Atletismo

Bolt: comienza el espectáculo

El velocista jamaicano provocó la euforia en el Estadio Olímpico cuando saltó al tartán azul para la primera serie de los 100 metros lisos en la que se impuso con un tiempo de 10.07 segundos

14.08.2016 | 04:14
Bolt pide silencio instantes antes de su carrera.

Esta madrugada se disputa la semifinal y la final.

El estadio Olímpico de Río lució ayer su mejor entrada para contemplar la primera escaramuza del gran ídolo del atletismo mundial, el jamaicano Usain Bolt, que recibió las aclamaciones del público en su paso fugaz (10.07 segundos) por la pista azul en las series de 100 metros.

Partió por el sexto carril en la séptima serie, la penúltima, se mesó la cara cuando su imagen apareció en pantalla entre el clamor popular, reclamó silencio a la grada, se santiguó dos veces en los tacos de salida, se trastabilló en los primeros pasos y sólo tardó unos metros en ponerse en cabeza para vencer en 10.07.

En la primera de sus presumibles siete intervenciones (tres en 100, otras tres en 200 y en la final de 4x100), Bolt ha sentado las bases del espectáculo que llegará a su culmen esta madrugada (03.30) en la final del hectómetro.

Para los habitantes del barrio constituye un verdadero honor recibir a un invitado tan ilustre, aunque el estadio no luzca demasiado entre casas destartaladas y marañas de cables, postes, paredes recién pintadas y pavimento con el asfalto recién extendido.

Bolt acostumbra a visitar Brasil al menos una vez al año y nunca defrauda, siempre ofrece espectáculo a los mirones. Ayer tampoco abandonó tan saludable costumbre. El seis veces campeón olímpico se ha propuesto aquí conseguir su tercer triplete y el reto, pese a su grandeza, no le amilana. La víspera de la ceremonia inaugural, a la que no asistió, posó bailando samba junto a esculturales brasileñas, ofreciendo, a cada segundo, oportunidades de lucimiento para los fotógrafos.

Bolt vivió una tranquila entrada en acción, en la séptima y penúltima serie. Tuvo tiempo, por tanto, de contemplar, mirando de reojo el monitor de televisión en la cámara de llamadas, las evoluciones de casi todos sus rivales.

Paseando lentamente por el reducto donde coinciden todos los contendientes antes de salir a pista, Bolt miraba a un lado y a otro, y sus adversarios -se pudo ver en el vídeo- bajaban la vista, tal vez involuntariamente, cuando el «macho Alfa» les enfilaba.

El estadounidense Justin Gatlin, subcampeón en Londres 2012 y autor de los dos mejores cronos de este año (9.80 y 9.83), ganó la segunda carrera con un tiempo inexpresivo para su rango (10.01), y su joven compatriota Trayvon Bromell, segundo de la lista mundial con 9.84, fue segundo en la quinta con 10.13. Johan Blake, el jamaicano que heredó en Daegu 2011 el título mundial tras la descalificación de Bolt por salida falsa, dominó la sexta serie con 10.11, y fue entonces cuando irrumpió en la pista el rey del esprint, aclamado como en un circo.

El único susto fue para el francés Jimmy Vicaut, tercero del ránking con 9.86, que hizo una pésima salida en la cuarta serie y terminó cuarto con 10.19. Hubo de esperar a que terminara la ronda para saber si continuaba o se marchaba a casa. Se clasificó por una sola centésima para las semifinales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine