Un héroe para la Naturaleza

El campo de golf de La Galiana jugó un papel decisivo como cortafuegos del incendio en Aigües Vives

02.07.2016 | 04:25
Las llamas llegaron justo hasta las zonas verdes del campo de golf de La Galiana, donde se frenaron.

El golf, una oportunidad para el medioambiente. La Federación Española de Golf destacaba recientemente que «la integración de los campos de golf en su entorno para mejorar los valores medioambientales del territorio no solo es posible, sinto también necesaria». Esta afirmación se ha hecho más real que nunca tras el incendio sufrido en la zona de Aigües Vives y el papel jugado por el campo de La Galiana. Los lagos que jalonan el recorrido resultaron de gran utilidad en la captación de agua por parte de los helicópteros.

El pasado 17 de junio, se declaraba un incendio en la zona de Aigües Vives, en Valencia. El fuego se extendía sin ningún tipo de control por los bosques de la zona y un hospital y una urbanización fueron desalojados. «Fue entonces cuando todo el equipo de la Galiana Campo de Golf se comprometió con las labores de extinción del incendio», tal como explican desde la dirección de la entidad deportiva. Gracias a los lagos, aspersores y hierbas húmedas, el campo de la Galiana actúo como el mejor cortafuego posible e hizo que los posibles daños se viesen reducidos.

El campo de golf, se encuentra ubicado en un valle aislado de cualquier entorno urbano y dentro de un bosque mediterráneo perfectamente conservado. La amplia presencia de diferentes tipos de pinos así como de una gran colección de especies arbustivas, hace del entorno un refugio natural para gran número de animales, aves e incluso algunos tipos de anfibios, «que poco a poco vuelven a ver atraídos por un entorno del que hace años fueron expulsados debido al uso agrícola original de la finca».

La superficie total de la finca es de 200 hectáreas de las cuales 60 son destinadas al golf y sus instalaciones. Debido a la orografía de la finca y su riqueza vegetal, se dejan grandes masas de bosque incluidas dentro del diseño, creando espacios verdes que en algunos casos se consideran hazards y en otros fuera de límites, «pero sin duda son el mayor valor añadido del recorrido», explican sus responsables.

La transformación sufrida de entorno agrícola a campo de golf, hizo que algunos de los hoyos discurran a niveles diferentes, dando la sensación de haberse esculpido el terreno en la roca de la montaña. «En parte, sí que fue así pero los bancales de los naranjos marcaron en gran medida los movimientos de tierras».

«Sin duda, –continúan explicando los responsables de La Galiana– la principal intención del diseño fue crear un campo de golf en el que el entorno natural recupere su espacio, perdido años atrás frente a las actividades agrícolas tradicionales de la zona».

El campo se caracteriza por una construcción moderna, con un movimiento de tierra perfectamente adaptado a la orografía original del terreno, con un sistema de drenaje ecológico, que permite el máximo aprovechamiento de la pluviometría de la zona y con un cuidado preciso del consumo de abonos y productos fitosanitarios, «ya que nuestra prioridad es cuidar y conservar el medio natural que nos rodea y que es el mayor activo con el que contamos».

El sistema de riego sigue los más altos niveles de automatización, permitiendo el mínimo consumo de agua. «Se calculan las necesidades diarias desde la moderna estación meteorológica y el agua se reparte de forma precisa por cada zona del campo según sus necesidades».

El campo de golf se encuentra a pleno funcionamiento después de unos días muy ajetreados para devolver todo a la calma. Pueden hacer su reserva vía web en www.lagalianagolf.com o por teléfono en el 961 10 38 38.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine