Ciclismo en ruta

Oro belga y decepción española

Van Avermaet gana con mérito tras caerse el favorito Nibali Purito dice adiós en quinto lugar y Valverde acaba 30º

09.08.2016 | 01:32
Oro belga y decepción española

El belga Greg Van Avermaet atrapó ayer junto a la playa de Copacabana una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro tan afortunada como merecida, ya que fue uno de los ciclistas más brillantes en la parte decisiva de una prueba de 237 kilómetros durísima y en la que le acompañaron en el podio el danés Jacob Fuglsang y el polaco Rafal Majka.

A Van Avermaet, y también a Fuglsang, le benefició una caída a 12 kilómetros de la meta del italiano Vincenzo Nibali y el colombiano Sergio Henao, acompañantes de Majka en el trío cabecero que iba camino de repartirse las medallas.

Pero quizás no se habrían caído ambos corredores –Majka se salvó por los pelos– en la peligrosa bajada de Vista Chinesa si por detrás Van Avermaet no les hubiese presionado tirando como un poseso de un grupo perseguidor en el que también iba Joaquim Purito Rodríguez y en el belga asumió la responsabilidad por su condición de hombre más rápido.

Purito trató de salvar la decepción española y acabó quinto superado por Julien Alaphilippe en el sprint del grupo perseguidor de los tres primeros, pero un puesto de finalista sabe a poco a una selección que aspiraba al oro y tenía en Alejandro Valverde al principal favorito en sus filas.

Pero al corredor murciano no le funcionaron las piernas, no tuvo reparo en reconocerlo, e intentó reciclarse en un gregario para Purito, al final sin demasiado éxito. En la escuadra de Javier Mínguez destacó especialmente Jonathan Castroviejo, que se vació durante 180 kilómetros para que sus líderes aprovecharan una oportunidad que al final no acabó de plasmarse.

Van Avermaet (Lokeren, 1985) dio un recital en los últimos 20 kilómetros, sólo comparable al del italiano Nibali, que apuntaba a oro pero que acabó por los suelos.

En un gran movimiento táctico, en la segunda bajada a Vista Chinesa, a 22 kilómetros de la meta, Nibali se vio en un grupo de doce corredores, con dos compatriotas y sin españoles ni el otro gran candidato al triunfo, el británico Chris Froome.

El italiano fue seleccionando el grupo con diversos ataques, el que parecía decisivo después de que Purito los alcanzase en la subida al Alto de Canoas, la exigente primera media subida a Vista Chinesa y prácticamente otro puerto.

Pero al italiano y a Henao, que fue como su sombra y que se había filtrado en una fuga de cinco a 71 kilómetros de la llegada cuyas consecuencias fueron nefastas para España, les abandonó la pericia y la suerte, como un rato antes al australiano Richie Porte en ese mismo sitio y les robó –acabaron desolados sentados en la carretera– el sueño del título olímpico.

Un título que fue para Van Avermaet, que también había provocado el último corte en el grupo perseguidor de Majka, al final bronce como se presumía cuando iba con Nibali y Henao. En la pelea por el oro, con Majka entrando casi de paseo, reventado y sin opciones, Van Avermaet hasta sacó de rueda a Fuglsang. Por detrás, Purito intentó ser cuarto pero se le adelantó Alaphilippe.

La carrera fue espectacular desde el principio, con una escapada sin cumplirse la media hora de carrera de seis corredores, entre los que se encontraban el polaco Kwiatkowski, campeón del mundo de 2014, y el colombiano Pantano, que hizo trabajar para evitar disgustos posteriores a España, Italia y Gran Bretaña, las selecciones de los grandes favoritos.

En un circuito con inconvenientes como un tramo de pavés, Nibali lideró a una Italia fuerte, pero le abandonó la suerte que tuvo Van Avermaet, que con este meritorio triunfo saca brillo de oro a su palmarés: dos victorias de etapa en el Tour y una en la Vuelta, la Tirreno-Adriático y la París-Tours.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine