Reportaje . LOS EFECTOS DE LA CRISIS

Y los empresarios, mudos

La Comunidad atraviesa una crisis política histórica, en plena recesión económica, pero los líderes empresariales están sumidos en el mutismo

 01:22  
El jefe del Consell, Francisco Camps, con dirigentes empresariales de la provincia y de la Comunidad
El jefe del Consell, Francisco Camps, con dirigentes empresariales de la provincia y de la Comunidad PILAR CORTÉS

JORDI CUENCA Este reportaje no habría sido posible si a las personas consultadas para elaborarlo no se les hubiera garantizado el anonimato. En caso contrario, es decir, si hubieran aparecido con nombres, apellidos y cargos de responsabilidad, no tendría, seguramente, el menor interés, porque no reflejaría la opinión real de los empresarios valencianos sino un cúmulo de convenciones de escasa sustancia destinado a no irritar al poder político. ¿Por qué un colectivo sin duda poderoso y socialmente influyente se arrebuja en el silencio? La Comunidad Valenciana está atravesando la peor crisis política de su historia y la mayor recesión económica en más de setenta años. ¿Dónde está la voz de los empresarios? ¿Por qué en privado algunos de ellos descalifican sin la menor piedad a los políticos del PP enfangados en el caso Gürtel y en público se quedan atenazados ante cualquier pregunta e intentan escurrirse como anguilas? ¿Cómo puede ser que no se atrevan a expresar a cara descubierta lo que piensan sobre la parálisis de la Generalitat -o el errático rumbo del Gobierno central- en un contexto de crisis que a muchos de ellos les está mermando su patrimonio? ¿Ha sido siempre así? ¿Tiene remedio?

Con matices y alguna excepción ya histórica, la mayoría de empresarios considera que, en realidad, la escasa influencia política que hoy se percibe es algo inveterado. "No hemos sido reivindicativos". "Predomina el meninfotisme". Son frases comunes entre los consultados, como también lo son las referencias a Cataluña. Lo que pudo haber sido y no fue, que dice el bolero. "La burguesía catalana ha sido siempre influyente, fuerte y con una gran vocación política. Aquí no ha habido eso, quizás porque nuestra raíz no está en la ciudad sino en el campo. No hemos tenido interés político. En realidad, a nosotros, eso nos la bufa", aseguraba un empresario al que sólo le faltó reproducir la máxima de un dirigente naranjero de hace unos años: "La política pals polítics, i els diners, pa mi".

Hubo un momento en el que el empresariado valenciano levantó la cresta. Fue a mediados de los ochenta. La Confederación Empresarial Valenciana (CEV) presidida por José María Jiménez de Laiglesia y la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) liderada por Federico Félix protagonizaron el que fue el canto del cisne de los industriales autóctonos por asemejarse a los catalanes. Fue el pacto del pollo, con el que ambos dirigentes propiciaron el acuerdo de legislatura entre PP y UV que llevó en 1995 a Eduardo Zaplana a la Generalitat. Antes, la CEV había puesto en serios aprietos con sus reivindicaciones sobre infraestructuras -cumbre de Orihuela, autopista a Madrid- al socialista Joan Lerma. Después, Jiménez de Laiglesia quiso hacer valer su posición y mantener una influencia política sobre el Consell. Demasiado para Zaplana, que facilitó su dimisión dos años más tarde. Félix mantuvo desde AVE una cierta bandera reivindicativa, especialmente respecto al tren de alta velocidad, no sin recibir más de un coscorrón.

Otra época

Eso fue todo. "Era otra época", afirma uno de los consultados, que coincide con otros en que aquellos acontecimientos fueron meramente "circunstanciales".

La patronal autonómica Cierval vive adormecida bajo la presidencia de Rafael Ferrando, como ya lo estuvo la CEV mientras la lideró entre 1997 y 2005. Y AVE parece haber perdido el condición de lobby con la que nació y su carácter reivindicativo de antaño. Éste es el panorama. Ninguna de estas instituciones ha alzado la voz en un momento tan crítico como el actual en la Comunidad Valenciana. ¿Se imaginan algo parecido en Cataluña? ¿Y qué me dicen de los empresarios vascos, amenazados de muerte por ETA y que no han tenido reparo alguno en hacerse oír, por ejemplo contra el plan Ibarretxe? Definitivamente, la Comunidad Valenciana "is different".

La realidad del empresariado valenciano actualmente es que en la Generalitat tiene un interlocutor que "nos escucha mucho pero nos hace poco caso". Otro consultado lo expresa de una manera más cruda: "Se habla con ellos con relativa facilidad y se obtiene respuesta, pero el 99% de lo que te dicen que van a hacer no lo hacen".

Hay coincidencia en que la Administración autonómica está paralizada. El despilfarro de los años de bonanza la han llevado a un insólito endeudamiento y la crisis ha acabado de atenazarla. No hay dinero. Y el caso Gürtel ha dejado a sus principales responsables fuera de juego, sin capacidad de dirigir y con todos sus esfuerzos dirigidos a salvar el pellejo, si es posible.

"No sabemos cuánto puede durar Francisco Camps" como presidente, afirma un dirigente empresarial, ni tampoco quien tiene la misión de tratar con este colectivo, el vicepresidente Vicente Rambla. En consecuencia, "para qué quiero presentar ningún proyecto si no tengo ninguna seguridad" de que vaya a ser aprobado. Hay interlocutores, pero los empresarios estiman que están amortizados y los propios implicados no hacen nada por parecer lo contrario: el ensimismamiento del Consell es de tal calibre que no hay nadie con capacidad para determinar prioridades, es decir, "si no hay dinero, hay que decidir qué partidas presupuestarias han de suprimirse o recortarse, pero para eso hay que gobernar". Que no es el caso. El desconcierto es absoluto. Y el desastre, una realidad.

Sin embargo, como decía uno de los consultados, "el poder empresarial está callado ante una situación muy grave. Nadie reivindica nada". Otros opinan que no han perdido la capacidad de influencia, sino que "hay formas distintas de hacerlo. Una cosa son las declaraciones grandilocuentes y otra, el trabajo del día a día". Vistos los magros resultados, tal vez un grito a tiempo o un puñetazo sobre la mesa tengan algún efecto.

  HEMEROTECA
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  INFORMACION |  LOCALIZACIÓN |  CLUB INFORMACION |  PROMOCIONES     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR PRENSA | CONTRATAR WEB  
INFORMACION.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de INFORMACION.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya