TENIS

Rafa Nadal, el campeón sin medalla

El tenista balear cae ante el japonés Kei Nishikori en el partido por el bronce

15.08.2016 | 08:03
Rafa Nadal, el campeón sin medalla

El tenis español despide los Juegos con un oro en dobles

Kei Nishikori logró ayer la primera medalla olímpica en tenis para Japón, un bronce que arrebató en Río 2016 a Rafa Nadal (6-2, 6-7(1) y 6-3), que inició la lucha con una versión gris pero que acabó en plena pelea y llevó al límite al nipón hasta que se le agotaron las fuerzas.

La presencia de Nadal en busca del último lugar en el podio mantuvo el espíritu de lo que representa. Un luchador incansable, cargado de fe, que no se rinde aunque vea cerca la derrota. Río 2016 le ha exigido al máximo pero ha recuperado el talante competidor desde el primer al último partido. Desde que se decidió, entre dudas, a afrontar el envite de los Juegos. También firmó así su epílogo. Lastrado por el cúmulo de esfuerzos a los que fue sometido cada día en Brasil y afectado en su ánimo por el doloroso revés encajado en la épica semifinal ante el argentino Juan Martín del Potro, que le dejó exhausto, estuvo a punto de remontar un partido imposible.

Murió en el intento el español, que acabó fundido y a un paso de añadir en su leyenda un nuevo éxito dramático. El bronce se le negó. Pero su impronta permaneció en la pista y en los Juegos, de donde sale con el oro que obtuvo en dobles con su amigo Marc López en la modalidad de dobles.

Nadal comenzó desbordado de la pista por un rival que se mostró superior y que se impuso en todos los sentidos. Al español le invadió el bajón tras una semana plagada de emociones y de una dura pelea que enmascaró un esfuerzo sin límites y el gasto físico al que había estado sometido día tras día en Río después de dos meses en blanco, sin competición. Nadal estaba desplazado a un recinto pequeño, de escaso aforo pero con un público entregado, condenado a un partido de consolación, aunque con un reputado premio, la medalla de bronce.

Nishikori, séptimo del mundo, es un tenista batallador y con golpes muy buenos. Llegó con menos kilómetros en sus piernas y menos exigido en la semifinal ante Murray. Más metido que el español, Nishikori se aferraba con solvencia a su servicio, que no perdió durante la manga. El japonés rompió en el quinto y en el séptimo. Cerró el parcial en 43 minutos. En la segunda, alternaba el español puntos de bravura con errores inexplicables. Un quiero y no puedo evidente a continuación, cuando el Kei encarriló el partido y se acercó al bronce. Emergió Nadal y empezó a remontar hasta llevar el set al desempate. Ganó Nadal y el japonés tuvo que parar el partido. Se marchó al vestuario, donde permaneció más de diez minutos a pesar de las quejas de su rival y del público.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine