el número de partícipes en la provincia. Así, si en 2015 hasta 306.450 alicantinos tenía contratado un plan de pensiones, al cierre de 2016 la cifra había caído a 304.023 debido a la falta de nuevas suscripciones y el vencimiento de algunos de ellos. Pero, además, lo cierto es que las cantidades invertidas también son muy escasas, mucho más que en el resto del país. En total, los alicantinos tienen 1.722 millones de euros en planes de pensiones, un importe que puede parecer elevado pero que, si se divide por el número de partícipes, apenas sale a 5.666 euros por persona. Una cantidad a todas luces insuficiente para garantizar el retiro de nadie.

Con la reforma lo que pretende el Gobierno es que los ahorradores pierdan el miedo a meter dinero en estos planes por temor a necesitarlo y no poder disponer de él. Y lo que hace la reforma aprobada ayer por el Consejo de Ministros es permitir que los partícipes puedan rescatar líbremente las cantidades que aporten a partir de los diez años. La medida entrará en vigor en 2025, cuando se podrá recuperar el dinero que se invirtió antes de 2015. Lo que se invierta en 2016 se podrá recuperar, si se desea, a partir de 2026 y así sucesivamente.

Para algunos sigue siendo un plazo muy extenso pero sin duda mejor que la normativa actual, que sólo permitía rescatar el dinero en caso de paro o enfermedad grave.

En la misma, el Gobierno también ha rebajado las comisiones máximas que puedan aplicar las gestoras de estos fondos, que dependerá de la política de inversión de cada uno de ellos. De esta manera, se aplicará un máximo del 0,85% para fondos de renta fija, lo que supone una disminución de 65 puntos básicos frente al límite actual; un tope del 1,3% para fondos mixtos, 20 puntos básicos menos, y del 1,5% para fondos de renta variable, el mismo límite que se utiliza actualmente.

Con los nuevos porcentajes, la comisión media calculada según la distribución del patrimonio entre los diferentes tipos de fondos baja del 1,5% al 1,25%, a la vez que se reduce la comisión máxima de depósito del 0,25% al 0,2%.

Entre las críticas que ayer recibió la reforma, la del sindicato de técnicos de haciena Gestha recordó que los incentivos a estos planes suponen una medida «regresiva» ya que favorece que las rentas más altas -las que pueden ahorrar- paguen menos impuestos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine