Investigan a exciclistas por una trama de dopaje que operaba desde un taller de Elche

La Policía identifica al excorredor de Kelme Alexis Rodríguez y al ilicitano Rafa Rodríguez como «cerebros» del suministro de sustancias a deportistas aficionados

20.05.2016 | 00:46
Rafa Rodríguez da la mano a un directivo del Contentpolis.

El juzgado de Instrucción número 4 de Salamanca ha abierto una investigación sobre una presunta trama de exciclistas que dopaban a deportistas aficionados y cuyos tentáculos se extienden a la provincia de Alicante. Entre los principales implicados aparecen los excorredores profesionales Alexis Rodríguez y Rafa Rodríguez y el amateur Ismael Ayas. Estos dos últimos domiciliados en Elche. Fueron detenidos en marzo de 2015 y la investigación sigue en marcha, según desveló el diario digital El Español.

El salmantino Alexis Rodríguez ya fue investigado en 2001, cuando era ciclista profesional en las filas del Kelme de Vicente Belda y participaba en el Giro de Italia de aquel año. El 6 de junio, 200 «carabinieri» rodearon todos los hoteles de los equipos participantes en una operación que acabó con 80 investigados. Al final, Alexis no apareció en la lista de los 53 imputados. Posteriormente, en marzo de 2015, fue detenido por el Grupo Antidopaje de la Policía Nacional. En su casa se encontraron sustancias dopantes como anabolizantes, hormonas del crecimiento y EPO. También bolsas de autotransfusiones supuestamente usadas y una máquina para medir el hematocrito del organismo. Rodríguez era sólo el primer hilo del que, después de varias denuncias, han tirado los investigadores para desentrañar una red en la que un grupo de exciclistas y exatletas se dedicaba supuestamente a la compra, venta y administración de sustancias dopantes a deportistas aficionados en las provincias de Salamanca, Lugo y Alicante.

Según estas pesquisas, el suministrador a través del que Rodríguez conseguía los anabolizantes y la EPO era otro exciclista profesional, el ilicitano Rafael Rodríguez Segarra, también detenido en la operación Astur. En 2010 habían sido compañeros en las filas del equipo ciclista gallego Supermercados Froiz-Cabreiroá.

Cuando el 27 de marzo de 2015 lo detuvo la Policía, la mayor parte de los clientes de la trama que mantenía con su antiguo compañero del Froiz eran atletas, ciclistas, triatletas y jugadores de fútbol sala. En su primera declaración, Rodríguez Segarra, que ayer prefirió guardar silencio al ser preguntado por este periódico sobre la trama, relató que les vendía sobre todo EPO, aunque también oxandrolona (anabolizante) y hormona de crecimiento. A algunos, según las conversaciones telefónicas, también les inyectaba algunas de las sustancias. Lo defiende judicialmente Santos González, también exciclista profesional.

La hormona del crecimiento se la proporcionaba presuntamente Ismael Ayas, también detenido y ciclista aficionado. Le entregaba la mercancía en un taller familiar de chapa y pintura en Elche. En el registro del lugar, los agentes encontraron, además de EPO, cápsulas vacías, etiquetas impresas de oxandrolona y botes blancos, por lo que creen que el taller no sólo era lugar de entrega, sino también donde el mismo Ayas preparaba las dosis para venderlas. Esas mismas cápsulas halladas en el taller, con esas mismas etiquetas, las recibía Alexis Rodríguez en Salamanca, con Rodríguez Segarra como remitente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine