BALONMANO- Río 2016

La santapolera Lara González, a los Juegos desde el exilio

La exjugadora del CB Elche-Mustang viaja a Brasil con la Selección Española con el deseo de traerse una medalla colgada al cuello

30.07.2016 | 01:00
Lara González, con sus compañeras de la Selección Española, antes de coger el avión que les lleva a Río

La jugadora santapolea Lara González hizo la maleta con apenas veinte años para seguir su carrera en el balonmano profesional en Francia y ahora afronta su debut en unos Juegos Olímpicos tras haber vivido su primera temporada en Hungría y antes de afrontar su segunda en el Siófok, un exilio forzado que alimenta sus ganas.

"Para las que estamos fuera y ves cómo se vive el día a día del balonmano femenino es duro asumir que no puedes vivirlo en España. A mí me pasó mucho cuando tuve que dejar el Elche y firmé por el Metz", explica en una entrevista con Efe.

"Pero, al mismo tiempo, después, cuando te llama la selección y volvemos a jugar es algo muy especial y tienes mucha ganas de venir y de jugar con tus compañeras", añadió.

Además, estar fuera hace que tenga muy claro a quién dedicaría un éxito en Brasil. "A mis padres, claro, porque me fui con 19 años y me echan mucho de menos", señaló.

Para la jugadora de Santa Pola es clave que el balonmano femenino aproveche oportunidades como la que suponen unos Juegos para reivindicar y ganar su cuota de protagonismo.

"Cuando estás fuera y ves la publicidad que se hace de los equipos o cómo se trabaja el 'marketing' o que sales en el periódico todos los días te quedas un poco alucinada. Aquí, cuando llega un Europeo o un Mundial te llaman y luego se olvidan. Es triste pero hay que aprovechar este pequeño tirón para tener protagonismo", reivindica.

Nacida en Santa Pola, la gimnasia deportiva y el tenis fueron sus primeros deportes, pero la influencia de su hermana mayor hizo que se pasara al balonmano con once años, primero en el club de su pueblo, después en el Centro de Tecnificación de Cheste y luego en el Elche.

Su presencia en Río hará que con apenas 30.000 habitantes, Santa Pola tenga dos representantes en los Juegos, pues el windsurfista Iván Pastor vivirá en Brasil su cuarta experiencia olímpica. "La verdad es que para lo pequeño que es Santa Pola es un orgullo", destacó.

Pero, además de conocer a Pastor, con el que tiene amigos comunes pero al que no conoce personalmente, una de las cosas que más ilusión le hace de los Juegos es poder compartir villa olímpica con deportistas como Rafa Nadal o Pau Gasol.

"Me apetece todo, pero creo que es normal por todo lo que nos cuentan. Hay muchas que estuvieron ya en Londres y dos en Atenas. Todo el mundo tiene muchas ganas de la inauguración porque en Londres se la perdieron pero también de cruzarnos en la Villa con Nadal o con Pau", explicó.

"Creo que tenemos posibilidades de medalla, pero espero que sea una gran experiencia y volverme con alguna foto con Rafa Nadal, claro", bromeó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine