Análisis

Cuatro años de la reforma laboral: más empleo pero de peor calidad

Se cumplen cuatro años desde que el Gobierno aprobara la normativa que dio un vuelco al mercado laboral español

12.02.2016 | 09:33

Hace ya cuatro años que el PP aprobó su decreto más polémico: la reforma laboral. En su cuarto cumpleaños, el Gobierno, la patronal y los sindicatos aún siguen discrepando acerca de los efectos que ha tenido sobre un mercado de trabajo que tiene menos parados pero casi los mismos ocupados que a comienzos de 2012.

Según los datos de la Encuesta de la Población Activa (EPA), el número de trabajadores ocupados en el primer trimestre de 2012 (cuando empezó su andadura la reforma laboral) era de 17.765.100 personas. En diciembre de 2015 esa cifra ascendía a 18.094.200 trabajadores ocupados, una cantidad que por primera vez superaba la de 2012 al término de un año.

El desempleo ha pasado de los 5.667.900 parados de principios de 2012 a los 4.779.500 a finales del último año, lo que se traduce como una reducción de la tasa de desempleo de un 5,3% debida, entre otros factores, a la disminución de la población activa.

Menos población activa

El número de españoles que trabajan o buscan empleo ha disminuido considerablemente en los últimos cuatro años con la salda de la actividad de más de medio millón de españoles. En 2015 la población activa en nuestro país se redujo hasta los 22.873.700 españoles.

Este descenso de la población activa que se ha repetido cada año responde a la salida de los jóvenes del país, el regreso de inmigrantes a sus países de origen, el envejecimiento de la población y a la desilusión de parados que han decidido no regresar al mercado laboral.

La afiliación a la Seguridad Social también ha descendido desde el inicio de la crisis por estos mismos motivos. Sin embargo, la tasa interanual se ha mantenido desde el arranque de la reforma laboral y ha sufrido un ligero repunte los últimos dos años.

Sin embargo, este comportamiento se debe sobre todo al auge de los contratos temporales que han crecido, especialmente, en los últimos cuatro años.

Más empleo pero de peor calidad

El tirón del empleo eventual ha cambiado poco a poco el patrón del mercado laboral español. Cada año, el número de contratos temporales firmados ha crecido considerablemente, muy por encima que el ligero repunte de los contratos indefinidos.

El tipo de contratos ha sido uno de los aspectos más criticados desde que entrara en vigor la reforma laboral de 2012. En los últimos años el empleo temporal ha ganado peso, con especial intensidad en 2014, extendiéndose a sectores a los que antes de la crisis este tipo de contratos no eran tan comunes.

Desde el inicio de la crisis, los contratos de menos de 7 días han crecido más de un 40%. La media de duración de los trabajos temporales ha pasado de ser de 68 días en 2007 a los 45 días en el último año.

Casi seis millones de trabajadores cobran menos del salario mínimo

Los sindicatos consideran que la crisis económica ha devuelto a los trabajadores a una realidad de pobreza generada por la precarización del mercado laboral que sólo ofrece contratos de duración muy corta, a tiempo parcial y con salarios muy bajos.

Un total de 5,9 millones de personas, es decir, el 35 % de los asalariados cobra menos del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), fijado en 655,20 euros para 2016, según ha denunciado UGT en un documento en el que hace balance de los cuatro años de reforma laboral.

En el documento, que se basa en las estadísticas oficiales del Ministerio de Empleo, el INE, el SEPE y la AEAT, también se afirma que la contratación temporal ha crecido el 66,4 % frente al aumento del 11,8 % de la contratación indefinida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine