24 de junio de 2016
24.06.2016

Italia, entre la «vendetta» y el temor

La selección transalpina todavía recuerda la derrota por 4-0 ante España en la final de Kiev de 2012

24.06.2016 | 00:47

Llegó a Francia con muchas dudas, con un perfil bajo, y ha ido de menos a más.

La selección italiana prepara el encuentro de octavos contra España con una sensación agridulce; le seduce tanto la posibilidad de vengar la goleada de la pasada final, como teme una nueva eliminación ante el equipo que cortó sus alas en las dos últimas Eurocopas.

Entre la «vendetta» y el temor se mueve esta selección de Antonio Conte que ha ido ganando moral durante el torneo, hasta que se vio emparejada con España.

Llegó a Francia con muchas dudas, con un perfil bajo, y ha hecho de la unión del grupo su fuerza. Encuadrada en el grupo más fuerte, comenzó con miedo a sufrir una derrota ante Bélgica, en su debut en la Eurocopa, y su victoria por 2-0 desató la euforia.

Los jugadores celebraron sobre el campo el triunfo como si de una final fuera y la afición fue hasta a recibirlos a su hotel de concentración en Montpellier, al que llegaron a las dos de la madrugada.

Luego, la apurada victoria ante la selección sueca, y frente a Zlatan Ibrahimovic en concreto, añadió más motivos para pensar en que esta selección podía llegar lejos con el mismo plan de juego de casi siempre; una fuerte defensa, orden y aprovechar al máximo sus ocasiones. Pero un gol del croata Perisic, el martes, lo cambió todo. Italia, que ya sabía que sería primera de grupo, se encontró emparejada de pronto con España, el rival que no quería.

Conte, tras perder contra Irlanda con un equipo repleto de suplentes, ha tratado de enviar un mensaje positivo. «Jugar contra España nos da una motivación extra, como la que nos dio Bélgica, que también parecía superior. ¿Favorita España?, eso lo dice usted. Se puede pensar que sobre el papel no hay partido, pero afortunadamente se juega en el campo», señaló.

Pero, mal que le pese, Italia aún recuerda la final de Kiev de 2012, cuando su selección fue goleada por un equipo de Del Bosque imparable, que firmó uno de los mejores partidos de su historia (4-0). Algunos de los pesos pesados de ese vestuario continúan en la «azurri» y recuerdan cómo se sintieron. Como Mario Bonucci que aquel día reconoció con lágrimas en los ojos: «No se puede perder una final así», mientras Gianluigi Buffon admitía «no hubo partido».

Para el central Giorgio Chiellini y el centrocampista Thiago Motta, que también están presentes en Francia, aquella final fue más amarga aún, puesto que ambos se lesionaron.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine