Opinión

Niebla en el canal

26.06.2016 | 02:18
Niebla en el canal

Si se fijan bien, no hay asunto en el que no tengamos nada que ver que no acabemos pagando la pobre ciudadanía, colchón inevitable de la ambición de los ejecutivos de Wall Street, las corruptelas de los jóvenes arribistas de Lehman Brothers u, ojo, la machada de David Cameron de someter a consulta la permanencia del Imperio en un club en el que hace años que manda Alemania, elemento insoportable para buena parte de la sociedad de las islas.

Los británicos jamás han consentido que nadie les tosa. Para empezar, nunca han tenido una dictadura. En la era moderna no han sufrido invasiones. Cierto, los aviones de Hitler acabaron lanzando bombas por aburrimiento porque aquel pueblo no se rendía nunca; sobre Londres, sobre Coventry (por coventrización se conoce desde la Segunda Guerra Mundial la devastación absoluta de una ciudad). Sin embargo, el führer jamás pudo relamerse ante un ordenadísimo desfile de sus ejércitos por Oxford Street, ni tuvo la oportunidad de despreciar la cerveza inglesa en un pub de Picadilly. Recordemos aquel famoso titular del Daily Mail: «Niebla en el canal. El continente, aislado».

Lo de menos ahora mismo es que hará Reino Unido sin Europa, sino cómo solventará ese gobierno que en Escocia y Gales haya ganado la permanencia en la UE. Es lo que tiene la democracia y pedir la opinión de los ciudadanos. A veces en España se echa en falta ese tipo de arrogancia a la británica, que permite, pese al revés de los resultados, que los pueblos puedan decidir por quién quieren ser gobernados y bajo qué bandera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine