25 de noviembre de 2015
25.11.2015

Empresarios y políticos sitúan el estudio como un «punto de partida» para remontar el vuelo

Cargos de diferentes partidos resaltan la necesidad de ampliar el abanico de sectores que «tiren» de la economía

30.11.2015 | 10:24

Diferencias de criterio sobre el proyecto de una zona franca en el puerto. «Hay que dejarse de lloriqueos», dice Cristóbal Navarro.

Un crudo estudio cuyos resultados tienen que servir de base para no cometer los errores del pasado y, sobre todo, para mirar adelante y ponerse a trabajar. Políticos y empresarios aportaron ayer tras la presentación del «Balance Socioeconómico de la Provincia de Alicante 2003-2013» una serie de reflexiones con el objetivo de mejorar una provincia que ha sufrido en gran medida y en mayor grado que otras comunidades, según constata Ineca, una crisis con una importante repercusión económica.

José López Garrido, hasta ahora diputado delPP, abría el fuego del debate planteando que Alicante crece mucho cuando hay una expansión y cae en picado en los malos momentos. Y planteaba por ello si es una característica del «ADN de la provincia». El director de proyectos de Ineca, Joaquín Melgarejo apuntó que lo que se debe de deducir de la reflexión «es que a partir de esta crisis deberíamos generar modelos de crecimiento más sólidos». Si el hundimiento de la construcción desde 2003 hubiera arrastrado también al turismo «la provincia habría sido un páramo», añadía. Y el presidente de Ineca, Perfecto Palacio, reconocía que la provincia es dada a «pasar del 0 al 10 y del 10 al 0». Una de las conclusiones del debate abierto ayer es que no se puede fiar toda una provincia a un solo sector productivo, «tan volátil» como la construcción.

Pascual Mollá, de la ejecutiva nacional de Compromís, planteó la inclusión de la agricultura como sector de actividad al que habría que tener en cuenta en el desarrollo futuro de la provincia. A la vez, cuestionó que sean importantes por un lado una Zona Franca en el Puerto o la toma desde Cortes de Pallás para el trasvase Júcar-Vinalopó.

Para Melgarejo, Cortes de Pallás es «esencial» para resolver los problemas de los acuíferos del Alto y Medio Vinalopó y la «única solución viable». Del sector agrario reconocía que «debe de ser mejor tratado, pero hablar del sector es hablar del agua y la provincia tiene un déficit estructural de 350 hectómetros cúbicos al año». Un problema que sólo tiene solución con los trasvases. A la vez que advirtió que «somos la provincia que más reutilizada y recicla el agua». Un bien que mueve el tejido productivo de la provincia como el turismo o la agricultura. Pero Alicante depende de su calidad, de un precio razonable y de la cantidad necesaria, advertía. A la vez, Palacio incidió en el autoconsumo de energía como valor diferenciador y confió en la modificación de la ley que lo penaliza. Mientras que de la Zona Franca del Puerto resaltaba que «nos aporta conectividad». Y aprovechó para pedir proyectos e ideas sin denostar las que se plantean y justificó que, tras hacer el balance económico de la provincia, la Zona Franca es un proyecto que «aportará ventajas», será un complemento para el puerto «que tiene un problema de generación de oferta y no podemos competir con Valencia» y explicaba que serviría para atraer inversiones y empresas a la provincia.

El portavoz del Ayuntamiento de Alicante y concejal de Compromís, Natxo Bellido, clamó por una sociedad más crítica para evitar que los resultados del informe que afirmó «se veían venir», vuelvan a repetirse. Y recordó que la economía sumergida también ha formado parte de esta crisis. Aunque el informe no la ha tenido en cuenta por carecer de datos. A la crítica de Bellido de que las propuestas para la recuperación «son muy clásicas» Palacio recordó que «somos la provincia de los casi» y expuso que modernas o clásicas, lo importante es hacer propuestas «hay muchas, pero es una forma de empezar porque hay que ponerse a andar», animó.

El exconcejal de UPyD unido ahora a Ciudadanos, Fernando Llopis, criticó a los políticos alicantinos que «se olvidan de la provincia» cuando se van a Valencia y Madrid. Y el presidente de Cepyme, Cristóbal Navarro, hizo un llamamiento a los empresarios a trabajar y a dejarse de «lloriqueos» y a los políticos «a partirse la cara por nosotros» para reclamar los déficits de inversión.Mientras que el vicepresidente de la Diputación, Alejandro Morant, apuntó que el estudio encargado por la institución sirve de estrategia para «poner soluciones».

El epílogo del acto fue un mensaje positivo, ya que en los dos últimos años Ineca ha constando indicadores económicos más positivos que los que refleja el estudio que acaba en 2013.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine