El secreto del algodón de Mercadona

Korott y Textisol ponen en marcha en Alcoy la primera instalación de ligado por agua de España para mejorar las propiedades de este material

19.07.2016 | 01:26
El secreto del algodón de Mercadona

Innovación. El interproveedor de productos de salud y bienestar de la mayor cadena de supermercados española cierra el último ejercicio con 22,15 millones de facturación, tras crecer un 3,9%. En diciembre inició la construcción de su nuevo centro logístico de 8.000 metros cuadrados en el polígono Santiago Payá de Alcoy.

En ocasiones, la historia pesa en los negocios mucho más de lo que algunos creen. Por ejemplo, cuando a principios de la pasada década Mercadona buscaba un proveedor para que le fabricara el algodón sanitario y otros productos de este material para sus tiendas, rápidamente pensó en su socio alcoyano, el laboratorio Korott. Hasta entonces la compañía se había dedicado exclusivamente a productos de fitoterapia elaborados con hierbas naturales para distintos fines, pero los directivos de la cadena de supermercados creyeron que no le costaría demasiado poner en marcha esta nueva línea de fabricación, teniendo en cuenta la gran tradición textil de la zona. «Al fin y al cabo, el 90% del proceso necesario es idéntico al de la hilatura», como recalca el gerente de la firma, Javier Blanes.

En Korott aceptaron el reto y, hoy en día, el algodón ya supone casi un tercio de su facturación total, que el año pasado alcanzó los 22,15 millones de euros, un 3,9% más que en el ejercicio de 2014, según la información facilitada por la propia compañía. De las cardadoras y troqueladoras que ocupan la nave anexa a sus oficinas salen cada año 800.000 bolsas de algodón en rama, 5,8 millones de cajas de bastoncillos para las orejas y más de 7 millones de paquetes de discos desmaquilladores.

Aunque pueda parecer un producto sencillo, también la innovación y la investigación de nuevas técnicas juegan un papel destacado, y más con un socio como Mercadona. Por eso, convencieron a uno de sus proveedores, Textisol, para que pusiera en marcha la primera instalación en España de ligado por agua del algodón, una técnica que proporciona a este material mayor consistencia y evita que se queden pelusas al utilizarlo. Una cualidad especialmente apreciada en el caso de los citados discos desmaquilladores y que, hasta ahora, solo era posible conseguir importando el material de otros países, como Italia.

«El agua a presión consigue que las fibras se cohesionen y se trencen, dándole esta propiedad, pero el proceso es muy delicado porque, si te pasas con el secado, lo quemas», explica el gerente de Textisol, Antonio Savall, que desde hace seis meses proporciona ya el 100% de este material a Korott.

Esta nueva técnica para tratar el algodón no es un hecho aislado. El laboratorio alcoyano tiene tres personas dedicadas en exclusiva a su departamento de investigación y desarrollo y cada año trabajan en una veintena de proyectos de innovación para sus productos.

Tres amigos de la infancia
El caso de Korott ilustra muy bien el funcionamiento del entramado industrial que Mercadona ha creado a su alrededor para satisfacer las necesidades de sus tiendas y que ha supuesto un importante impulso para el tejido empresarial de amplias zonas. La firma surgió en 1991 cuando tres amigos de la infancia –dos farmacéuticos, José Antonio Picó y el citado Javier Blanes, y un médico, José Manuel Pérez– vieron un nicho de mercado en la fabricación de complementos nutricionales y de salud a base de plantas medicinales. Gracias a la ayuda del Centro de Empresas Innovadoras de Alcoy lograron poner en marcha el proyecto, casi recién salidos de la facultad, y empezaron a distribuirlo a diferentes cadenas.

Así fue cómo sus comerciales contactaron con la cadena de Juan Roig, que en 1999 les propuso convertirse en uno de sus proveedores. Desde entonces el crecimiento de ambas compañías ha ido de la mano y muchas veces ha sido Mercadona la que embarcado a Korott en nuevos proyectos. Ocurrió con el algodón pero también con la pasta de dientes, que el laboratorio alcoyano fabricó para la firma valenciana entre 2006 y 2013, cuando decidió vender la división a otro socio de la cadena para volver a centrarse en sus orígenes. «Era abrir demasiado el abanico», explica el gerente de la firma.

Pero en Korott no descansan. Ahora su nuevo proyecto es la nave de 8.000 metros que construyen en el polígono Santiago Payá de Alcoy, donde también tienen su sede central, y que se convertirá en su nuevo centro logístico para aglutinar las instalaciones que tiene distribuidas en varias naves de alquiler. Prevén inaugurarla el próximo año.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine