La importancia de tener una buena marca

La Asociación de la Empresa Familiar analiza en una jornada los beneficios de una imagen propia potente

03.02.2016 | 01:15
La importancia de tener una buena marca

Una buena imagen de marca puede ser el activo más valioso de una compañía y convertirse en uno de los factores que contribuyan a que un negocio sobreviva generación tras generación. Así se puso ayer de manifiesto durante la jornada Historias que marcan, marcas con historia que la Asociación de la Empresa Familiar organizó, en colaboración con Bankia y Padima, en el marco de la exposición Made in Alicante, que conmemora el vigésimo aniversario de la organización.

Una realidad, la de la contribución de la marca a la supervivencia de las empresas, que quedó patente en las tres compañías que participaron en la mesa redonda que supuso el momento central del acto –Turrones El Lobo, Carmencita y Cafés Jurado–, todas ellas firmas centenarias o cuasi centenarias que desde hace tiempo apostaron por crearse una identidad propia a través de este mecanismo.

Así, el presidente de la actual Confectionary Holding, José Manuel Sirvent, explicó que fue en 1924 cuando nació la marca El Lobo –hasta entonces los turrones se vendían con el nombre del propietario de la fábrica– como estrategia para diferenciarse de la competencia en los anuncios de la radio, que por esas fechas empezaba a despuntar como medio de comunicación. También nació en los años veinte la imagen icónica con la que todo el mundo reconoce hoy a la compañía de condimentos Carmencita, cuyo presidente, Jesús Navarro, fue otro de los ponentes. En este caso la elección del nombre y el logo fue fácil: una fotografía de la hija del fundador. También acumula más de un siglo Cafés Jurado, que en 1912 instaló en la avenida de Maisonnave su primer tostadero. Desde entonces, ya han pasado cuatro generaciones, representadas ayer por Alfonso Jurado.

En este sentido, el presidente de la Oficina de Armonización del Mercado Interior (OAMI), Antonio Campinos, recordó que la segunda marca registrada en España, en 1865, fue Torre de Oro, que pertenecía a un industrial alicantino. Y que hoy en día Alicante es la cuarta provincia española con más solicitudes en la euroagencia.

«La marca es el mayor elemento diferenciador y de posicionamiento que tenemos a nuestro alcance como empresarios», destacó también el presidente de Aefa, Francisco Gómez. El acto también contó con la ponencia de Eva Toledo, director del área de Estrategia de Padima.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine