Jornada Sabadell en INFORMACIÓN
Reportaje: El futuro de las PYMES

La palanca de la recuperación

Las pequeñas y medianas empresas son el motor de la economía de la provincia y en eso coinciden los empresarios y los expertos participantes en un debate organizado por Banco Sabadell e INFORMACIÓN.

01.12.2015 | 01:02
La palanca de la recuperación

¿Qué papel juegan las pequeñas y medianas empresas de la provincia como motor de la economía? El informe de Ineca sobre el balance socioeconómico de Alicante en la década 2003-213 recoge que la provincia cuenta con un amplio tejido empresarial formado por cerca de 130.000 empresas, la gran mayoría micropymes, es decir, que cuentan con menos de diez asalariados. En este contexto tuvo lugar el acto organizado por el Banco Sabadell e INFORMACIÓN que contó con la presencia de empresarios y expertos del sector.

El presidente de la Confederación Empresarial de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme), Cristóbal Navarro, arrancó el debate con un mensaje claro y contundente: las pymes son la palanca en la que apoyar la recuperación. «La mayoría de las grandes mercantiles están en recesión, no van a ser dinamizadoras de la economía, mientras que las pequeñas y medianas empresas sí lo permiten con pocos trabajadores», sostuvo.

El dirigente empresarial, no obstante, alertó de que sufren una transformación económica como consecuencia de la crisis y que los oligopolios suponen una clara amenaza.
A continuación tomó la palabra la secretaria general de la Asociación Valenciana de Empresas de Calzado (Avecal), Marián Cano, quien explicó cómo el sector zapatero ha desafiado a la crisis. Así, la apuesta por la marca, la calidad, el diseño, la internacionalización y la diversificación de mercados han sido fundamentales, aunque para ello «se necesita la ayuda de inversiones, pero ha sido un sector que ha mantenido empleo y es clave en la economía de la provincia».

Por su parte, el catedrático de Organización de Empresas de la Universidad Miguel Hernández (UMH), José María Gómez Gras, se mostró convencido de la relevancia que tienen las pymes como motor para salir de la crisis pese a que, en comparación con las grandes empresas, tienen peores condiciones de financiación y sufren la morosidad.

El catedrático consideró que las pymes «son las que emplean y mantienen el tirón», pero sufren también la crisis, por lo que el futuro pasa ineludiblemente por apostar por ellas: «Es necesario hacerlas avanzar, que innoven, hay una buena colección de pymes que están exportando y que tiran de la economía y hay que fijarse en ellas».

Un ejemplo claro es el de Ferrotall, una empresa de Elche que se dedica a construir máquinas que fabrican piezas aeronáuticas para compañías internacionales como Airbus. Su gerente, Manuel Fernández, definió la crisis como «ocho años salvajes y duros», pero  cree que hay muchos empresarios  «capaces de sobrevivir».

Muy gráfico, indicó que las pymes son «como los zorros en los aeropuertos, luchando por sobrevivir». Además, lanzó un mensaje positivo a pesar de la soledad que sufren y la falta de apoyo de las organizaciones empresariales: «La provincia tiene un color espectacular, pero nos falta tamaño, clusters, asociaciones que nos representen, no el circo que tenemos con Coepa, esto nos hace ir solos a buscarnos la vida».

Para Fernández, se ha producido una desertización industrial y no ha habido un proyecto de largo recorrido, y puso como ejemplo el País Vasco, donde «los empresarios mandan y todos van a una, se exporta mucho, en la provincia yo me siento y voy solo, sin nadie que me acompañe».

FINANCIACIÓN
Pese a sus duras palabras, considera que las perspectivas son buenas siempre y cuando se consiga volver a hacer un tejido industrial y fluya el dinero: «Hay mucha carga de trabajo, pero no podemos crecer porque no existe financiación, estar vivo hoy es ser un campeón, no hay financiación seria, si la hubiese seríamos los números uno de Europa».

Otra de la empresas asistentes al debate fue Maintenancar, del sector de la automoción. El gerente y vocal de Federación de Empresarios del Metal de la Provincia de Alicante (Fempa), José Luis Hernández, apoyó esas declaraciones: «En nuestro sector ofrecemos servicios y necesitamos líneas de crédito que no ha habido».

Hernández puso sobre la mesa la realidad en los duros años de crisis económica: «En nuestro sector hay 1.500 talleres, pero no hemos tenido financiación, los cursos de formación son caros, los equipos son caros, la gente ha tenido que cerrar y muchas empresas hemos aportado dinero de la familia, nos hemos autofinanciado para salir adelante».

Además, el gerente de Maintenancar alertó del daño que hace el trabajo clandestino, «una competencia contra la que no podemos hacer nada».
El presidente de Cepyme intervino entonces para asegurar que con los convenios financieros de Basilea I, II y III «han cambiado las normas de juego» porque obligan a penalizar el crédito a quien no tiene solvencia de retorno.

Sostuvo que la banca tiene «dos sombreros» y no sabe cuál ponerse: por un lado, más necesidad de prestar dinero y, por otro, no poder tolerar un aumento de la morosidad; pero a su vez le lanzó un cable: «El problema es de todos, no solo de la banca».

Navarro señaló que cualquier pequeño empresario tiene miedo a volver a contratar porque el mercado laboral no le permite flexibilidad, por lo que la solución pasa por entender que «una pyme sola va muy rápido pero para ir lejos hay que ir acompañado; si no mejoramos las cosas desde dentro no se cambian, lo tenemos que arreglar asumiendo parte del error».

El catedrático Gómez Gras también apostó por entonar el mea culpa, dado que hay mercantiles que ni se preguntan por su visión estratégica: «Hay empresas que tienen minas de oro y no lo explotan, no están abiertas a nuevas ideas, al cambio del modelo productivo».

Puso ejemplos como que solo la mitad de las pymes tienen página web o únicamente el 6 por ciento cuentan con comercio electrónico. «La asignatura pendiente son las reformas internas, las externas no nos ocupan pero sí preocupan; hay que ayudar a las pymes, pero tienen que reflexionar sobre lo que tienen que hacer, están en una situación importante pero pueden dar mas de sí».

La visión económica la puso el director regional en Alicante de Banco Sabadell, Juan Merino, quien matizó que hay más oferta que demanda y  «no encontramos a quien dejar el dinero».
Merino explicó que el Sabadell lleva a cabo una serie de iniciativas distintas, como que haya una persona del banco que está en contacto con las asociaciones o que haya personal en equipos de riesgo que analizan las empresas que nacen.

El responsable del banco en Alicante rechazó de forma tajante las malas prácticas: «Sí se hacen cosas en la banca, pero el empresario debe entender que contra el fraude debemos luchar todos, hay que cambiar la mentalidad de que quien defrauda a Hacienda es un héroe».

FORMACIÓN
La secretaria general de Avecal  rompió una lanza por las pymes, pero precisó que el reto es la atracción de empleo y para ello la formación es fundamental. «Es necesaria desde para el trabajador hasta para los puestos intermedios, la formación reglada está muy encorsetada y falta proximidad para el programa formativo».

El presidente de Cepyme fue en este punto muy rotundo al recordar las grandes cantidades de dinero que se han destinado para la formación «y hemos visto con vergüenza que eran para cursos de adiestrador de canes o de patrón de yate, y eso quebranta la confianza».
Para Navarro, las pymes serán un grupo fuerte cuando estén unidas y no sean quijotes, y lamentó el cortoplacismo y el individualismo «que matan a las empresas».

Denunció que la patronal y los sindicatos han hecho «lo que han querido, el nivel de éxito de los cursos de formación es cero para la cantidad de dinero gastado».
El gerente de Ferrotall incidió en estas declaraciones y aseveró que lo que ha ocurrido con el dinero de la formación «ha sido un fraude terrible, una estafa brutal». Apostó por pasar página y explicó su experiencia al frente de su empresa: «Yo hago autoformación, llevo máquinas a los cursos para que los que estén allí aprendan, necesito gente que sepa funcionar tenga la edad que tenga y procuro transmitir futuro».

El catedrático de la UMH indicó que resulta difícil que todos los empresarios piensen de la misma manera y en temas de formación «es imposible ponerse de acuerdo», mientras que el gerente de  Maintenancar afirmó que, como empresario, profesional y formador, «lo que demandamos son profesionales preparados y que haya más colaboración entre ellos».

REINDUSTRIALIZACIÓN
Los asistentes se mostraron de acuerdo en que la reindustrialización es fundamental para seguir creciendo. Así, el gerente de Ferrotall aseveró que la salida tiene que venir propiciada por ella: «La experiencia de 30, 40 o 50 años fabricando calzado o juguete no se puede perder, la construcción nos ha hecho un daño terrible, pero la esencia de la vida es que tiene que haber industria, los sectores tradicionales tienen que estar ahí». Por último, el catedrático Gómez Gras, constató el «desequilibrio» hacia los servicios en la economía de la provincia y abogó por su reindustrialización, por dotarlos de tecnología para que cambien el modelo de negocio y producir con mayor valor añadido. «Necesitamos pensar qué tenemos qué cambiar, no hay empresas en crisis que sean industriales y exportadoras, la pregunta que hay que hacerse es: ¿los empresarios estamos por la labor? La respuesta es sí», concluyó.

JOSE MARÍA GÓMEZ GRAS. CATEDRÁTICO DE ORGANIZACIÓN DE EMPRESAS

DE LA UMH
«Hay empresas que tienen minas de oro
y no lo explotan, no están abiertas al cambio del modelo productivo; la asignatura pendiente son las reformas internas»


JOSÉ LUIS HERNÁNDEZ. GERENTE DE MAINTENANCAR Y VOCAL DE FEMPA
«No hemos tenido financiación estos años, la gente ha tenido que cerrar sus negocios y muchas empresas hemos aportado dinero procedente de las familias»


JUAN MERINO. DIRECTOR REGIONAL EN ALICANTE DE BANCO SABADELL


«No encontramos a quien dejar el dinero,
hay más oferta que demanda, el empresario tienen que entender que contra el fraude debemos luchar todos juntos»


CRISTÓBAL NAVARRO. PRESIDENTE DE CEPYME


«Una pyme sola va muy rápido, pero para
ir lejos hay que ir acompañado; la mayoría de las grandes empresas están en recesión, las pymes son dinamizadoras de la economía»



MARIÁN CANO SECRETARIA GENERAL DE LA ASOCIACIÓN VALENCIANA DE EMPRESAS DE CALZADO (AVECAL)
«La formación es necesaria para las  
pymes, que son un sector clave en la economía de la provincia y que han mantenido empleo durante estos años»

MANUEL FERNÁNDEZ. GERENTE DE FERROTALL


«La experiencia de 30, 40 o 50 años
fabricando calzado o juguete no se puede perder, la esencia de la vida es que tiene
que haber industria»


El lastre de la morosidad de las grandes empresas y el reto de la globalización
Navarro sostiene que si los oligopolios «pagasen a 60 días, 12.000 millones de euros caerían a la microeconomía»
El presidente de Cepyme, Cristóbal Navarro, puso sobre la mesa la cuestión de la morosidad de las grandes empresas con las administraciones públicas y abogó por controlar y sancionar este tipo de actuaciones. Para dar mayor peso a su opinión, ofreció unas cifras demoledoras: «Si a las grandes empresas se les obligara a pagar a 60 días, 12.000 millones de euros caerían de la macroeconomía a la microeconomía, es decir, es dinero para poder gastar, para contratar y para animar el consumo interno».
Por ello, el dirigente empresarial consideró que hay que«exigir» a las administraciones públicas que no contraten con las empresas que no pagan dentro del plazo de morosidad porque al final los oligopolios «se convierten en grandes aspiradoras de dinero».

Se mostró muy crítico con las grandes empresas, de las que dijo que se da la paradoja de que tienen «unas cuentas rebosantes de dinero mientras siguen reclamando cosas tan peregrinas como la deuda histórica, esto no se puede entender».

Para Navarro, hay empresas «que van como cohetes», pero la provincia «sigue en caída libre» y explicó que la industrialización ocasionó un cambio radical de modelo y a muchas mercantiles «les pilló a contrapié y murieron porque no supieron adaptarse».

Deslocalización
El reto actual es que la globalización trae consigo que las empresas se puedan deslocalizar fácilmente, simplemente a golpe de click con un ordenador o cualquier otro dispositivo electrónico, de modo que «o creamos territorios competitivos para que nuestras empresas se mantengan aquí o una pyme se deslocalizará rápidamente».

El gerente de Ferrotall, Manuel Fernández, se mostró contrario a esta valoración y sacó pecho por las empresas de la provincia: «Somos de lo mejor del mundo, yo salgo al exterior y España tiene un gran prestigio, pero aquí dentro nos comemos unos a otros».

De hecho, Fernández no ve por ningún sitio la caída libre de la que alertó el presidente de Cepyme: «Yo no lo creo así, es más, el tejido productivo está volviendo, todos aquellos que se fueron a China ahora se encuentran con que quieren volver».

El gerente de la empresa aeronáutica sostuvo que el tejido industrial de la provincia no crece más por dos factores fundamentales: «Falta gente con conocimiento y falta financiación económica para los bienes de equipo, sin ellos no se puede avanzar».


Los participantes en el debate que se celebró en las instalaciones de INFORMACIÓN. Isabel Ramón

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine